michelin, proveedor único de neumáticos

¿Lorenzo, Rossi, Márquez, Pedrosa...? El software único busca al mejor piloto

Año nuevo, vida nueva. Es uno de los tópicos más recurrentes en estos días y el que mejor se adapta a las transformaciones que la normativa de MotoGP experimentará de cara a esta nueva temporada

Foto: Pedrosa, Márquez, Lorenzo y Rossi en Malasia la temporada pasada (Efe).
Pedrosa, Márquez, Lorenzo y Rossi en Malasia la temporada pasada (Efe).

Año nuevo, vida nueva. Es uno de los tópicos más recurrentes en estos días de celebraciones, balances y listas de nuevos propósitos… y el que mejor se adapta a las transformaciones que MotoGP experimentará en este 2016. El reglamento ha experimentado una serie de cambios que busca un único objetivo: igualdad. La temporada arrancará en el mes de marzo con la carrera nocturna de Qatar; el pistoletazo de salida marcará un campeonato en el que, en igualdad de condiciones, se verá realmente quién es el mejor piloto. Hasta entonces, equipos y pilotos pelearán por adaptarse a estos nuevos cambios entre los que sobresalen un par de novedades: el cambio en el suministrador de neumáticos y el software único, el gran quebradero de cabeza de algunos equipos como Honda.

Las ruedas tendrán acento francés. Bridgestone se despide y Michelin aterriza en el Mundial de Motociclismo como proveedor único de neumáticos. Los pilotos ya tuvieron su primera toma de contacto con la marca gala en los test de Valencia y Jerez y, por el momento, no ha ofrecido demasiada ayuda. Las primeras sensaciones destacan que el neumático delantero tiene menos grip mientras que el trasero goza de más agarre; lo que no cambia es la asignación: habrá diez delanteros y once traseros en cada gran premio. Entre las novedades, Michelin ofrecerá un compuesto intermedio nuevo inexistente hasta el momento (los pilotos tenían a su disposición gomas de seco o de lluvia) y las llantas aumentan de tamaño: pasan de las 16,5 pulgadas de diámetro a las 17.

Con permiso de la primera gran novedad de la temporada, la electrónica se antoja como el gran reto para equipos y pilotos. A partir de este año, la igualdad primará en MotoGP con el nuevo software único, el mismo que ha generado infinidad de debates. Dorna cree que el futuro de la competición pasa por recortar las ventajas de las marcas más poderosas para aumentar la competitividad. O lo que es lo mismo: más rivales para Lorenzo, Márquez, Rossi y Pedrosa y menos ventajas para Honda y Yamaha, los equipos que se han repartido los éxitos en los últimos años. Con la premisa de eliminar ventajas tecnológicas, todos compartirán la misma ECU (unidad electrónica de control) de Magneti Marelli.

El nuevo sistema de gestión de motor común (hasta ahora desarrollado por cada equipo o por empresas externas que contrataban para dicha tarea) trae de cabeza a algunas marcas a pesar de que todos colaboran en el diseño y desarrollo: se creó un sitio web para monitorear el proceso y aportar sugerencias. A pesar de ello, equipos como Yamaha y, sobre todo Honda, se han visto obligados a dejar de lado su propio software para adaptar sus motores a uno más anticuado. Un proceso complicado para la marca del ala dorada que en los test de pretemporada admitió, por medio de sus pilotos, estar lejos de la mejor configuración además de encontrarse un par de pasos por detrás. Sea como sea, MotoGP ofrece las mismas armas a todos sus pilotos para crear un escenario en el que, más que nunca, ganará el mejor a los mandos. Puro espectáculo.

Repasadas las novedades más notorias, no conviene olvidar los cambios que atañen a otros aspectos de las motos que a partir de febrero -fecha en la que se iniciarán los primeros test oficiales de la temporada- tendrán que dominar para manejar con total destreza Lorenzo, Rossi, Márquez, Pedrosa y compañía. Los pilotos de MotoGP tendrán que aprender a gestionar los 22 litros de combustible permitidos aunque podrán ir más ligeros puesto que pierden un kilo: el peso mínimo pasa a ser de 157 kg. Finalmente, se unifica el uso de los motores para toda la temporada; cada piloto contará con siete unidades que no estarán sujetas a evoluciones. Esta medida favorece, de cierta manera, a los equipos de fábrica puesto que aumentan de cinco a siete motores mientras que pone a prueba a las Open, que pasan de doce a siete.

La excepción intrínseca a toda norma

Toda norma tiene su excepción y MotoGP no iba a ser menos. Los cambios experimentados en la reglamentación de la máxima categoría contemplan una serie de exenciones para aquellos fabricantes que no hayan firmado una victoria en seco desde 2013. O lo que es lo mismo: Suzuki y Aprilia. Estos dos equipos podrán emplear 24 litros de combustible, calzar los neumáticos extrablandos para las sesiones de clasificación y disponer de doce motores para toda la temporada además de poder realizar test privados adicionales con pilotos contratados para seguir desarrollando la moto.

Eso sí, deben recordar que las concesiones no son permanentes; se las podrán quitar si cosechan seis puntos y si no rebasan este límite, conservarán las excepciones en su totalidad para la temporada de 2017. Y es aquí donde entra otra de las novedades: se incorpora un sistema de puntos de concesión para medir los progresos de estos equipos. De esta manera, aquellos que tengan a su disposición estas ventajas del reglamento Open y hagan uso de ellas obtendrán tres puntos si ganan, dos si acaban en segundo lugar y uno si son terceros tanto si la carrera se desarrolla en seco o en mojado.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios