Al recital de Ricky Rubio se suma Pau Gasol: España alcanza los cuartos en Tokio (81-71)
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
gana a una competitiva argentina

Al recital de Ricky Rubio se suma Pau Gasol: España alcanza los cuartos en Tokio (81-71)

España se clasifica para los cuartos de final tras ganar a Argentina con otra exhibición de Ricky Rubio. Apareció Pau Gasol para dominar los dos aros

placeholder Foto: Ricky Rubio entra a canasta ante la oposición de Campazzo. (EFE)
Ricky Rubio entra a canasta ante la oposición de Campazzo. (EFE)

La superioridad de España en baloncesto depende en gran medida de lo que aporte Ricky Rubio (26 puntos es su anotación contra los argentinos). Es el jugador más determinante del equipo de Sergio Scariolo. Lleva dos exhibiciones en los Juegos Olímpicos. Contra Japón dio un recital y en la victoria contra Argentina volvió a ser decisivo para enchufar al equipo en el partido. España ya está en los cuartos de final. Fue un combate entre Ricky Rubio y Laprovittola. En el fascinante mano a mano salió vencedor el español. Fue el mejor, más completo, pero hay que destacar la aparición de Pau Gasol en el último cuarto dominando los aros.

El inicio del partido de los de Scariolo fue pobre. Enfrente estaba una Argentina herida, dolida por la paliza que le dio la Eslovenia de Luka Doncic en el debut olímpico y salió a la cancha con orgullo y agresividad. España fue a verlas venir y con esta actitud es difícil mantener el pulso competitivo. La defensa asfixiante, el acierto en el tiro de Laprovittola, la velocidad de Campazzo, la energía de los argentinos, en definitiva, arrollaron a los españoles en un primer cuarto que acabó con 20-25. Cinco puntos abajo que ponía en problemas a los de Scariolo. En España solo compareció Ricky Rubio. El base mantuvo el tipo, con triples evitó la sangría y, cuando se fue de la cancha, por un golpe en la cara, nadie cogió el relevo.

Foto: Novak Djokovic grita tras ganar un partido en los Juegos Olímpicos de Tokio. (EFE)

Del primer cuarto salió mal parada la España de Scariolo. No hizo daño en el juego interior con un desaparecido Marc Gasol. Se jugó a lo que quiso, principalmente, Laprovittola. El nuevo jugador del Barcelona enchufó al equipo, le metió una velocidad superior al juego, atrevimiento y con la defensa fuerte del resto quedó desactivada España.

Laprovittola, enchufado

Es preocupante pensar que esta España tiene una excesiva dependencia de Ricky Rubio. El de Minnesota ya fue determinante en el primer partido contra Japón, pero sin él en la cancha el juego colectivo se resiente. Dieron el paso dos jugadores que no deben estar a la sombra. Tanto Llull como Sergio Rodríguez activaron y subieron el nivel en el inicio del segundo cuarto. Buenas noticias para Scariolo, que encontró en el banquillo las soluciones para minimizar el vendaval argentino. Empezó la reacción española con Llull, el Chacho, la salida de un Pau Gasol que está en la reserva, pero que le pone carácter. Se agrandó Willy Hernangómez. Regresó Ricky y compareció Rudy Fernández, con un triple a tabla, para darle la vuelta al partido. España dejó en solo nueve puntos a los argentinos y se fue al descanso con un 40-34.

El partido estaba abierto. Ni uno ni otro era capaz de darle continuidad ni contundencia a sus acciones ofensivas y defensivas. Pasó a ser un duelo entre Ricky Rubio y Laprovittola. Los dos marcaron el paso, tiraban del resto, asumían las responsabilidades. A España le costó frenar a Laprovittola. Argentina sufrió la pesadilla de Ricky, que dejó una de las mejores acciones con un robo, tras fallo de Willy Hernández, para finalizar con un triple. Ricky iba ya por los 21 puntos a falta de poco más de dos minutos para el final del tercer cuarto. Lo hacía todo. De tres, entrando con agresividad, manejando el partido… Ricky estaba en modo apisonadora. A Laprovittola le fallaba la muñeca desde el tiro libre. Seguía faltando algo más de Marc Gasol. No tenía impacto en el juego. Sí lo encontró con una canasta de Sergio Llull para poner a España con 11 puntos de ventaja.

placeholder Pau Gasol machaca el aro. (EFE)
Pau Gasol machaca el aro. (EFE)

Con 61-53 finalizó el tercer cuarto y, de nuevo, con la impresión de que España cometía demasiados errores y le faltaba más concentración. Tuvo su momento para despegarse, pero perdonaba y metía a los argentinos en el partido a falta del último cuarto. No era fácil. Es Argentina, saben competir. El tramo final del encuentro estaba en los 21 puntos de Ricky contra los 20 de Laprovittola. Todo en sus manos. Y en las de Pau Gasol, que se animó y puso la mayor ventaja (14 puntos de ventaja) a falta de ocho minutos. Buena noticia para España. Sin Ricky, que también tiene que descansar y entrar en las rotaciones, apareció Pau Gasol. Dominante en los dos aros. Bien acompañado por Claver. El valenciano resultó decisivo por dentro y desde fuera con un triple para poner el 72-58.

Argentina no se rindió, pero se le empezó a hacer largo un partido nada vistoso y muy peleado. España fue de menos a más, en un día irregular y en el que queda constancia de la fiabilidad que tienen los de Scariolo por la cantidad de buenos jugadores y el liderazgo de Ricky Rubio que llevó a España a la victoria (81-71). Imparable. Eslovenia es el próximo rival en el partido que disputan el próximo domingo.

Juegos Olímpicos Pau Gasol
El redactor recomienda