La otra cara del regreso de Rossi: "Como si te quitasen un caramelo de la boca"
  1. Deportes
  2. Motociclismo
VAN DER MARK SE QUEDA CON LAS GANAS DEL DEBUT

La otra cara del regreso de Rossi: "Como si te quitasen un caramelo de la boca"

Sólo 18 días después de sufrir una fractura de tibia y peroné en su pierna derecha, Rossi se subió a una moto. Y este viernes lo hará a una MotoGP. Ya piensa en 2018… y más allá

Foto: Rossi ha llegado a Motorland ayudado de una muleta, pero por su propio pie. (@MotoGP)
Rossi ha llegado a Motorland ayudado de una muleta, pero por su propio pie. (@MotoGP)

Cuando el 31 de agosto Valentino Rossi se rompió la pierna haciendo enduro, muchos empezaron a pensar que esta nueva lesión podría marcar el principio del fin para Rossi. Siete años atrás, con 31 años, Rossi padeció una dura y larga recuperación tras sufrir una lesión idéntica que le tuvo 41 días en el dique seco. Ahora, cumplidos ya los 38, todo hacía pensar que este nuevo contratiempo podría lastrar la carrera deportiva del piloto italiano, y en los días posteriores a su accidente se inició la puja por su sitio en Yamaha. Algunos pilotos con proyección ya se hacían ilusiones pensando que su ausencia les permitía aumentar sus posibilidades de llegar al equipo de fábrica de la marca.

Y cuando Yamaha anunció que el holandés Michael van der Mark, piloto oficial de la marca en el Mundial de Superbikes —el campeonato para motos derivadas de serie—, sería el sustituto de Valentino, lo lógico fue pensar que la marca japonesa también había iniciado una prospección de cara al futuro. Van der Mark recibió ilusionado la noticia antes de viajar a Portimao (Portugal) la pasada semana, donde completó uno de sus mejores fines de semana en SBK, sumando su primer podio (segundo) con Yamaha. Pero ha llegado a Motorland y se ha quedado con las ganas.

Por la mañana, luciendo ya el mono de esta carrera, Van der Mark completaba una sesión de fotos y atendía a los medios de comunicación. Después llegó la confirmación del visto bueno de los médicos a Rossi. La procesión iba por dentro. Giancarlo di Filippo, director médico de MotoGP, y Clemente Millán, responsable médico de Motorland Aragón, el hombre que en materia médica tiene la última palabra en el circuito de Alcañiz, no pusieron obstáculos a su participación en el gran premio, con la consiguiente evolución diaria de su estado, sesión tras sesión.

Rossi no ha hablado con su 'sucesor'

Rossi reconoce que no ha llegado a hablar con Van der Mark y que siempre ha mantenido una relación directa con Yamaha. De hecho, Lin Jarvis, el director del equipo, le visitó en el hospital y en su casa para estar al tanto de su evolución. “Lo de Van der Mark es como que te den un caramelo y luego te lo quiten, pero para Yamaha es bueno que Vale esté aquí”, dijo Maverick Viñales. “Es muy joven y seguro que estará decepcionado, pero tiene que entenderlo”, comentó Marc Márquez, que considera que no cambia nada por el hecho de que Rossi regrese a la competición en Motorland. “Todos los pilotos importan, pero para mí esto no cambia nada en mi planteamiento del campeonato", declaró.

placeholder Valentino Rossi recibió el visto bueno de los médicos para participar en el GP de Aragón. (@YamahaMotoGP)
Valentino Rossi recibió el visto bueno de los médicos para participar en el GP de Aragón. (@YamahaMotoGP)

La fuerza de la motivación

Comparada con la antigua lesión, la actual convalecencia de Rossi va cumpliendo sus plazos a una velocidad vertiginosa. Esta misma semana rodó en dos ocasiones en el circuito de Misano, donde hace dos semanas se disputó el Gran Premio de San Marino, la carrera que se perdió por culpa de la lesión. Lo hizo el lunes en mojado, y el martes en seco, cubriendo bastantes vueltas a lomos de una 'superbike', una Yamaha YZF R1M. Sintió dolor, pero pudo rodar sin mayores contratiempos

Rossi tenía claro su regreso enseguida. “Después del accidente mi mente estaba en Motegi, pero me fui encontrando cada vez mejor y creo que era importante estar encima de la moto lo antes posible”, confesó el italiano, que destacó la notable diferencia entre esta lesión y la sufrida siete años atrás. Por eso, por la diferente respuesta de su cuerpo ha llegado este temprano regreso a los circuitos. “En 2010 pasé cinco o seis días realmente malos después la operación. Esta vez pude volver a casa al día siguiente”, explicó, asegurando que la recuperación fue muy rápida. “En los primeros días sentí que me recuperaría antes que la otra vez. Tras diez días empecé a pensar en correr en Aragón”, confesó.

¿Y a qué viene a Aragón? Desde el primer momento, Rossi se ha descartado del título: “¿El objetivo en Aragón? Poder correr el domingo ya sería un buen resultado y si lo hacemos, poder conseguir puntos. Pero mejor, hablamos mañana”, bromeó, esperando a ver cómo se siente sobre la moto. No va a ser una toma de contacto plácida porque las previsiones meteorológicas indican que hay gran probabilidad de que el viernes esté pasado por agua.

placeholder Valentino Rossi no se sube a la Yamaha YZR M 1 desde el 27 de agosto en Silverstone, donde acabó tercero. (EFE)
Valentino Rossi no se sube a la Yamaha YZR M 1 desde el 27 de agosto en Silverstone, donde acabó tercero. (EFE)

Busca comenzar 2018 de la mejor manera

Correr en Aragón sería más que un éxito para él. Rossi ha encontrado la senda a seguir. Ya da por perdido 2017 y sólo piensa en comenzar 2018 en el mejor estado de forma posible, y para ello tiene que acabar la presente temporada en óptimas condiciones, se tiene que recuperar bien para dar lo mejor de sí, y eso sólo lo consigue compitiendo de inmediato. Es algo que tiene clarísimo desde el minuto uno de su lesión. “Aunque no acabemos esta carrera le dije a mi equipo que era importante no perderse otra”, comentó Valentino. “Es importante volver a la moto lo más pronto posible, hay que conseguir el mejor nivel posible, y lo voy a intentar”, aseguró.

Rossi las pasará canutas en los cambio de dirección, y en este circuito hay algunos, y sufrirá en los apoyos en las curvas de derechas. En 2010 regresó 41 días después de su accidente y acabó cuarto en Sachsenring, perdiendo el podio en la última vuelta ante Casey Stoner. Ahora no será lo mismo, advierte: “Lo de 2010 fue una sorpresa. Es difícil repetirlo, el nivel es muy alto. Lo primero será mejorar día a día, recuperar el 'feeling' con la moto y con la pierna e intentar coger puntos”. E insiste, como un mantra, en lo que resulta esencial: “Entender el 'feeling' con la moto”. Está invirtiendo en su futuro.

Valentino Rossi
El redactor recomienda