"Leña al moro": Mohamed Katir, Hermann Tertsch y los nuevos españoles
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO 2020

"Leña al moro": Mohamed Katir, Hermann Tertsch y los nuevos españoles

Katir, estrella emergente del deporte español en Tokio, acaba con el reinado de los apellidos castellanos en el mediofondo nacional. Historia de una integración con altibajos en la élite

placeholder Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.

Supongamos que usted se llama Fernando Aguado, Domínguez, Garrido, López, Muñoz, Ortiz, Padilla, Quesada. Es decir, de los Aguado, Domínguez, Garrido, López, Muñoz, Ortiz, Padilla, Quesada de toda la vida.

Si tener ocho apellidos castellanos fuera requisito imprescindible para competir con España en las olimpiadas, nuestra representación en Tokio sería más pequeña que la de las Islas Caimán. Pero por pedir que no quede: tras perder hace unos días el récord de España de los 3.000 metros a manos de Mohamed Katir, el exfondista Isaac Viciosa dijo que preferiría que se lo hubiera quitado alguien con apellidos castellanos. Para rematar, y dando muestras de estar picado por haber perdido el récord, Viciosa acusó a Katir (sin pruebas) de correr dopado: "Es un atleta que pongo en cuarentena y quiero dejar unos meses para que transcurra todo, que certifique esas marcas en los Juegos Olímpicos y se confirme que está completamente limpio".

Katir, de 23 años, respondió en sus redes sociales reivindicando sus orígenes: "Para quien no sepa de quién es mi apellido, es de un gran señor de origen marroquí, mi gran motivación y un ejemplo a seguir: mi abuelo Mailud Katir. Este señor ha tenido que trabajar duro desde los cinco años, ha sufrido en la vida por temas de la guerra. Ya podéis juntar a toda la vieja escuela que no hay comparación con este señor. Es un honor llevar tu apellido, abuelo. Solo es el comienzo".

"No era una expresión racista, sino de uso común. Ahora no se nos ocurriría hacer una portada así", decía un periodista de 'Marca'

Tras el revuelo causado por sus palabras, tachadas de racistas, Viciosa matizó en un comunicado en el que pidió "perdón sincero" a Katir y destacó la capacidad "integradora" del atletismo.

El padre de Mohamed Katir llegó en patera en los 90, en la primera ola, cuando el porcentaje de inmigrantes en España era del 1% (ahora es del 11%). Mohamed Katir llegó a España más tarde, cuando tenía cinco años (2003), está afincado en Mula (Murcia), consiguió la nacionalidad en diciembre de 2019 y es el mayor fenómeno del atletismo español en muchos años: en pocas semanas ha batido los récords de España de 1.500, 3.000 y 5.000 metros, prueba en la que debutará este martes en Tokio 2020.

Foto: Mo Katir, en la Diamond League. (Reuters)

En 2019, cuando solo era una promesa incierta y luchaba por ser nacionalizado, Katir fue entrevistado en ‘La Opinión de Murcia’:

¿Por qué no le dan la nacionalidad?

Llevo pidiéndola desde hace tres años. Lo solicité por la carta de naturaleza, que es casi imposible conseguirla salvo que sea el número uno del mundo, y hace un año ya la pedí por residencia aquí.

¿Sus padres están nacionalizados?

No, ellos no tienen el pasaporte español.

Foto: Imagen: EC Diseño.

¿Se ha planteado competir por Marruecos?

No, por Marruecos no lo voy a hacer.

¿Por qué?

Porque donde me he criado, estudiado y estoy haciendo toda mi vida aquí, en España, no en Marruecos. Yo de mi país solo sé que viven mis abuelos y aquí es donde se ha forjado mi carrera como atleta. Quiero participar como español, solo como español.

Foto: A la izquierda, Barshim y Tamberi se abrazan tras repartirse los oros; a la derecha, Jim Thorpe, ganador del oro en pentatlón y decatlón que también compartió sus preseas

Entonces se considera español y muleño.

Cien por cien, soy español y de Mula.

Moro, plata y bronce

A falta de pista de atletismo, Katir entrenaba esos años en un "descampado de tierra" en Mula. Tras profesionalizarse y empezar a entrenar en serio, se ha convertido en el gran cohete del atletismo español.

Isaac Viciosa fue sexto en los 3.000 metros en las Olimpiadas de Atlanta 96. Dos años después, batió el récord de España (y de Europa) de esa prueba (que ahora ha perdido). Eran años dorados para el mediofondo español. Viciosa participó en los campeonatos del Mundo de Atenas 97, con media España pendiente del 1.500, duelo entre el marroquí Hicham El Guerrouj, Fermín Cacho y Reyes Estévez, ilustrado en dos portadas de 'Marca' que son leyenda incómoda de los años 90...

placeholder Portada del 'Marca'.
Portada del 'Marca'.

Portada previa a la carrera: LEÑA AL MORO (con una foto de Cacho y Estévez en la Acrópolis).

Portada posterior a la carrera: "Moro, plata y bronce"… para El Guerrouj, Cacho y Estévez.

¿Racismo o humor costumbrista noventero? La Embajada de Marruecos llamó al 'Marca' para pedir explicaciones por el "leña al moro". "Se mostraron críticos, pero también comprensivos. Les explicamos que era el clásico juego de palabras de ‘Marca’. No era una expresión racista, sino de uso común, el moros y cristianos de siempre. Ahora no se nos ocurriría hacer una portada así ni en broma, pero el contexto entonces era otro", según un periodista de ‘Marca’ que participó en la elaboración de las portadas.

Otro contexto. Uno en el que los apellidos dominantes del mediofondo español eran González, Abascal, Cacho, Estévez y Viciosa, no Katir, que cuando el 'Marca' pidió "leña al moro" aún no había nacido.

La portada de 'Marca' causó más risitas y asombro que escándalo y rasgada de vestiduras en 1997. Realmente la única persona de España que se escandalizó de verdad, en público, e hizo un análisis razonado e indignado más propio de 2021 que de 1997 fue… Hermann Tertsch.

Es posible que los 'millennials' conozcan a Tertsch por su furor tuitero, por su inclinación a la derecha o por ser eurodiputado de Vox, pero en 1997 era uno de los periodistas más prestigiosos de 'El País', donde escribió el artículo más agresivo contra el "leña al moro" de 'Marca':

"Soy 100% español y de Mula"

1) "Lo que no parece legítimo y es zafio, grotesco y peligroso es instigar a despreciar y a odiar al contrario. Y son intolerables los llamamientos que implican violencia aunque sea en forma de metáforas de supuesto ingenio. 'Leña al moro' rezaba el gran titular de portada de 'Marca'... ante la carrera de 1.500 metros en la que los nuestros, Fermín Cacho y Reyes Estévez, iban a disputar el campeonato del mundo a los otros, dos magrebíes además, moros e infieles, El Guerrouj de Marruecos y Morcelli de Argelia. 'Leña al moro'. Autor o autores de este disparate deben haberse sentido inmensamente ingeniosos. El entusiasmo ante semejante hallazgo para arengar a la clientela patria no les habrá dejado ver que es un titular perfectamente asumible por cualquier revista neonazi prohibida por agitación e incitación al odio racial. Y les habrá impedido recordar que hace tan solo unas semanas moría en Madrid un moro, un marroquí, Mourad El Abiline, de 19 años, porque un ex guardia civil le daba leña... con su pistola".

2) "Se dirá que exageramos. ¡Qué tendrá que ver una cosa con la otra! También gritan 'muerte al negro' o 'mono, vete a África' esos grupos de grandes chicos que, según sus respectivas directivas, son los Boixos, el Frente Atlético o Ultrasur. Con las almas sensibles que mandan en el fútbol de este país, la tropa de a pie, la vanguardia entusiasta, no puede ser un club de lírica. Y sus gritos son también gracietas inocentes, como el titular. Al fin y al cabo, todavía no han ahorcado ni metido en una jaula a Roberto Carlos o a Giovanni. Y también son un chiste las esvásticas en los estadios y las porras y las navajas y los puños de acero. Hasta que a alguno se le va la mano. En Majadahonda, en el Four Roses, en Fuenlabrada o en la calle Barquillo. Al son de gracietas y chascarrillos", zanjó Tertsch en su columna.

En efecto, la vida da muchas vueltas. 'Marca' hacía titulares en 1997 que no haría ahora. Tertsch tenía opiniones en 1997 que no tendría ahora. Y los nuevos españoles de referencia no se llaman José Luis González o Isaac Viciosa, sino Mohamed Katir, que, si hace buenas olimpiadas, quizá consiga que hablemos pronto de "los Katir de toda la vida". Del leña al moro al viva el moro.

Juegos Olímpicos de Tokio 2020 Racismo Atletismo Juegos Olímpicos
El redactor recomienda