Edwards, el piloto 'cuarentón' que masca tabaco y tiene 35 armas, se baja de la moto
  1. Deportes
  2. Motociclismo
ES UNO DE LOS MEJORES AMIGOS DE ROSSI

Edwards, el piloto 'cuarentón' que masca tabaco y tiene 35 armas, se baja de la moto

A sus 40 años, 'El Tornado de Texas' se baja de la moto y se quita el mono para entregarse a la complicada y satisfactoria tarea de ser padre

placeholder Foto: Colin Edwards en un evento celebrado en Austin (MotoGP).
Colin Edwards en un evento celebrado en Austin (MotoGP).

En una rueda de prensa en la que estaba presente el actual campeón del mundo y el piloto que puede presumir de haber ganado nueve campeonatos, los focos miraron hacia otro lado. Las miradas se centraron en todo un veterano que dio a conocer una noticia que se podía intuir, pero que pilló por sorpresa a la mayoría del ‘paddock’. A sus 40 años, Colin Edwards se baja de la moto y se quita el mono para entregarse a la complicada y satisfactoria tarea de ser padre. Después de estar doce temporadas formando parte del Mundial de Motociclismo y de templar los nervios en cada carrera, el piloto de Houston sólo acertó a decir: “No sé cómo hacerlo, lo he ensayado muchas veces: 2014 será mi último año en las carreras”. La noticia llegó en ‘su’ circuito y fue respondida con una ovación en pie de todos los presentes entre los que se encontraba su mujer, una de sus tres hijos, su gran amigo Rossi o Márquez, el piloto que tenía dos años cuando Colin debutó.

“Doy las gracias a todos los que me ha ayudado estos años, sobre todo a Yamaha. En los tests de este año no observé la mejora que esperaba, me di cuenta de que tengo que cambiar mi estilo de pilotaje, pero va en contra de mi instinto… tengo 40 años, tengo un instinto de pilotaje y cuesta cambiar eso. Me estoy perdiendo muchas cosas con mis hijos como llevarlos al colegio. Esa es la razón”. Conocido como ‘El tornado de Texas’, el mismo nombre con el que bautizó a su rancho, no era de extrañar que acabase subido en una moto: su padre, de nacionalidad australiana, era mecánico y piloto aficionado. Los que forman parte de la caravana mundialista y le han conocido a lo largo de estos doce años, le describen como una persona muy espontánea y extrovertida. Eso sí, antes de dar el gran salto, se ganó a pulso el pasaporte en Superbikes.

placeholder

Coronado como una de las grandes promesas del motocross estadounidense después de ganar el Campeonato Nacional de 80cc, cambió dicha modalidad por la velocidad a los 16 años. La decisión no pudo salirle mejor: en su primer año ganó todas las carreras que disputó. Daba igual la máquina que manejase (Honda, RC30 o Yamaha), Edwards no conoció la derrota y colocó trece títulos nacionales en su palmarés. En 1992 su carrera se profesionalizó y ganó el campeonato Superbikes de la AMA en 250cc. Dos años tuvo que esperar para lograr una Yamaha oficial que le abriera las puertas del Mundial de Superbikes, pero sería con la Honda con la que lograría el título en 2000 y en 2002. Dos títulos a los que hay que sumar 31 victorias, 75 podios y 15 poles.

Un año después de levantar su segundo campeonato, aterrizó en el Mundial de MotoGP de la mano de Aprilia RS Cube. Sin el brillo exhibido en Superbikes, regresó a Honda Gresini para formar equipo con Sete Gibernau: los podios llegaban, pero la victoria se resistía. En 2006 volvió a cambiar de equipo y se subió a la Yamaha coincidiendo con el mejor Valentino Rossi. Compartir box con el italiano le convirtió en su mejor complemento y también en uno de sus mejores amigos. “Es un gran tipo, nos lo pasábamos muy bien cuando venía a entrenar a Tavullia”, comentaba el italiano. En su trayectoria por la categoría reina también ha formado parte de Tech3 y Forward Racing, equipo en el que ha pilotado las tres últimas temporadas. Quedan 17 grandes premios para que Colin Edwards borre la única cosa que hay en su debe: ha pisado el podio doce veces (siete veces como tercero y cinco como segundo), pero nunca ha ganado una carrera de MotoGP.

placeholder

El piloto que hizo un cameo en la famosa serie ‘Friends’, mastica tabaco y tiene 35 armas en su casa, estaba acompañado por Valentino Rossi. Antes de fundirse en un abrazo, el italiano recordó el mejor momento que pasó junto a Edwards, la victoria en las 8 Horas de Suzuka, y aseguró que “Colin es y ha sido uno de mis mejores amigos en el Mundial, hemos compartido box durante algunos años y siempre ha existido una muy buena relación con él”. La emoción se palpaba en el ambiente y fue Marc Márquez el encargado de aliviarla cuando, entre risas, comentó que él “tenía dos años cuando Colin comenzó a correr”. Rossi no aguantaba la carcajada y Edward intentaba coger del cuello al joven campeón que también recordó que cuando llegó al Mundial “con quince años se portó muy bien conmigo y me dio mucho ánimo al decir que me había visto correr. Espero poder estar en activo tanto tiempo como lo ha estado él”. Edwards ha prometido dar guerra hasta que se acabe la presente temporada. En el ‘paddock’ no dudan que será así ya que el colofón perfecto para este gran piloto sería poder despedirse del Mundial en lo más alto del podio.

MotoGP Superbikes Valentino Rossi Marc Márquez
El redactor recomienda