"En las motos es difícil lograr buen material si eres mujer, confían más en un hombre"
  1. Deportes
  2. Motociclismo
CHARLA CON ANA CARRASCO TRAS SU GESTA

"En las motos es difícil lograr buen material si eres mujer, confían más en un hombre"

La murciana volvió a inscribir su nombre en la enciclopedia de las dos ruedas tras imponerse en Portugal. Una consecuencia a una vida con mucho sacrificio en un mundo de hombres

Foto: Ana Carrasco es la primera piloto en ganar una prueba mundial de motociclismo. (@AnaCarrasco_22)
Ana Carrasco es la primera piloto en ganar una prueba mundial de motociclismo. (@AnaCarrasco_22)

"Elegí estudiar derecho para tener una vida normal cuando me baje de la moto", señala Ana Carrasco tras hacer historia al convertirse en la primera mujer en ganar una carrera de un mundial de Motociclismo auspiciado por la FIM. La de ahora, su etapa anormal, vio por primera vez una bandera de cuadros a los tres años. Su padre, Alfonso Carrasco, le regaló una minimoto a su otra hija, la mayor, pero su afición no caló y fue Ana la que la heredó. "Desde entonces no me he vuelto a bajar de la moto", afirma en una charla con El Confidencial la piloto del ETG Racing. Aquel fue su primer acelerón en una vida dedicada a hacer historia subida en una motocicleta.

Su hito, materializado el pasado domingo en Portimão cuando cruzó primera la línea tras superar a Marc García y a Alfonso Cappola, es la consecuencia de una vida dedicada a una pasión: "Estoy muy contenta con la victoria. Supone la recompensa de de un trabajo realizado durante mucho tiempo", comenta la piloto para este periódico, recordando la victoria de la séptima parada del campeonato, en la que se consolidó en el olimpo femenino del motociclismo.

Su nombre seguirá estando entre las nomenclaturas de Taru Rinne (puntuó en el GP de Francia en 1988), Tomoko Igata (logró sus primeros puntos en su debut en Australia en 1994), Katja Poensgen (puntuó en la extinta 250cc en Italia en 2001) o la propia española María Herrera. "Es un logro que me merecía", reflexiona la piloto, que logró imponerse en el circuito portugués sin haber probado su pista anteriormente.

Ganar el Mundial de Supersport 300 de 'Superbikes' era su objetivo inicial, pero la eficacia de su Kawasaki Ninja 300 fue sobrepasada por la potencia de las Yamaha: "Al principio creíamos poder competir por ganar el mundial, pero las Yamaha han sido mejores", sentencia la murciana de 20 años, que ocupa la séptima plaza de la general a 45 puntos del italiano Cappola. Intentar hacer podio "o ganar" es su propósito en las dos pruebas restantes en el calendario.

placeholder  Ana Carrasco compite con el ETG Racing
Ana Carrasco compite con el ETG Racing

Competir entre hombres

Cappola y Marc García escoltaron a la piloto en el podio como segundo y tercer clasificado, respectivamente. Triunfar en un deporte que históricamente ha sido eclipsado por la figura de la testosterona es algo ya rutinario para Carrasco. "Competir entre hombres es ya algo normal", dice la piloto, quien denuncia la poca visibilidad que tienen las mujeres piloto en los medios de comunicación: "El motociclismo femenino nunca ha tenido repercusión en los medios".

En el GP de Cehegín de 2013, cuando corría en Moto3, se convirtió en la primera mujer más joven (16 años) en competir en una prueba del Campeonato del Mundo. Fue en ese mismo año cuando siguió bordando su nombre en oro: la española más joven en puntuar y en lograr la mejor clasificación en un Gran Premio, logrando una octava plaza en Valencia. Por aquel entonces, en Cheste, su compañero de equipo Maverick Viñales sentenciaba, con el Team Calvo, su único mundial.

Un logro masculino, al alcance femenino: "Tengo una buena preparación. La potencia muscular entre hombres y mujeres no se nota en la pista. Cada uno entrena al máximo y sabe de lo que es capaz. En el circuito somos todos pilotos", dice Ana Carrasco, quien tuvo que sobreponerse de una grave lesión de húmero que la apartó de Moto3 para competir en el campeonato europeo: "Tuve que ser operada dos veces. Fue un paréntesis en mi carrera, pero me recuperé con fuerza".

placeholder  En Portugal, Carrasco cruzó la meta con 53 milésimas de ventaja sobre el Cappola y 62 sobre García.
En Portugal, Carrasco cruzó la meta con 53 milésimas de ventaja sobre el Cappola y 62 sobre García.

La falta de apoyos por ser mujer

Una carrera profesional impecable en un espíritu de superación diario. "Sí, es difícil conseguir buen material si eres mujer". Así de contundente se muestra Ana Carrasco ante este periódico. Ella, que se convirtió en la primera española en puntuar en el Circuito Español de Velocidad (CEV) cuando sólo tenía 14 años, asegura que en su carrera profesional hubiese tenido más éxito si fuese hombre. "Confían más en un hombre que en una mujer", sentencia la piloto, quien ahora se encuentra "muy arropada" por su nuevo equipo.

Derecho es su particular 'plan b' para cuando tenga una vida normal fuera del motociclismo, gremio en el que aún le queda mucha gasolina que gastar. "No es fácil compaginar la carrera universitaria con el Mundial, pero la UCAM ayuda mucho a los deportistas y adapta la planificación a nuestro calendario". Al plan de su vida anormal, el de hacer historia en el motociclismo, aún le quedan muchas páginas: "El año que viene competiré para ganar el campeonato".

El redactor recomienda