Selección de fútbol, Los 'Hispanos'... ¿Quiénes son los medallistas españoles en Tokio?
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
Tres oros, ocho platas y seis bronces

Selección de fútbol, Los 'Hispanos'... ¿Quiénes son los medallistas españoles en Tokio?

El reto era muy ambicioso para España en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020: superar las 22 medallas de Barcelona 92. Finalmente, ha conseguido 17 metales

placeholder Foto: Celebración de los 'Hispanos' por su medalla. (EFE)
Celebración de los 'Hispanos' por su medalla. (EFE)

España tenía por delante el ambicioso reto de superar en Tokio 2020 las 22 medallas conseguidas en Barcelona 92, aunque finalmente se ha quedado en 17: los oros conseguidos por Alberto Ginés en escalada deportiva, Sandra Sánchez en kárate y Alberto Fernández y Fátima Gálvez en tiro por equipos mixtos; las platas de Teresa Portela en K1 200, Ray Zapata en gimnasia artística, Maialen Chourraut en aguas bravas, Adriana Cerezo en taekwondo, Damián Quintero en kárate, el equipo de K4 500 en piragüismo, la selección femenina de waterpolo y la selección española másculina de fútbol; y los bronces de Jordi Xammar y Nico Rodríguez en la clase 470 de vela, Joan Cardona en la clase Finn, Ana Peleteiro en triple salto, Pablo Carreño en tenis, David Valero en bicicleta de montaña y los 'Hispanos' en balonmano.

La otra cara de la moneda son las opciones que se han quedado por el camino. Ni Nikoloz Sherazadishvili ha acabado con la sequía del judo, ni Lydia Valentín pudo pasar a la final en la categoría de +87 kilos, que se suman a otras opciones de tocar metal que se barajaban antes de empezar y que finalmente no se han materializado, como son el caso de Mireia Belmonte en natación, los representantes españoles de boxeo o las selecciones masculina y femenina de baloncesto, entre otros representantes de varias disciplinas. Si bien, ha habido éxitos esperados y algunas sorpresas, y una serie de deportistas ya han escrito sus nombres en la historia olímpica de España:

Adriana Cerezo - plata en taekwondo (-49kg)

A sus 17 años, Adriana Cerezo (Alcalá de Henares, Madrid, 2003) consiguió la primera medalla para España, tras caer en la final de taekwondo en categoría de -49 kilos. El sorteo le deparó un camino complicado. En octavos, se enfrentó a la número dos del mundo, Tijana Bogdanovic, a la que venció por 12-4. En los cuartos de final le esperaba otra leyenda, la china Wu Jinguy, que logró dos oros olímpicos consecutivos (en Pekín y en Londres), pero tampoco fue rival para ella, al endosarle un contundente 32-2. Más sufrida fue la semifinal frente a la turca Rukye Yildrim, a quien se acabó imponiendo por 39-19 en el tercer asalto.

Su último combate fue muy ajustado. Ante la tailandesa Panipak Wongpattanaki, número uno del mundo, Cerezo pegó primero y acabó con ventaja de dos el primer asalto. La española aguantó gran parte del segundo, hasta que su rival conectó un golpe que le hizo irse al descanso con 9-6. Adriana buscó, a toda costa, la remontada en la tercera y definitiva manga, pero salió perdiendo en un intercambio de patadas que supuso el 11-10 final. Se va de Tokio con una plata que sabe a oro.

David Valero - bronce en ciclismo de montaña

El bronce de David Valero (Baza, Granada, 1988) en ciclismo de montaña no entraba en las quinielas, como tampoco lo estaba el de su mentor, Carlos Coloma, en Río 2016. La segunda medalla de España vino después de una remontada épica. Valero salió muy atrás, en el puesto 35, pero llegó a tener el mejor ritmo de toda la carrera, lo que le valió para cazar uno a uno a sus rivales hasta colarse en el podio.

Con la caída del gran favorito, el belga Mathieu Van der Poel, el título estaba asegurado para el británico Thomas Pidcock, que se había escapado en el quinto giro. Fue en ese punto donde Valero llegó a la altura del reducido grupo que se iba a jugar las otras dos medallas y consiguió arrebatarle el tercer puesto al suizo Nino Schurter —una vez campeón olímpico y ocho veces del mundo— por apenas ocho segundos. Hasta estos Juegos de Tokio, Valero sólo había hecho dos podios internacionales: en 2017 fue segundo en la Copa del Mundo de Nove Mesto (Repúplica Checa) y al año siguiente, tercero en el Europeo de Glasgow.

Maialen Chourraut - plata en aguas bravas (K1)

Maialen Chourraut (San Sebastián, 1983) era una de las grandes favoritas para venirse de Tokio con un metal colgado del cuello y no ha defraudado. La guipuzcoana había accedido a la final de K1 en aguas bravas con el séptimo mejor tiempo. A la vista de que sus principales rivales habían hecho cronos muy por debajo del 109.92, Chorraut sabía que tenía que mejorar su actuación si quería tener opciones de pelear por las medallas. En la prueba definitiva, salió la cuarta y le tocó esperar hasta la actuación de las seis mejores en la semifinal.

No tuvo una bajada tan limpia como la de Río, pero supo rehacerse en la segunda mitad del recorrido y acabó sin ninguna penalización. Se colocó primera con un tiempo de 106.63, que sólo pudo superar la poderosa alemana Ricarda Funk, cuyo cronómetro se paró en 105.50. El fallo de la eslovaca Eliska Mintalova (108.36) aseguró el podio para la española y el irregular descenso de Jessica Fox, con cuatro segundos de penalzación, le situó en un segundo puesto que completa un ciclo olímpico excepcional. Además de la plata de Tokio, la palista vasca atesora un oro conseguido en 2016 y un bronce obtenido en Londres 2012.

Alberto Fernández y Fátima Gálvez - oro en tiro olímpico

Alberto Fernández (Madrid, 1983) y Fátima Gálvez (Baena, Córdoba, 1987) dieron la primera medalla de oro a España. Fue el pasado sábado en la final de foso olímpico de tiro por equipos mixtos, al superar (41-40) a la pareja de San Marino. El madrileño y la andaluza tenían ya el metal asegurado después de acceder a la final de manera brillante, pero para subir a lo más alto del cajón tuvieron que imponerse a Alessandra Perilli y Gian Marco Berti en una igualada tanda. A Gálvez se le escaparon los tres primeros platos. Por su parte, Fernández fue un seguro de vida. Después de un 75 de 75 en la fase de clasificación, sólo falló un plato de sus 25 en la lucha por el oro.

En la pareja de San Marino, Berti fue quien se dejó más fallos, mientras que Perilli, bronce individual, tiró del carro. A tres platos para terminar, Gálvez cedió la ventaja que tenía España, pero Berti volvió a dar la delantera a los españoles a continuación. La andaluza tuvo el tiro de la sentencia, pero dejó con vida a los de San Marino. Tras las indicaciones del entrenador rival a su tirador, este falló de nuevo, dejando el oro para España tras una mañana gloriosa en el Campo de Tiro de Asaka. La medalla de Fernández y Gálvez es la primera para España en este deporte en 17 años. Antes que ellos, estuvieron Ángel León (plata en pistola 50 metros en Helsinki 52), Jorge Guardiola (bronce en foso olímpico en Seúl 88) y María Quintanal (plata en foso olímpico en Atenas 04).

Pablo Carreño - bronce en tenis

Pablo Carreño (Gijón, 1991) no pudo estar en la final olímpica tras caer en semifinales ante el ruso Khachanov, pero consiguió un bronce que sabe a oro tras derrotar al número uno del mundo, Novak Djokovic, en el partido por el tercer puesto. Fue un duelo de titanes de casi tres horas, que acabó en 6-4. 6-7 (6) y 6-3 tras un desenlace épico. Impotente ante la solidez y agresividad de Carreño, que se mostró muy eficaz al servicio, el tenista serbio estrelló una raqueta contra el poste de la red y lanzó otra a las gradas. El laurel olímpico se hizo esperar. Con 5-3 y servicio, Carreño tuvo que recurrir a varios puntos directos y recuperar su mejor versión hasta la sexta bola de partido.

Carreño sumó, así, la decimotercera medalla para el tenis español en los Juegos Olímpicos. Desde que el deporte regresó al programa olímpico, en Seúl 1988, la 'Armada' ha conseguido dos oros —los de Rafa Nadal en Pekín 2008 y el de Nadal y Marc López en dobles en Río de Janeiro 2016—, siete platas y cuatro bronces. Hay otros tres medallistas que no contabilizan como tal, puesto que el tenis era considerado una exhibición en su época. Es el caso del oro logrado por Manolo Santana en México 1968; así como las platas de Manuel Orantes y del propio Santana con Juan Gisbert en dobles.

Ray Zapata - plata en gimnasia artística (suelo)

Otra medalla que también sabe a oro es la plata del gimnasta Rayderley Zapata (Santo Domingo, República Dominicana, 1993), que consiguió la misma puntuación en la final de suelo de gimnasia artística que el ganador, el israelí Artem Dolgoypat, pero este realizó un ejercicio de mayor dificultad (6.6 frente a 6.5). Ray no hizo su ejercicio más arriesgado, el 'Zapata II', sino que optó por una versión más segura y clavó todos sus saltos. Salió el segundo y se quedó en cabeza tras su ejercicio. Acto seguido, fue el turno de Dolgoypat, cuya ejecución fue catalogada por los jueces con idénticos guarismos. Se hizo con el primer puesto porque eligió una dificultad superior, aunque apenas fuese una décima. Ninguno de los cuatro gimnastas que quedaban pudo superarles.

La presea de Zapata, cuya reciente paternidad le había dado el plus que necesitaba para asaltar el podio olímpico, se añade al palmarés que inauguró Gervasio Deferr hace 21 años. Deferr logró tres metales entre Sidney 2000 y Pekín 2008 (doble oro y plata en suelo). A estas, se suma el bronce que consiguió Patricia Moreno en el ejercicio de suelo de Atenas 2004.

Ana Peleteiro - bronce en triple salto

Ana Peleteiro (Riveira, A Coruña, 1995) ha traído la séptima medalla para España en la cita olímpica, la primera en atletismo. El oro en la final de triple salto tenía nombre antes de que empezara la prueba: Yulimar Rojas. Y la saltadora venezolana no se conformó con cumplir los pronósticos, sino que además rompió el récord del mundo con su salto de 15,67 metros. La plata, que fue a parar a la portuguesa Patricia Mamona, también estuvo muy cara, pues la atleta lusa dejó su marca en 15,01 metros.

Peleteiro saltó mejor que nunca para hacerse con el bronce. En la noche japonesa (mañana española) del domingo, consiguió dos récords de España sucesivos, al llegar a los 14,77 metros, primero; y a los 14,87, después. De esta manera, se convierte en la tercera mujer española que conquista una medalla en atletismo en los Juegos Olímpicos, después del bronce de María Vasco en 20 km marcha en Sydney 2000 y el oro de Ruth Beitia en salto de altura en Río 2016.

Teresa Portela - plata en piragüismo (K1 200)

A la sexta fue la vencida. 21 años después de su debut olímpico en Sídney 2000, la palista Teresa Portela (Cangas de Morrazo, Pontevedra, 1982) ha logrado la guinda a su carrera con su primera medalla en unos Juegos, una plata en la final de K1 200. Salió como un tiro desde la calle nueve y firmó unos sobresalientes 100 metros. A medida que la prueba avanzaba, perdió fuelle, hasta el punto de ver peligrar sus opciones, pero supo repunerse en los últimos 50 metros, donde superó a la la danesa Emma Aastrand por un suspiro. Sólo le superó la neozelandesa Lisa Carrington.

Portela es la deportista española con más participaciones olímpicas, por encima de la tenista Arantxa Sánchez Vicario y la nadadora María Pelaez. Antes de esta cita, ya hab´ñia conseguido dos oros, cuatro platas y cinco bronces europeos en K1 200, K4 200 y K2 200; además de dos oros, seis platas y siete bronces mundiales en la categoría de K1 200. Lo único que le faltaba a su palmarés era una medalla olímpica y Tokio ha roto la maldición.

Joan Cardona - bronce en vela (clase Finn)

La vela es el deporte que más alegrías ha traído a la delegación española en la historia de los Juegos Olímpicos. En Río, los regatistas nacionales se fueron de vacío, pero en Tokio no será así. El primero en estrenar el casillero ha sido Joan Cardona (Mahón, Menora, 1998), que ha conseguido el bronce en la clase Finn tras concluir sexto la Medal Race, lo que le valió para mantener el tercer puesto con el que accedió a la final. El británico Giles Scott se proclamó campeón olímpico, al aguantar el liderato con un cuarto puesto, mientras que la plata fue para el húngaro Zsombor Berecz, que fue primero en la regata definitiva.

El balear es subcampeón del mundo en la clase Finn, que desaparecerá del programa olímpico en París 2024. La particularidad de esta clase es que es la más pesada, puesto que los barcos pesan más de 115 kilos sin el mástil. Ello hace que las regatas sean mucho más apretadas. Si Cardona quiere tener opciones dentro de tres años, deberá plantearse bajar al peso necesario para participar con otro braco.

Jordi Xammar y Nico Rodríguez - bronce en vela (470)

Con 21 metales, la clase 470 es la que más ha sumado al medallero español, pero desde la plata de Natalia Vía Dufresne y Sandra Azón en Atenas 2004 no se conseguía una medalla en esta categoría. Jordi Xammar (Barcelona, 1993) y Nico Rodríguez (Vigo, 1991) han devuelto la gloria perdida con un bronce tras quedar quintos en la 'medal race'. Los españoles salieron desde la tercera posición, a cuatro puntos de los segundos, los suecos Anton Dahlberg y Fredrik Bergstrom, que lograron la plata. Aunque las medallas estaban prácticamente aseguradas, Xammar y Rodríguez no se confiaron tras ver lo que le ocurrió a sus compañeros Diego Botín y Iago López, que partieron del mismo puesto y se quedaron sin premio.

Xammar fue duodécimo en Río con el también barcelonés Joan Herp como tripulante. El tándem con Rodríguez lo formó después de aquellos Juegos y funcionó tan bien que fueron subcampeones del mundo en 2019. "La medalla me sabe a gloria, al trabajo bien hecho. Al final se ha sufrido, pero los sueños se hacen realidad", ha celebrado Rodríguez tras la regata.

Sandra Sánchez - oro en kárate (katas)

Era la gran favorita y no ha decepcionado. Sandra Sánchez (Talavera de la Reina, 1981) se ha impuesto en la final de kárate en la modalidad de kata a la japonesa Kiyou Shimizu, con una puntuación de 28,06 frente a los 27,88 de su rival. Sánchez y Shimizu, número uno y dos del mundo, respectivamente, repitieron en el Nippon Budokan de la capital japonesa la final del último campeonato del mundo, que se celebró en 2018 en Madrid y acabó con el mismo resultado, y que se ha repetido decenas de veces. Esta vez la karateca nipona se mostró más peligrosa que nunca, pero el jurado no se decantó por la anfitriona.

Kururunfa', 'Suparinpei' y 'Papuren' fueron los tres katas presentados por la talaverana en las rondas iniciales. Con los dos primeros entró en la lucha por las medallas; con el tercero se aseguró la final. Para el enfrentamiento definitivo se guardó su mejor kata, 'Chatanyara Kushanku'. La japonesa realizó el mismo, pero su ejecución fue peor, a ojo de los jueces. De esta manera, Sánchez hace historia al convertirse en la primera campeona olímpica de la historia del kárate, que se ha estrenado en los Juegos de Tokio y, de hecho, no estará en los de París. Las dos medallas de bronce las ganaron la italiana Viviana Bottaro y la hongkonesa Lau Mo Sheung Grace.

Alberto Ginés - oro en escalada deportiva

Con tan solo 18 años, Alberto Ginés (Cáceres, 2002) ha hecho historia al llevarse la primera medalla de oro en escalada deportiva. Aunque no ha obtenido la mejor puntuación en las tres modalidades, ya que ha quedado en el cuarto puesto en dificultad, su especialidad, ha sido primero en la modalidad de velocidad, lo que ha facilitado su primera plaza en el podio. Su medalla era la duodécima de la delegación española, la tercera de oro.

Damián Quintero - plata en kárate (katas)

Tras el oro de su compañera Sandra Sánchez, eras muchas las expectativas puestas en el karateca. El atleta Damián Qunitero (Buenos Aires, 1984), que ha competido contra el japonés Ryo Kiyuna en la final de kata, ya es considerado como uno de los dos mejores karatecas de la historia. No figuraba como uno de los favoritos, pero se hizo rápidamente con las rondas de eliminación y la de clasificación. El karateca, nacido en Buenos Aires (Argentina), pero afincado en Málaga, suma a su titulación como ingeniero aeronáutico una medalla de plata que engrosa el medallero español. Sin emabrgo, su puntuación final (27.66) no ha bastado para derrotar a su imparable competidor local (28.72), que se ha llevado el oro.

Craviotto, Walz, Arévalo y Germade - plata en K4 500

Desde los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, con la irrupción de David Cal, el piragüismo español ha ganado 15 medallas olímpicas. La última, la plata conseguida este sábado por el K4 500 formado por Saúl Craviotto, Marcus Walz, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade, tras ceder en los últimos 100 metros ante Alemania, la otra embarcación favorita para hacerse con el oro en la capital japonesa. Es la tercera medalla del piragüismo español en estos Juegos, tras las platas de Maialen Chourraut y Teresa Portela unos días antes. Además, esta es el quinto metal olímpico para Saúl Craviotto, que se convierte junto a Cal en el español con más medallas en la historia de los Juegos Olímpicos.

Selección femenina de waterpolo - plata

El sábado 7 de agosto, en el Centro Acuático de Tatsumi, las ‘Guerreras del Agua’ volvieron a quedarse sin el oro frente a la selección norteamericana, como hace nueve años. En Londres 2012, España conquistó la plata olímpica, también en una final contra Estados Unidos y tras haber superado a Hungría en semifinales, aunque el resultado aquella vez fue menos doloroso, un 5-8. La de Tokio ha sido una final muy dura, y es que, tras haber completado un campeonato fabuloso, primeras de su grupo, las españolas no pudieron hacer frente a la potencia norteamericana y sucumbieron por un contundente 5-14. Aún así, suman una medalla más para la delegación española, que consigue así su decimoquinta presea.

Los 'Hispanos' - bronce en balonmano

La selección masculina de balonmano se hizo con la medalla de bronce en un agónico partido contra Egipto que se le complicó en la segunda parte. Los llamados 'Hispanos' se cuelan casi siempre entre los mejores equipos de Europa (doble campeón en 2018 y 2020) y del mundo (bronce en 2021), pero estos Juegos Olímpicos suponen el último baile de una generación dorada que pone un broche que, aunque de bronce, tiene tintes dorados por la gran trayectoria de esta selección.

Selección masculina de fútbol - plata

La selección española de fútbol se colgó la medalla de plata en la final olímpica que le enfrentó con Brasil. El partido se fue a la prórroga gracias a los goles de Cunha para los brasileños y de Oyarzabal para los españoles. Ya en ella, el ex azulgrana Malcom gano a Jesús Vallejo un balón largo y decantó la balanza para la ‘Canarinha’. Así, España no ha podido repetir el oro conseguido en Barcelona 1992 y suma la decimoséptima presea para el medallero de estos Juegos Olímpicos de Tokio.

Juegos Olímpicos
El redactor recomienda