DEBE GANAR O QUEDAR POR DELANTE DEL TRÍO

¿Qué tiene que hacer Márquez para alzarse campeón? Volver a ser mejor que los demás

Tras los tropiezos de Misano y Motorland, llega Motegi. En el trazado japonés, Márquez puede ser campeón si gana o queda por delante de Pedrosa, Rossi y Lorenzo

Foto: Marc Márquez en su box durante un gran premio (Reuters).
Marc Márquez en su box durante un gran premio (Reuters).

A Marc Márquez no le gustan las calculadoras. El piloto de Repsol Honda ataca cada carrera como si no existiera la siguiente, arriesgando, dando el cien por cien y, sobre todo, divirtiéndose. No hace cálculos, simplemente se sube a la moto y hace lo que más le gusta. Aunque el líder de MotoGP ignore los números, es inevitable sacar papel y lápiz para hacer las cuentas. Y éstas dicen que este fin de semana, en Motegi, puede revalidar el título que le convirtió en el campeón más joven de la historia de MotoGP. “Al principio del campeonato, habría firmado llegar a Japón con opciones para el título”, comentaba en Motorland, trazado que fue testigo de su segundo error de la temporada. Y aunque el colchón de puntos de Marc Márquez sigue teniendo margen, en la cabeza del actual campeón no hay sitio para más fallos.

Japón es la cita que marca el inicio de la gira asiática, un periplo en el que el Mundial de Motociclismo parará en el país del Sol Naciente para después saltar a Australia y pasar a Malasia antes de regresar a España y quemar los últimos cartuchos en Cheste. Los pilotos ya han puesto rumbo a su nuevo destino, Motegi, un circuito en el que, a priori, las Honda se desenvuelven a su antojo. La cita japonesa no es una cualquiera para Márquez y Repsol Honda, se trata del gran premio en el que la marca del ala dorada corre en casa. Un escenario en el que ser campeón del mundo también puede ser especial. Motegi coronó a Stoner (Ducati) en 2007 y a Rossi (Yamaha) un año después, por lo que Marc podría ser el primer piloto Honda que levante el título en casa de su constructor… aunque en los planes del catalán entraba hacerlo en Motorland.

Motegi es su primera bola de partido, pero lo cierto es que tras su espectacular primera vuelta las apuestas señalaron en el calendario Misano y Aragón. Con esas opciones descartadas por los fallos, en Japón puede hacerse real aquello de ‘a la tercera, va la vencida’. ¿Qué necesitaría Marc Márquez para lograrlo? Lo mismo que ha hecho esta temporada en once ocasiones: ganar. Una victoria del piloto de Repsol Honda le convertiría en campeón automáticamente. ¿Y si no logra subir a lo más alto del podio? Le bastaría con quedar por delante de Pedrosa, Rossi y Lorenzo a los que saca una ventaja de 75, 78 y 90 puntos respectivamente.

 

 

Ya no depende exclusivamente de sí mismo

Si ninguna de estas posibilidades se cumple, entrarían en juego distintas variantes en las que dependería de sus compañeros. Y es que tras los tropiezos de Misano y Aragón, Marc ya no depende sólo de sí mismo.  En el caso en el que no lograse puntuar, tendría que esperar que Pedrosa hiciera lo mismo, Rossi sumase tres puntos como máximo y Lorenzo, no más de trece. Finalmente, si ninguno de los cuatro pilotos acaba entre las quince primeras plazas (aquellas posiciones que entran dentro del tanteo) el título iría directamente al bolsillo de Marc Márquez. La única posibilidad que no entra dentro de los planes del líder es que Pedrosa, que colecciona cuatro victorias en Motegi, o Rossi ganen, resultado que le impediría proclamarse campeón en Japón.

Las once victorias en trece carreras del piloto de Cervera hacen pensar en la victoria como el camino más fácil hasta el título. De esta manera, no dependería de nadie. Y para ello tiene el objetivo claro: “Ahora entramos en modo campeonato. En Japón, hay que cerrar el Mundial”. Marc Márquez no cambiará sus planes y afrontará Motegi con la misma mentalidad de siempre, consciente de que tiene entre manos la primera oportunidad de cuatro: “La actitud será la misma. Voy a dar el cien por cien a lo largo de todo el fin de semana para intentar ganar en Motegi. Si fuese la última carrera sí sería distinto, pero no es el caso. Faltando cuatro carreras, tengo un match-ball”. Espoleado por lo sucedido en Misano y Motorland, la hoja de ruta de Márquez sigue las mismas pautas que en 2010 y 2012 cuando ganó en la extinta 125cc y en Moto2, respectivamente; la victoria en la máxima categoría es la única que le falta.

Con 100 puntos por repartir y la posibilidad, remota aunque real, de que Pedrosa o Rossi le arrebatasen el título tras una hipotética debacle, Marc Márquez está recogiendo los frutos de lo sembrado en la primera parte de la temporada. Las diez victorias consecutivas que firmó, llevándose por delante récords actuales e históricos, le han reportado un colchón de puntos gracias al que se ha podido permitir el lujo de errar en Misano yéndose al suelo cuando peleaba con Rossi por el triunfo. Algo que volvería a repetir, una confesión que no hizo después de arriesgar demasiado en Motorland. El resultado fue el mismo, una caída, pero en el trazado aragonés le pudo la ambición y reconoció que había aprendido una lección. En ambas carreras arañó puntos (tres en San Marino y uno en Alcañiz) demostrando lo que tantas veces recordó cuando sumaba de 25 en 25: a lo largo de un Mundial, hay momentos en los que en lugar de ganar, hay que saber coger el mayor número de puntos posibles. En Motegi no será diferente.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios