UN MES DESPUÉS DE FRACTURARSE EL PERONÉ

Márquez protagoniza la última recuperación milagrosa aunque "ha costado bastante"

Un mes después de haberse fractura el peroné y tras haber estado presente solo en unos entrenamientos, Márquez empezará a defender el título desde la pole

Foto: Marc Márquez después de firmar la primera pole de la temporada en Qatar (Repsol Media).
Marc Márquez después de firmar la primera pole de la temporada en Qatar (Repsol Media).

“Estoy muy contento. Esta pole position tiene un sabor especial porque después de la lesión me da un punto más de confianza”. Marc Márquez, con su habitual pícara sonrisa, no podía evitar exhibir en el ‘parc fermé’ la felicidad que sentía después de haber sido el más rápido en la clasificación de Qatar. Y, al mismo tiempo, el piloto de Repsol Honda aseguraba que le había “costado bastante, la clave ha sido tener paciencia” mientras reconocía que fue un acierto no ir a los últimos entrenamientos ni a Australia después de romperse el peroné. El campeón del mundo no sólo empezará a defender su título desde la pole sino que se une a una larga lista de pilotos que han protagonizado recuperaciones milagrosas.

A finales del mes de febrero y después de haber vivido una sola tanda de entrenamientos oficiales en los que volvió a firmar números de récord, Marc Márquez se fracturaba el peroné. El accidente se produjo mientras practicaba ‘dirt track’, una de sus modalidades preferidas que le ayuda a entrenar su peculiar forma de pilotar sobre la MotoGP. Sin pasar por el quirófano, Marc se perdió los entrenamientos de Sepang (26-28 de febrero) y Qatar (7-9 de marzo) sin olvidar el test de neumáticos que se llevó a cabo en Australia del 3 al 5 de marzo. Una decisión que ha considerado correcta: “Ha estado bien calmarme porque si por mi hubiese sido, habría ido cada día en moto y ahora me molestaría”.

Marc Márquez tumbando la moto en un paso por curva (Repsol Media).
Marc Márquez tumbando la moto en un paso por curva (Repsol Media).

El propio piloto reconocía esta semana que no llegaba al cien por cien. Poco ha importado porque, a la hora de la verdad, ha sido el más listo de la clase. Una vez más. El jueves, en los primeros libres, no pasó de la undécima plaza mientras que el viernes, tras las dos tandas, fue quinto. Poco a poco se iba acercando a sus posiciones habituales. En los últimos libres, celebrados antes de la clasificación, ya era segundo. El resto de la historia, es de sobra conocida: “El primer día me costó mucho y el viernes estaba un poco mejor pero también me costaba. Con la puesta a punto no iba del todo cómodo y este sábado, en los últimos libres, he dado un pasito adelante que ha sido bastante importante. Es importante la pole en el primer gran premio y después de la lesión”.

El caso de Marc no es nuevo en un deporte en el que sus protagonistas regresan a la competición de manera milagrosa después de haberse fracturado cualquier hueso. Son muchos los ejemplos, algunos muy cercanos, en los que después de un primer diagnóstico, el protagonista reduce los plazos marcados y aparece antes del tiempo subido de nuevo en una moto. Y compitiendo. En 2013, Jorge Lorenzo se jugaba el título con Márquez cuando se rompió una clavícula en los entrenamientos del GP de Holanda. El español voló de inmediato a Barcelona, fue intervenido un viernes por la mañana y por la tarde ya estaba de regreso en  Assen. Con una placa de titanio y ocho tornillos corrió el domingo… y acabó quinto. “Este puesto en mejor que cualquier victoria que haya logrado en mi carrera”, manifestó Lorenzo.

Valentino Rossi, en 2010, después de su fractura en la tibia derecha (Reuters).
Valentino Rossi, en 2010, después de su fractura en la tibia derecha (Reuters).

En 2010 la heroica víctima fue Valentino Rossi. En Alemania se destrozó literalmente una pierna. Una fractura abierta de la tibia derecha le obligó a pasar dos veces por el quirófano. Cualquier humano hubiera estado sin moverse durante semanas, pero no fue el caso del italiano. Cuatro semanas después de caer lesionado y con muletas para hacer vida normal, se subió en una moto y a los cuarenta días ya estaba en una parrilla de salida. Un año antes fue Colin Edwards el que firmó una recuperación que nadie esperaba. El piloto norteamericano sufrió una caída en Barcelona, fracturándose una clavícula. Intentó participar en el GP de Cataluña, pero no superó los test pertinentes, algo que sí logró en su momento Lorenzo. De cualquier manera, Edwards corrió en Gran Bretaña… y se subió al podio.

Otro ‘milagro’ fue firmado por Héctor Barberá en 2012. Haciendo motocross se rompió la tibia y el peroné de una pierna. Tremenda lesión que no le impidió subirse a una moto semanas después. Cualquier persona hubiera estado de baja muchos meses, pero 27 días después ya estaba encima de una moto en el GP de Estados Unidos.

Márquez saluda a Álvaro Bautista, el piloto con segundo mejor tiempo (Repsol Media)
Márquez saluda a Álvaro Bautista, el piloto con segundo mejor tiempo (Repsol Media)

Márquez sabe que lo más importante llega este domingo cuando los semáforos de Losail pasen de rojo a verde. A los impedimentos generales como el hecho de no haber rodado a la hora de la carrera (las 22:00 en Qatar, las 20:00 en España), el nivel de humedad que habrá en el circuito a dicha hora o la reacción de las motos ‘Open’ en carrera, Marc debe añadir su estado físico. Tras lograr la pole, confesó que había tomado analgésicos para aguantar bien los entrenamientos y añadió que espera “una carrera durilla, soy consciente de ello. Para mí va a ser muy difícil físicamente porque no tengo mucha fuerza en la pierna y tengo que compensarlo con el brazo”. Contento a pesar de la adversidad, si alguien había descartado al campeón en Qatar, se ha encargado de demostrarles su error y ya piensa en su siguiente objetivo: ganar después de una recuperación exprés.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios