PRIMERA VICTORIA DE LA TEMPORADA

Cambio de sistema y nervios templados, así ha vuelto Àlex Rins a lo más alto

La primera victoria de Rins llegó quince días después de celebrar un triunfo que no era. Para estar arriba ha cambiado su método de trabajo y se ha relajado

Foto: Àlex Rins celebra la victoria en el podio de Silverstone (Team Estrella Galicia 0,0).
Àlex Rins celebra la victoria en el podio de Silverstone (Team Estrella Galicia 0,0).

En Gran Bretaña no hubo lugar para las dudas. Dos semanas después de protagonizar uno de esos errores que se recuerdan con demasiada frecuencia, Àlex Rins celebró su victoria con la bandera de cuadros blancos y negros ondeando sobre la línea de meta de Silverstone. El Mundial de Moto3 le debía un triunfo al piloto del equipo Estrella Galicia 0,0 que festejó acordándose de todos aquellos que han estado junto a él en los momentos más complicados. Rins estaba exultante por lo que significaba subirse a lo más alto del podio por primera vez este año y porque esta victoria es consecuencia de una serie de cambios que ya están dando sus frutos.

Cuando arrancó el Mundial, el piloto del Estrella Galicia 0,0 estaba en la nómina de favoritos a ganar el título. Se lo había ganado a pulso pues la temporada pasada luchó por la corona de campeón hasta la última vuelta. Una experiencia que le curtió aunque, tal y como analizó junto a El Confidencial, “al principio de este año empecé un poco lastrado. Era todo nuevo, la moto nueva y desengruparla cuesta. Ahora ya tenemos una moto competitiva y que es buena”. A esta tabla se agarraban los que buscaban una explicación para las ausencias de Rins en el podio de Moto3, a excepción de sus terceros en Jerez e Italia y sus segundos en Francia y Holanda. La máquina era la misma y parecía que era el piloto el que había cambiado.

Muchos apuntaron a que el futuro del piloto y las opciones que hay de dar el salto a Moto2 eran las causantes de que Rins no terminase de centrarse. Algo a lo que ha sabido dar la vuelta: “Ha venido mucha gente a ofrecernos la plaza en el equipo de Moto2 y eso me hace estar contento, da más confianza y tranquilidad aunque no sabemos dónde iremos”. Sea como sea, el piloto catalán se puso manos a la obra, buscó soluciones y las encontró. La primera de ellas pasaba por modificar las rutinas de trabajo. Así lo confesaba en Inglaterra: “Hemos cambiado la forma de trabajar desde Indianápolis y gracias a esto volvemos a estar arriba que es lo complicado”. Àlex no sólo ha recuperado la sonrisa, también la confianza. Tanto que no descarta regresar a la pelea por el título de la que se había descolgado: “Es complicado, pero nada es imposible”.

A estas alteraciones hay que añadir el cambio que ha experimentado el propio Rins. La mala suerte se ha cebado en forma de caídas, fallos técnicos como el vivido en Montmeló o errores como el de Brno, trazado en el que celebró la victoria una vuelta antes de conseguirla; pasó de ser primero a acabar noveno en un solo giro. “Cuando vienes de un fallo como el que hice en Brno quieras que no, te viene a la cabeza” confesaba Àlex con el triunfo más que asegurado en su bolsillo. Para hacer frente a esta serie de acontecimientos, el piloto del Estrella Galicia 0,0 ha tenido que aprender a calmar sus nervios: “Ahora salgo más tranquilo, no salgo atacado. Además, me ayudan en el equipo cuando me dicen que me notan tenso y me recomiendan que me tranquilice y haga lo que sé”. Y esto no es otra cosa que ganar, como sucedió en Silverstone, y pelear por el Mundial como ha hecho siempre.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios