La falta de pólvora hace que España sufra más de lo debido para pasar a cuartos
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
ESPAÑA - ARGENTINA

La falta de pólvora hace que España sufra más de lo debido para pasar a cuartos

La selección nacional se medirá en cuartos a Costa de Marfil tras sufrir más de lo esperado ante una Argentina que marcó en su único disparo entre los tres palos

placeholder Foto: España sufrió para alcanzar los cuartos de final. (Reuters)
España sufrió para alcanzar los cuartos de final. (Reuters)

España ya está en cuartos de final del torneo masculino de fútbol a pesar del tropiezo frente a Argentina (1-1) en un partido muy trabajado y sufrido en el que la selección volvió a mostrar carencias en ataque que pudieron complicar su supervivencia en el torneo. Mikel Merino adelantó al combinado nacional en el minuto 66, pero un tanto de Tomás Belmonte en el 87 llevó los nervios al equipo en el tramo final, en un partido en el que fue muy superior pero sigue atascado de cara al gol.

Tras el tropiezo inicial contra Egipto (0-0) y la victoria por la mínima ante Australia (1-0), el partido contra Argentina era fundamental para firmar el pase a cuartos de final. Mostrando gran confianza y madurez, España supo llevar el partido a su terreno hasta conseguir superar la meta de Conan Ledesma, pero Argentina metió el miedo en el cuerpo en el tramo final con el empate, volviendo a hacer que España sufriera hasta que el final, pues otro gol clasificaba a la albiceleste y nos dejaba fuera.

Será el próximo sábado 31 cuando nos enfrentaremos a Costa de Marfil -que dejó en la cuneta a la subcampeona Alemania- en busca de las semifinales. A pesar de la clasificación, España deja un sabor agridulce por sus claros problemas de cara al gol. Dos tantos en tres partidos y solo una victoria confirman que, a pesar de ser un conjunto sólido y con gran calidad, seguimos con la pólvora mojada para el nivel de jugadores que tiene la Selección en la cita olímpica.

Foto: Se apaga la llama del pebetero. (Reuters)

Durante los primeros cuarenta y cinco minutos, España siguió el guion de los últimos partidos. Mucho dominio, control total del balón, pero con escasas oportunidades de gol. El esférico fue propiedad absoluta del equipo entrenado por Luis de la Fuente, pero no terminaba de encontra la meta de Conan Ledesma. Argentina, hien pertrechada en defensa y buscando la velocidad para sorprender a España, vivía tranquila apostada cerca de su área, esperando su oportunidad.

El planteamiento era claro: España quería el balón a la espera de que apareciera algún hueco en la zaga albiceleste, mientras el combinado sudamericano quería robar y buscar una contra con la que ponerse por delante en el marcador. Y así fue: las mejores ocasiones de España llegaron tras dos subidas de Cucurella por la izquierda y dos remates de Oyarzábal que no encontraron portería; al mejor de Argentina, un disparo de Esequiel Barco a la contra que se estrelló contra el lateral de la red.

placeholder Marcelo Herrera despeja en presencia de Dani Olmo. (Reuters)
Marcelo Herrera despeja en presencia de Dani Olmo. (Reuters)

Como le está ocurriendo a la Selección a lo largo del torneo, la posesión es su sello de identidad, pero el camino del gol no está siendo sencillo. Demasiado lento, previsible y con poca aportación desde fuera del área, solo las subidas por banda de Cucurella, los escasos chispazos de Asensio y la calidad de Oyarzábal daban algo de miedo a la bien plantada zaga argentina, que de vez en cuando sacaba a relucir su dureza con el fin de intimidad al equipo español, más técnico y menos físico.

Así se llegó al descanso pero, tras la reanudación, España saltó al campo con otra cara. Mucho más profunda, más rápida y con intensidad, en solo cinco minutos generó dos clarísimas ocasiones de gol que no fue capaz de concretar: primero, una gran jugada de Oyarzábal que 'regaló' el gol a Dani Olmo pero que, con todo a favor, la mandó a las nubes; después, el propio jugador donostiarra que, tras una jugada en velocidad, también mandó el balón al cielo de Saitama.

placeholder Pedri, demasiado apagado durante el partido. (EFE)
Pedri, demasiado apagado durante el partido. (EFE)

La hora de la verdad

España había metido una marcha más y una nueva ocasión de Oyarzábal, bien salvada por el 'gaditano' Ledesma, dio lugar a que Argentina volviera a hacer gala de su agresividad sobre el césped, sumando tarjetas una tras otra. Con las lineas muy adelantadas, la Selección se lanzaba en busca de solventar su gran asignatura pendiente, el gol, pero seguía resistiéndose... hasta que apareció Mikel Merino para poner por delante España en el minuto 66 de partido.

España, en una rápida combinación en el área, llevó el balón hasta la banda derecha. Ahí apareció Marco Asensio, que puso un centro pasado que hizo bueno Dani Olmo, quien con una gran dejada acompañó el balón hasta el punto de penalti, donde llegó desde atrás Mikel Merino para superar a Ledesma y acabar con la resistencia argentina. España Se adelantaba en el marcador y acariciaba los cuartos de final. Acababa de romper el cerco rival y quería más.

placeholder Momento en el que Mikel Merino anota su gol. (EFE)
Momento en el que Mikel Merino anota su gol. (EFE)

Argentina sabía que debía lanzarse al ataque si no quería quedar eliminada y España tiró de madurez para solventar el partido. Ahora era el combinado nacional el que no arriesgaba y buscaba las contras para tratar de ampliar el marcador, siendo la ocasión más clara la de Marco Asensio en el 77 que, tras un gran disparo desde la frontal, salvó Ledesma con mucha fortuna. Pero la albiceleste no se iba a rendir e iba a poner en apuros a España tras un despiste.

Era el minuto 86, cuando Unai Simón tuvo que hacer una intervención magistral tras un mal despeje de Zubimendi que se colaba en nuestra portería. A la salida de ese córner, un fallo de marcaje permitía a Belmonte entrar solo en el área y cabecear con todo a favor. A pesar de que el meta tocó el balón, no pudo evitar el tanto: Argentina empataba y sabía que con otro gol se clasificaba; España, debía de defenderse si no quería verse con un problema cuando lo tenía todo a favor.

Los últimos minutos fueron algo agónicos, donde el combinado nacional era consciente de que otro tanto en contra nos mandaba a casa. A pesar de ello, España supo defenderse y salvar los muebles para clasificarse a cuartos, donde se medirá a Costa de Marfil. Pero el problema de la Selección volvió a ser claro: la falta de puntería sigue siendo nuestro gran 'debe'. Un partido que dominamos de principio a fin y que sufrimos hasta el pitido final. Ahora, llega la hora de la verdad.

Juegos Olímpicos de Tokio 2020 Selección española Argentina
El redactor recomienda