EN 2016 LLEVARÁ LA MISMA MOTO QUE ÉL Y PEDROSA

Tito Rabat y la Honda de Márquez, un binomio para evitar una paliza en MotoGP

Tito Rabat tenía claro que sólo formaría parte de MotoGP cuando tuviera las mismas armas que el resto de los pilotos. La Honda que manejan Márquez y Pedrosa cumple este requisito a la perfección

Foto: Tito Rabat durante el test en Motorland (Team Estrella Galicia).
Tito Rabat durante el test en Motorland (Team Estrella Galicia).

El Mundial de Motociclismo descansa antes de partir a Oriente. La gira asiática será clave en la definición de los títulos, pero la actualidad del paddock no descansa. Si este miércoles el nombre propio era Marc Márquez y su enésima lesión fuera de la pista, el jueves cogía el relevo uno de sus amigos. Tito Rabat lanzó el anzuelo un día antes anunciando -vía Twitter- que tenía algo que contar. La noticia se hizo esperar, no era para menos: el piloto catalán, de la mano de su actual equipo, dará el salto a la categoría reina la temporada que viene sustituyendo a Scott Redding. Una recompensa al trabajo, al esfuerzo y a la constancia. Ha tardado en llegar porque, tal y como confesaba Tito a este periódico hace unos meses, sólo formaría parte de MotoGP cuando tuviera las mismas armas que el resto de los pilotos. La Honda de Márquez y Pedrosa cumple este requisito a la perfección.

La de 2015 es su quinta temporada en la categoría intermedia, la primera con el número uno en el carenado. Su recorrido en Moto2 se antoja extenso si lo comparamos con el de otros pilotos, pero Rabat tenía claro lo que quería para subir el último -y más ansiado- peldaño en la escalera del Mundial. El catalán exigía un equipo con garantías que le asegurase la posibilidad de estar al nivel de nombres como Rossi, Lorenzo, Márquez o Pedrosa. Tito nunca escondió sus necesidades; es más, así lo confesaba a El Confidencial en la presentación de su actual equipo: “Si subes a MotoGP es para luchar por intentar ganar. No puedes pretender llegar con los más buenos del mundo que tienen experiencia con los neumáticos, los motores, las motos, la categoría… y llegar nuevo sin tener sus mismas armas; es como ir a que te den una paliza. Estoy feliz y contento con lo que hago, hay que esforzarse mucho y va a ser muy difícil quedarse, pero al menos tendré opciones de volver a ganar”.

 

 

Así las cosas, el Team Estrella Galicia 0,0 Marc VDS le ha puesto sobre la mesa una oferta en la que figura una moto oficial que cumple este requisito: la Honda RC213V. O lo que es lo mismo, la misma máquina que maneja Marc Márquez y Dani Pedrosa. A pesar de las dudas generadas por la marca del ala dorada a lo largo de la presente temporada, Tito Rabat está satisfecho con las armas que evitarán que le den una paliza en la máxima categoría: “Mis primeras sensaciones han sido magníficas, la moto corre mucho, es muy potente y frena muy bien. Nunca tuve esta sensación de velocidad, lo máximo que había probado era una 600cc. Subirse por primera vez a una MotoGP y pasar de los 300 kilómetros por hora es impresionante”. Su juicio tiene una base pues esta semana, después de su victoria en Motorland, pudo probar la Honda. Lo que era un premio por el Mundial conquistado el año pasado, se convirtió en su primera toma de contacto con MotoGP.

Tito junto a Marc van der Straten (Team Estrella Galicia).
Tito junto a Marc van der Straten (Team Estrella Galicia).

En este paso natural que da, Tito Rabat no estará solo: “Lo haré con mi equipo”. La comodidad de la que goza en el Team Estrella Galicia 0,0 Marc VDS ha provocado que la unión permanezca en la máxima categoría del Mundial. No en vano, el piloto catalán les dio su primer título cuando se proclamó campeón de Moto2 en 2014 con una temporada de récord: levantó el trofeo siendo el piloto con más puntos de la historia de la categoría intermedia. La fórmula funciona y tiene éxito, algo que es complicado tener en el Mundial. “Estoy en un buen equipo y encontrar esto es muy difícil. Sólo me ha traído cosas buenas”, contaba Rabat a este periódico para después añadir las virtudes que para él tiene su actual -y futuro- entorno: “Tienen recursos, me entiendo bien con ellos, te comprenden… Es una pasada y sólo da cosas buenas. Cada vez que vas a las carreras, te lo crees más y eres más campeón. Y si pasa al contrario, un campeón puede dudar de sí mismo”.

Tito Rabat en MotoGP es una evolución natural diez años después de su debut en la extinta categoría de 125cc. Dicha progresión no debe ensombrecer el triunfo de su pundonor, esfuerzo, constancia… calificativos que caminan de la mano del actual campeón de Moto2: “Es el triunfo del trabajo. Hay gente a la que le es más fácil y a mí me resulta más difícil, pero hay que tener también el talento. Es cierto que yo voy más de trabajo que de talento”. Cualidad que le ha sido cuestionada al ser comparado con otros nombres del Mundial. El barcelonés tiene madera y la trabaja en el Circuito de Almería, trazado que se ha convertido en su casa. La misma en la que, una vez más, tendrá que pulirse para que la comunión con la Honda sea perfecta: “Estoy con más ganas que nunca de trabajar; ponerme fuerte para el año que viene y aprender muchas cosas”. De momento, tiene las mismas armas que sus rivales. Será su trabajo el que marque las diferencias y esto no es algo nuevo cuando hablamos de Tito Rabat.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios