EL PRECEDENTE CON LORENZO ES ILUSTRATIVO

El día que Yamaha sugirió a Rossi que facilitara las cosas a Viñales...

“No hemos dado nunca las órdenes de equipo. Como máximo, diremos a Valentino que no obstaculice mucho a Viñales... si se da el caso”, señala el director técnico de Yamaha

Foto: Viñales junto a Rossi en la rueda de prensa de Montmeló de este año. (EFE)
Viñales junto a Rossi en la rueda de prensa de Montmeló de este año. (EFE)

“Cuando uno ve la carrera después de unas horas se divierte viendo los adelantamientos, seguramente la gente también lo ha hecho hoy viéndolo en directo, lo único que cuando uno va a 300 km/h por la recta, a 170km/h en las curvas y te tocas con otro piloto… no es una sensación muy cómoda. Yo intento adelantar siempre de la manera más correcta posible, y Valentino (Rossi) adelanta a veces al límite de la legalidad… sucedió con Gibernau en Jerez, con Stoner en Laguna Seca, y ahora ha pasado conmigo. Somos compañeros de equipo, yo estoy luchando por el Campeonato de Pilotos, pero los dos estamos luchando por los Campeonatos de Equipos y de Constructores, y tenemos que recordarlo”. Palabras de Jorge Lorenzo, cuando estaba en Yamaha, en el GP de Japón 2010. Y jugándose el título.

En aquella ocasión, tanto el piloto español como Yamaha, supieron que Rossi no iba a poner las cosas fáciles a su compañero. Sin dar órdenes de equipo, lo que se puede presuponer es que haya cortesía y algo más de atención en estas circunstancias. Siete años después, Maverick Viñales tiene todavía opciones para ganar el Mundial y Valentino, su compañero, está lesionado y pensando en recuperar sensaciones de cara a 2018. En el box japonés, estas han sido las indicaciones sobre cómo actuar en pista: “No hemos dado nunca las órdenes de equipo y no lo hemos tenido en consideración para ahora. Como máximo, diremos a Valentino que no obstaculice mucho a Viñales... si se da el caso”.

Las declaraciones del director de equipo, Massimo Meregalli, recordando el episodio de Motegi de hace siete años, ¿se las llevará el viento? Al italiano, con nueve campeonatos mundiales a sus espaldas y 38 primaveras, es complicado moldearle de nuevo (no dio un paso atrás en su polémico gesto ante Márquez del año pasado) y pedirle que facilite las cosas a Viñales en lo que pueda, de ahí las delicadas palabras de Meregalli… Más bien se conforman con que no le tire al suelo.

Viñales no está como Lorenzo en 2010

La diferencia entre ese escarceo con Lorenzo en Japón y el que pudiera tener con Viñales en alguna de las próximas cuatro carreras (por cierto, la siguiente es en Japón) es que el de Islas Baleares tenía 'más' encarrilado el título que Viñales, que actualmente es tercero a 28 puntos de Marc Márquez (y a 12 puntos de Dovizioso, segundo)… con lo que ese “no obstaculice” tiene menos fuerza que si fuera líder del campeonato.

Viñales ha estado perdiendo comba esta temporada desde el GP de Catalunya, cuando tanto Márquez (no se ha bajado del podio desde entonces, salvo en Silverstone, que se cayó) como Dovizioso cogieron ritmo (cuatro victorias en nueve carreras). ¿Dónde está el dominio con el que Maverick comenzó la temporada? En las seis primeras pruebas logró tres victorias y un segundo puesto que le alzaban como favorito al Mundial, pero desde ese impás entre el GP de Francia y el de Catalunya, con los Pirineos de testigo, desapareció subiendo sólo dos veces más al podio en siete carreras.

Para que Rossi llegara a “no obstaculizar mucho” a un Viñales que luchase por ser campeón en 2017, el de Figueras debe encontrar ese punto de hace unos meses y de pretemporada (antes de que en Yamaha se pusiera a buscar soluciones con un nuevo carenado y otros ajustes ). Quizás sólo fue cuestión de que Honda y Ducati de principios de año no eran tan buenas… Sea como fuere, resulta difícil creer que Maverick no ganara el título por alguna maniobra de Rossi.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios