valentino EXIGE UN JUEGO LIMPIO QUE ÉL NO CUMPLE

Rossi da una patada a Márquez, a su prestigio y al Mundial de Motociclismo

La acción del italiano contra Marc en Sepang le hace perder el respeto que se ha ganado a lo largo de sus 20 años de carrera y deja en evidencia que este Mundial no merece un campeón como él

Foto: Valentino Rossi, en el Gran Premio de Malasia (REUTERS)
Valentino Rossi, en el Gran Premio de Malasia (REUTERS)

"Marc no usó el 'fair play' que un piloto debe utilizar en estas situaciones e hizo que ahora todo sea mucho más difícil". Estas palabras fueron pronunciadas por Valentino Rossi el jueves pasado, el día en que el italiano decidió arremeter contra Márquez metiéndole en una batalla en la que él no se jugaba nada. Propios y extraños dedujeron que se trataba de la enésima guerra psicológica que el italiano emprendía, pues conocidas son sus maneras fuera de la pista cuando dentro las cosas no van como él planea. Tres días después, Valentino Rossi ha quedado retratado por sus palabras y por la falta del juego limpio que demandó a Márquez. Tanto, que ha perdido el respeto que se había ganado a lo largo de sus 20 años de carrera y ha dejado en evidencia que este Mundial no se merece un campeón como él. [Así te lo contamos en directo]

Se suele decir que no hay mejor improvisación que la que se prepara. Por muy contradictorio que suene, es tan cierto como que el piloto de Yamaha aterrizó en Malasia con el guion perfectamente aprendido. El problema es que en esta ocasión su actuación no ha merecido un Oscar sino un Razzie. Valentino se ha dado un tiro en el pie porque pidió juego limpio en la sala de prensa y Márquez optó por contestar al italiano dentro del trazado con limpieza. Incluso Dirección de Carrera declaró que "con la normativa actual, Marc no ha hecho nada ilegal", por lo que la teoría del italiano, con la que afirma que el piloto de Honda busca que pierda el Mundial porque él no puede ganarlo, no se sostiene. Valentino exigió un 'fair play' que él no cumple ni dentro ni fuera del trazado.

Pierde el respeto del 'paddock'

El estupor se ha apoderado del 'paddock' del Mundial, pues nadie encuentra explicación a la actuación de Rossi a lo largo del GP de Malasia. Hablar de Valentino es hacerlo del que, probablemente, sea el mejor piloto de la historia. Sus números lo dicen todo: nueve títulos mundiales a lo largo de dos décadas de carrera en las que ha saboreado 112 victorias y se ha subido al podio en 210 ocasiones. Su imagen se ha convertido en un icono del motociclismo, no en vano se trata del piloto más famoso del 'paddock'; tanto, que el Mundial de Motociclismo es lo que es, en parte, gracias a Valentino. Su currículo le ha convertido en el ídolo de pilotos y aficionados (incluyendo a Marc Márquez, por mucho que lo ponga en duda) mientras que su forma de ser le ha llevado a ganarse la simpatía de propios y ajenos. Hasta que perdió los nervios en Sepang.

El respeto que Valentino Rossi se ha ganado durante dos décadas choca con la actitud demostrada en Malasia, impropia de un campeón como él. El italiano insistía en que su intención no era tirar a Márquez -solo hacerle perder el tiempo- e, incluso, dejaba caer que la culpa era del piloto catalán, pero lo cierto es que frenó a Marc y provocó su caída sacando la pierna. El Mundial de Motociclismo recuerda pocas maniobras como la del italiano, una acción que le ha llevado a perder todo lo que se había ganado en los circuitos. "No solo yo le he perdido el respeto", comentaba Lorenzo, una sensación semejante a la que tenía Márquez. Ha caído el mito de Valentino Rossi y con él, todo lo que representaba. El italiano ha dejado de marcar tendencia porque, como declaraba Jorge Lorenzo, seguirá siendo "el mejor de la historia, pero mucha gente cambiará su opinión sobre él".

Su ambición puede con su talento

Lo cierto es que este Mundial de MotoGP estaba siendo el más vibrante, emocionante y disputado de los últimos tiempos. El fin del monopolio de Márquez dio paso a una competición tan pura que enganchaba. Por ello, el piloto que se proclame dueño de la corona de la categoría reina el próximo 8 de noviembre en Valencia debe estar a la altura. Valentino Rossi ha demostrado que no se lo merece porque no ha sabido comportarse como campeón de un deporte en el que la deportividad tiene mucho más peso que en cualquier otro; no en vano, los pilotos se juegan la vida cada vez que se suben sobre sus motos, y acciones como la del italiano sientan un precedente peligroso.

Con la carrera reposada, todavía es complicado entender qué ha llevado a Valentino Rossi a actuar así todo el fin de semana. Muchos siguen buscando las razones que han podido impulsar al italiano a perder la razón. Bien es cierto que sobre el trazado de Sepang no era el más rápido, pero se suponía que sí era el más listo de la clase. Quizás, en las dos batallas clave (recordemos que en Malasia tenía su primer 'match ball' para hacerse con el título), han aparecido las dudas que, sumadas a la inseguridad y a la sensación de inferioridad, le han llevado a no saber jugar sus cartas. O puede que, simplemente, como dijo Casey Stoner en su día, la ambición de Valentino Rossi ha podido más que su talento.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios