El épico gol de Pau Quemada en los Juegos: de la "cagamos" a que "venga el que quiera"
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
el líder de los redsticks

El épico gol de Pau Quemada en los Juegos: de la "cagamos" a que "venga el que quiera"

Pau Quemada hizo el milagro de clasificar a España en el durísimo partido contra Australia, la campeona de Oceanía y una de las grandes favoritas para llevarse el oro en estos Juegos

placeholder Foto: Pau Quemada en una acción en el partido contra Australia. (Getty)
Pau Quemada en una acción en el partido contra Australia. (Getty)

Tensión, nervios, angustia y al final un triunfo épico gracias a un gol en el último minuto de Pau Quemada. El hockey hierba español hace historia en Tokio. Así saben muchísimo mejor las victorias y, si encima sirven para conseguir el pase a los cuartos de final en unos Juegos Olímpicos, es para estar orgullosos. La Selección española de hockey hierba, los RedSticks, están entre los ocho mejores del torneo tras el empate (1-1) contra Australia en el último suspiro del partido con un gol de penalti-córner del veterano Pau Quemada (37 años). Es uno de los héroes españoles en lo que llevamos de Juegos. Un deportista guerrero, carismático y un líder.

Pau Quemada hizo el milagro de clasificar a España en el durísimo partido disputado en el estadio de OI. Enfrente estaba Australia, la campeona de Oceanía y una de las grandes favoritas para llevarse el oro en estos Juegos. El partido empezó de la peor manera. Con un retraso de una hora por las fuertes lluvias y después con un gol de los australianos en el minuto 18. A los nervios se podía añadir la excitación de un equipo español que necesitaba reaccionar tras un mal inicio de torneo. España tiró de épica, de una buena defensa y el liderazgo de Pau Quemada para marcar el gol del empate, a 48 segundos para el final, que sabe a gloria.

Es el gol con el que estalló la rabia y que sirvió para poner en valor lo importante que es tener en un equipo a un competidor nato como es Pau Quemada. Un deportista de raza, que hace piña, que no se rinde y contagia. Uno de estos profesionales que tiran del equipo cuando está en un bache o atraviesa momentos complicados. Si la Selección española de baloncesto tiene su propio líder en Ricky Rubio, en la de hockey hierba se agiganta la figura de Pau Quemada.

Un líder y carismático

Es ese tipo de deportista de perfil alto que hace las funciones de capitán para mandar dentro y fuera a un grupo. El logroñés tiene un gen competitivo extraordinario y una manera de decir las cosas que llegan por su impacto y la energía con la que transmite un mensaje autocrítico y ganador.

La Selección española de hockey hierba empezó mal los Juegos con un solo punto de nueve posibles. La derrota contra la India (0-3) hizo daño. Dejó tocado al grupo y con dificultades para lograr el pase a los cuartos de final. Pau Quemada alzó la voz. No se dio por derrotado. Puso las cosas claras, con unas declaraciones contundentes que han tenido su efecto. “Hoy la cagamos, ayer la cagamos. Hemos mandado todo a tomar por saco. Cada día vamos gastando balas. Hemos llegado bien a los Juegos, pero no estamos siendo prácticos. Hay mucho que aprender y no queda otra que mirar para delante”, fueron sus declaraciones en la Cope. Llegaron a todos sus compañeros y a un seleccionador, Fred Soyez, que también pedía jugar con más pundonor, concentración, intensidad e inteligencia.

El grupo se unió tras la dolorosa derrota contra la India y el mal inicio del torneo. Llegaba la gran cita. La ‘final’ contra la todopoderosa Australia en el último partido de la fase de grupos. Hacía falta un punto y se ha conseguido de la manera más épica gracias al hombre que tiene alma, carácter y mucho talento. “Para los que pensaban que nos íbamos a casa, de aquí no nos echan hasta que nos metan en el avión. Giramos la tortilla. Sabíamos que no sería fácil, pero cuando las cosas fluyen, salen. Un día más en la oficina. Ahora hay que disfrutar de cada minuto. Que venga quien quiera, que nosotros estamos preparados. Lo hemos demostrado y ahora borrón y cuenta nueva”, son las palabras, en Cope, de Pau Quemada, el corazón de los RedSticks.

Da una de las mejores alegrías a la delegación española en los Juegos por la manera en la que ha demostrado que hay espíritu para seguir soñando por la medalla. La Selección de hockey hierba se une al rendimiento que están dando otros equipos como el fútbol, baloncesto masculino y femenino y el balonmano (pese a la derrota de este viernes con Francia). En hockey hierba hay tela que cortar porque demuestra tener raza, no bajar los brazos y plantarle cara a una selección tan potente como Australia.

Foto: Novak Djokovic grita tras ganar un partido en los Juegos Olímpicos de Tokio. (EFE)

Este éxito también es parte de un seleccionador, Fred Soyez, que ha sabido enchufar a los jugadores y mantener la concentración en los momentos de debilidad. “Les he dicho a los jugadores que iba a ser un partido para recordar, que jugaran con pasión, que llevamos cinco años trabajando para esto, que disfrutaran y jugaran con corazón. Terminar el partido así, sabe mejor. Ahora estamos donde queríamos estar. Vamos a por todas”, es el mensaje de un eufórico seleccionador en un día histórico para el hockey hierba español.

Juegos Olímpicos
El redactor recomienda