'EL CONFIDENCIAL' ENTREVISTA AL CAMPEÓN DE MOTO3

Álex Márquez: "Si llevas la moto al límite, vas un segundo más lento"

Álex ha dejado de ser el hermano de Marc, ahora es el actual campeón de Moto3. El catalán charla con El Confidencial y nos revela cómo va su adaptación y por qué es tan importante disfrutar en la moto

Es el mismo de siempre a pesar de haber añadido un título de campeón del mundo a su palmarés personal. Su amplia sonrisa permanece intacta a pesar de llevar horas atendiendo a los medios enfundado en un mono que intensifica el calor de Madrid. Luce la humildad, la cercanía y la normalidad que caracterizan a los Márquez Alentà. Álex ha dejado de ser el hermano de Marc, ahora es el actual campeón de Moto3 aunque esta temporada no podrá defender su corona. Ha dado el salto a Moto2 de la mano de Marc VDS Racing Team y con su amigo Tito Rabat como compañero de box. Álex charla con El Confidencial y nos revela cómo va su adaptación y por qué es tan importante disfrutar: “Si tú te lo vas pasando bien es cuando las cosas salen más fáciles”. No es lo único que nos contó: el histórico triplete se fraguó despacio y con buena letra.

El pasado mes de junio, en el paddock de Montmeló, Álex confesaba a este periódico que la gente le decía que tenía más cuerpo para Moto2 que para Moto3 por su altura. Y no mentían porque el piloto catalán cuenta que está “más cómodo, al menos, encima de la moto y me siento mejor. Es una moto difícil, bueno, más que una moto difícil es una categoría competida y muy complicada. Hay que dar los pasos cuando toca y poco a poco. Creo que estamos trabajando bien y como digo yo siempre: todo trabajo, tiene su recompensa. Así que vamos a seguir trabajando y a intentar disfrutar encima de la moto que es cuando las cosas salen mucho más fáciles”.

Disfrutar. Un verbo que tanto su hermano Marc como él tienen muy presente. El mayor no dudó a la hora de desvelar que una de las claves para ir rápido es divertirse y el pequeño asegura que cuando “te lo vas pasando bien es cuando las cosas salen más fáciles, los tiempos salen solos. Si vas apretando y queriendo llevar todo al límite, no te sale, vas un segundo más lento. Si vas disfrutando eres mucho más fino y suave”. Algo que puede hacer en la categoría intermedia. Si tuviera que elegir entre Moto3 y Moto2, se queda con ésta última porque “es la que más disfruto encima de la moto, puedo ir más suelto. En la Moto3 todo era mucho más sistemático: cómo te ponías, no te podías mover, tenías que ser muy fino… Con la Moto2 puedes jugar un poquito más encima de la moto y es lo que disfrutas”.

Obviamente, al dar el salto, Álex Márquez ha notado las diferencias entre ambos niveles: “Doble potencia, doble peso. Con la Moto2 se nota cuando llevas el depósito lleno o vacío, con la Moto3 no se notaba. Son unas motos muy diferentes y hay que dar muchas vueltas para entenderlas”. En su estreno en Moto2, el título no está entre sus objetivos prioritarios, pero Álex nos contó qué haría falta para que ocupar el primer lugar de la lista: “No lo sé, ganar en Qatar. Lograr un título el primer año… nadie lo ha hecho. Lo primero que tenemos que hacer es tener la moto mucho más por la mano, hacer carreras y entender cómo se desgastan los neumáticos, cómo se comporta la moto, cómo tenemos que cambiar nuestro pilotaje… Y después veremos. Tras el último IRTA de Jerez y la carrera de Qatar sabremos dónde estamos y qué podemos lograr. Después de las cinco primeras carreras, lo sabremos perfectamente”.

Lo de ir paso a paso es algo que tampoco ha cambiado en el pequeño de los Márquez. Como tampoco lo ha hecho su día a día después de convertirse en campeón del mundo junto a su hermano Marc y su amigo Tito: “Mi vida no ha cambiado. Sigo siendo el mismo y sigo haciendo las mismas cosas que hacía antes. Por la calle sí que ha cambiado un poco porque la gente te conoce más, al final es una cosa normal: ganas un Mundial, sales en la tele y la gente te va conociendo cada vez más. Lo que es mi vida privada, por decirlo de alguna manera, sigue siendo exactamente la misma”.

Y eso que el ‘Rufea Team’ hizo historia. Escribieron un capítulo de MotoGP con letras de oro, algo que para Álex “muy bonito porque trabajamos todo el invierno, todo el verano… Siempre que podíamos quedábamos para entrenar y trabajamos para ello, para intentar lograrlo, para estar preparados… Y al final conseguirlo: estar allí en Valencia, en la recta haciéndonos la foto de campeones. Había salido algún día, pero más de coña para no tener mala suerte entre comillas. Estar allí fue un momento súper bonito y súper especial que siempre recordaré”.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios