LA ORGANIZACIÓN RETIRÓ UNA 'ESTELADA'

El primer triplete español hizo sonar el himno entre los silbidos de Montmeló

Los Márquez y Rabat hicieron que Montmeló oyese el himno de España tres veces entre los silbidos de un sector del público. Además, se retiró una 'estelada'

Foto: La 'estelada' que apareció en las gradas de Montmeló mientras la colocaban y cuando fue retirada (Foto: El Confidencial).
La 'estelada' que apareció en las gradas de Montmeló mientras la colocaban y cuando fue retirada (Foto: El Confidencial).

El Mundial de Motociclismo ya ha quemado su séptima etapa del calendario, la segunda en suelo español. Este fin de semana, Barcelona se ha convertido en el centro de todas las miradas de los aficionados al mundo del motor. Montmeló ha sido testigo de la última hazaña de Marc Márquez que, en esta ocasión, no ha estado solo. Hasta lo más alto del podio le acompañaron su hermano Àlex y uno de sus mejores amigos, Tito Rabat. Desde el jueves, los pilotos nacionales dejaron claro lo especial que era la cita. Montmeló es el circuito que más cerca está de sus lugares de nacimiento y lo consideran 'su' gran premio. El ambiente festivo fue la nota predominante... hasta que algunos decidieron usar el evento para reivindicarse olvidando que las motos, como cualquier otro deporte, están hechas para disfrutar.

Montmeló ha sido testigo del primer pleno español de la temporada. Hasta ahora, los aficionados sólo habían visto a tres españoles dominando en la sesión de clasificación, pero no en la carrera como sucedió en Qatar e Italia. Este domingo, se rompió esa costumbre. Los encargados de hacerlo fueron Àlex Márquez, Tito Rabat y Marc Márquez. O lo que es lo mismo, el 'Rufea Team'. El primero y el segundo ya habían conseguido adueñarse de la pole, algo que no pudo lograr el líder de MotoGP que empezó a gestar su séptima victoria desde la tercera plaza, por detrás de Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo. Los aficionados que se dejaron caer por Montmeló pudieron disfrutar de la autoridad de Àlex y Tito, además del espectáculo que corrió a cargo de Marc, Pedrosa y Rossi.

Una vez que los pilotos han visto ondear la bandera de cuadros a su paso por meta, el ritual tiene unos pasos fijos a los que cada piloto añade su toque personal como la vuelta de honor o la celebración con la parte del circuito en la que están situados sus aficionados. Después de pasar por el 'parc fermé' llega el momento más dulce, ese con el que todos sueñan: el podio. Este domingo, Montmeló escuchó el himno de España en tres ocasiones y lo que era un motivo de celebración se tornó en un acto de reivindicación por parte de un sector de los aficionados que no dudó a la hora de silbar cuando sonaron los acordes.

El gesto no fue una acción aislada. Aprovechando el impacto mediático que tiene un evento al que televisiones, radios y periódicos nacionales e internacionales dan espacio y repercusión, algunos vieron Montmeló como el escenario perfecto para llevar a cabo sus protestas e intentar exhibir la 'estelada', bandera no oficial asociada al independentismo catalán, en uno de los extremos de las gradas situadas en la parrilla de salida del circuito. El objetivo no llegó a buen puerto ya que la organización del evento retiró la 'estelada' mientras los pilotos de MotoGP esperaban ya formados. Una imagen que no es novedad puesto que otras citas, como el Clásico, se han llevado a cabo acciones similares para intentar restar protagonismo a lo verdaderamente importante: el deporte.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios