Es noticia
Menú
Márquez y sus cuentas pendientes se cuelan en el duelo Rossi-Lorenzo
  1. Deportes
  2. Motociclismo
EN MOTOGP NUNCA HA PUNTUADO EN AUSTRALIA

Márquez y sus cuentas pendientes se cuelan en el duelo Rossi-Lorenzo

El pasado de Márquez se ha colado en la batalla que mantienen Rossi y Lorenzo por el título. El mallorquín goza de la ventaja que da salir desde la primera línea; el italiano lo hará desde la tercera

Foto: Marc Márquez rodando en Phillip Island (Repsol Media).
Marc Márquez rodando en Phillip Island (Repsol Media).

Ha sido el más rápido en tres de los cuatro entrenamientos libres sólo superado por Jorge Lorenzo. Ha sido el más veloz a la hora de la verdad, en la sesión de calificación. Y es que a una sola vuelta, no hay piloto mejor que Marc Márquez. Al menos, en Phillip Island. Ese trazado en el que ha demostrado que las Honda van mejor que las Yamaha. El mismo circuito con el que tiene cuentas pendientes, demasiadas quizás. Hace un par de años, un fallo del equipo hizo peligrar el que iba a ser su primer trofeo de MotoGP. En 2014, la relajación posterior a la consecución del título le hizo irse al suelo. El pasado de Márquez se ha colado de manera inesperada en la batalla que mantienen Rossi y Lorenzo por el título. De momento, el mallorquín goza de la ventaja que da salir desde la primera línea puesto que el italiano lo hará desde la tercera. Algo que para Valentino no es ningún hándicap.

Con permiso de Jorge Lorenzo -firmó el mejor tiempo en los primeros entrenamientos libres-, Marc ha dominado todas las sesiones con una autoridad habitual en el pasado. El piloto de Honda afirmó que lucharía hasta que se agotaran sus posibilidades de ser campeón. Desterradas éstas, Márquez sigue dando guerra pues invencible es su afán de lucha a pesar de no tener nada en juego. Lo que mueve al catalán es su voraz hambre de éxitos, tan escasos éstos en la temporada que el actual campeón está protagonizando. Desgastado por una Honda que le ha costado demasiado tiempo domar y mermado por una serie de lesiones que se han producido fuera del paddock para desesperación de sus jefes, Marc no se da por vencido y busca la única manera que conoce para endulzar el sabor amargo de este 2015: ganar. Quedan tres citas y a Márquez le sobra el ansia por resarcirse.

En MotoGP, Márquez todavía no ha conseguido puntuar en Phillip Island

Australia es un buen lugar para intentar maquillar su hoja de ruta debido a las cuentas pendientes que tiene. Phillip Island se ha convertido en una cuestión personal para Marc puesto que desde que dio el salto a la máxima categoría, no ha conseguido puntuar en el trazado australiano. En su primera temporada en MotoGP (2013), Márquez se convirtió en uno de los protagonistas de la carrera: Dirección de Carrera les obligó a cambiar los neumáticos en el ecuador de la cita y el de Cervera entró una vuelta más tarde. Fue descalificado en plena pelea por un título que, finalmente, fue suyo. El año pasado, se proclamó campeón en la carrera anterior y la relajación le llevó a terminar la carrera de Phillip Island antes de tiempo por una caída que le impidió sumar puntos. Y es que para Márquez, Australia ha sido una pesadilla a pesar de ser un circuito divertido con curvas muy rápidas y pocas frenadas. Hecho a su medida.

A pesar del susto vivido en la curva número cuatro, su estrategia (dos paradas y tres juegos de neumáticos) fue redonda. No es para menos cuando quieres saldar cuentas pendientes. Tantas ganas le tiene Marc a Phillip Island que se ha convertido en el inesperado invitado de la particular fiesta que viven en Yamaha. Metidos de lleno en el box de la marca del diapasón, dirijámonos a la parte en la que mora el líder. En la parrilla de salida, Valentino Rossi ocupará el séptimo lugar. Es decir, saldrá desde la tercera línea: “Empezar ahí es siempre difícil y la verdad es que esperábamos un poco más. Hemos intentado probar diferentes cosas para mejorar nuestra velocidad pero no hemos encontrado una buena solución. Soy consistente con el ritmo, pero mis tiempos no son lo suficientemente rápidos”.

A priori esto no supondrá un factor en su contra en medio de la antepenúltima batalla pues a lo largo de la presente temporada ha demostrado estar capacitado para salir desde la tercera fila, remotar y subir a alguno de los peldaños del podio. Jorge Lorenzo, su compañero de equipo y rival en este mano a mano, tampoco estaba contento tras la sesión de clasificación. “Es frustrante” soltó en el 'parc fermé'. El mallorquín verá el semáforo desde la tercera posición porque Andrea Iannone le birló el segundo lugar; el italiano fue a rueda del piloto de Yamaha y aprovechó el rebufo para mejorar sus tiempos y superar a un Lorenzo que vivió la misma situación con Rossi en Motegi. Es entonces cuando se entienden sus palabras, pero lo cierto es que en medio del fragor de la batalla debe aprender a gestionar estas situaciones para no perder ni un ápice de concentración.

Comentaba Marc Márquez que en Australia “cada día es diferente; hace sol, pero pueden venir nubes de repente y la clave será interpretar cuáles serán las condiciones de la pista para hacer una buena carrera”. Lo cierto es que una de las constante de este Mundial es que los domingos cualquier cosa puede pasar y, casi con total seguridad, nada tendrá que ver con lo sucedido el sábado. La última vez que un piloto hizo la pole y se llevó la victoria fue en Brno (16 de agosto); fue Jorge Lorenzo. Y es que de las quince carreras disputadas hasta el momento, sólo en seis el triunfo se lo llevó el 'poleman'. Por lo tanto, olviden todo lo visto en Phillip Island cuando el semáforo del trazado 'aussie' cambie de rojo a verde. Las diferencias son mínimas y una buena salida -incluso desde la tercera línea- puede ser clave en la batalla Rossi-Lorenzo. Eso sí, ambos tendrán que tener cuidado para que los inesperados invitados no agüen la fiesta que se vive en Yamaha. Y Márquez puede ser uno de ellos.

Ha sido el más rápido en tres de los cuatro entrenamientos libres sólo superado por Jorge Lorenzo. Ha sido el más veloz a la hora de la verdad, en la sesión de calificación. Y es que a una sola vuelta, no hay piloto mejor que Marc Márquez. Al menos, en Phillip Island. Ese trazado en el que ha demostrado que las Honda van mejor que las Yamaha. El mismo circuito con el que tiene cuentas pendientes, demasiadas quizás. Hace un par de años, un fallo del equipo hizo peligrar el que iba a ser su primer trofeo de MotoGP. En 2014, la relajación posterior a la consecución del título le hizo irse al suelo. El pasado de Márquez se ha colado de manera inesperada en la batalla que mantienen Rossi y Lorenzo por el título. De momento, el mallorquín goza de la ventaja que da salir desde la primera línea puesto que el italiano lo hará desde la tercera. Algo que para Valentino no es ningún hándicap.

Marc Márquez Jorge Lorenzo Valentino Rossi
El redactor recomienda