Por qué es tan importante el discurso de Tom Daley tras ganar el oro olímpico en Tokio
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
referentes lgtb en el deporte

Por qué es tan importante el discurso de Tom Daley tras ganar el oro olímpico en Tokio

Aunque cada vez hay más deportistas que hablan abiertamente de su orientación sexual, todavía queda mucho por hacer. Eso sí, cada vez hay más referentes LGTB en el deporte

placeholder Foto: Tom Daley, oro olímpico en salto de trampolín en Tokio 2020. (EFE)
Tom Daley, oro olímpico en salto de trampolín en Tokio 2020. (EFE)

Medalla oro en el Europeo de Natación de 2008, bronce en Londres 2012 y Río 2016 y ahora, junto a Matty Lee, medalla de oro en Tokio 2020. Reino Unido tiene en su delegación de los Juegos Olímpicos varias joyas, y Thomas Daley es una de ellas. Saltador de trampolín, especializado en diez metros y, desde los 19 años, un referente 'fuera del armario' dentro del deporte internacional. Este lunes, ha recordado que además de ser un deportista de diez, es un modelo para muchas personas. Junto a Matty Lee consiguió el oro en trampolín de diez metros sincronizado de los saltos de los Juegos Olímpicos de Tokio, por delante los chinos Cao Yuan y Chen Aisen y los rusos Aleksandar Bondar y Viktor Minibaev.

Daley y Lee tomaron el mando de la final a partir del cuarto salto y se colgaron el oro con una puntuación de 471.81 por los 470.58 de los actuales campeones del mundo, mientras que los poseedores del bronce se quedaron muy lejos (439.92). "Espero que cualquier joven LGTB pueda ver que, por muy solo que te sientas, no estás solo y puedes conseguir lo que quieras", dijo, en la rueda de prensa tras conseguir el metal. "Me siento increíblemente orgulloso de decir que soy gay y también campeón olímpico. Cuando era más joven pensé que nunca lograría nada por ser quien era. Ser un campeón olímpico ahora demuestra que se puede lograr cualquier cosa", añadió.

Daley no dudó en hablar, con bastante claridad, acerca de las presiones a las que ha tenido que hacer frente a lo largo de su vida bajo la mirada pública. "Hablando de deportistas, hay más atletas abiertamente gais en estos Juegos Olímpicos que en otros anteriores —en Pekín solo diez atletas reconocían ser homosexuales—. Salí del armario en 2013 y cuando era más joven siempre sentí que estaba solo, que era diferente y que no encajaba. Había algo en mí que me decía que no iba a ser tan bueno como la sociedad quería que fuera. Ahora espero que cualquier joven LGTB pueda ver que, por muy solo que te sientas, no estás solo y puedes conseguir lo que quieras", afirmó.

Victoria frente a China y Rusia

Su discurso tiene mucho más significado si se tiene en cuenta su victoria sobre los compañeros de China y Rusia, dos países en los que la homosexualidad está absolutamente vetada. Después de que Taiwán llevara al Parlamento un proyecto de ley para legalizar las uniones entre personas del mismo sexo, Pekín dejó clara su postura, que no ha cambiado en los últimos años, de que las relaciones entre homosexuales no se ajustan a la "condición nacional" ni tampoco a las "tradiciones históricas y culturales". Algo similar ocurre en Rusia, donde el Kremlin subraya que mientras Vladímir Putin siga al mando del Gobierno, las familias rusas seguirán formadas por mamás y papás; no solo esto, sino que durante el Mundial de Rusia de 2018 la ONG FARE se vio obligada a enviar una guía sobre cómo actuar en Rusia si se era homosexual o miembro de una minoría étnica, dado que el país no da la bienvenida a este tipo de personas.

"Tienes una gran familia, la que has elegido, que te está apoyando y creo que es una de esas cosas que me lleva a decir que estoy increíblemente orgulloso de decir que soy un hombre gay y también campeón olímpico", añadió. Ante los gestos de apoyo de su compañero de trampolín, Daley pudo reconocer lo "empoderado" que se siente en este momento, y no es de extrañar, teniendo en cuenta el importante impacto que pueden tener las palabras de un deportista de élite que reconoce abiertamente su homosexualidad. Apenas unos días antes de que arrancaran los Juegos de Tokio, Carl Nassib salió públicamente del armario, convirtiéndose en el primer jugador en activo de la Liga Nacional de Fútbol americano (NFL) que se declaraba públicamente gay.

El género heterosexual tiene una clara función de poder y control social en la institución deportiva

Según un artículo publicado por David Moscosso, profesor de Sociología en la Universidad de Córdoba, y Joaquín Piedra de la Cuadra, profesor en el departamento de Educación Física y Deporte de la Universidad de Sevilla, "el género heterosexual desempeña una clara función de poder y control social en la institución deportiva, tratando de disuadir de su participación a quienes desvelen sospechas de cualquier orientación que rompa con la hegemónica natural heterosexual". La importancia de discursos como los de Tom Daley reside en la apreciación de sus palabras, de sus actos y, en general, de su figura, como un referente para acabar con los "mecanismos de estigmatización o rechazo social" de todo lo que contradiga esta "idea de natural heterosexual", estigmas que, en palabras de Moscosso y Piedra de la Cuadra, son aspectos de la homofobia.

Otros casos de referentes, con historias oscuras

Lo cierto es que no hay muchos, pero cada vez se conocen más casos de deportistas de élite que hablan abiertamente de su orientación sexual. En los años noventa, el inglés Justin Fashanu fue el primer futbolista en confirmar su homosexualidad al público: con menos de 18 años ya había destacado sobremanera en las dos temporadas que pasó en el Norwich City, con 40 goles en 103 partidos, y se convirtió en el primer futbolista negro que alcazó el millón de libras en un traspaso. Sin embargo, Fashanu no vivió su 'salida del armario' como una liberación, sino como un calvario. El entrenador del Nottingham Forest, Brian Clouhg, lo expulsó nada más enterarse de su condición sexual. Apenas unos años más tarde, un estadounidense lo acusó de agresión sexual para acabar, el 2 de mayo de 1998, ahorcado a los 37 años en un garaje. En su nota de suicidio se lamentaba por haber sido señalado como culpable: "No quiero provocar más vergüenza a mis amigos y familia". Precisamente el caso de Fashanu fue el que dio nombre al Día contra la Homofobia en el Fútbol, que tiene lugar cada 19 de febrero.

placeholder Justin Fashanu, primer jugador de la Liga inglesa que se declaró gay. Se suicidó ocho años después y desde entonces se le recuerda cada 19 de febrero, día de su nacimiento, y jornada que se ha convertido en el Día Mundial contra la Homofobia en el Fútbol
Justin Fashanu, primer jugador de la Liga inglesa que se declaró gay. Se suicidó ocho años después y desde entonces se le recuerda cada 19 de febrero, día de su nacimiento, y jornada que se ha convertido en el Día Mundial contra la Homofobia en el Fútbol

El caso de Fashanu no es único, sino que hay "otros muchos deportistas gais" que sufrieron "ante la presión de entrenadores, deportistas y medios de comunicación". Moscosso y Piedra de la Cuadra recuerdan el caso del árbitro de fútbol gaditano Jesús Tomillero, "quien tras ser insultado y agredido físicamente en varias ocasiones, y después de continuas amenazas de muerte al hacer pública su condición homosexual, comenzó a ser escoltado por agentes policiales a los campos de fútbol (...) hasta que tomó la definitiva decisión de dejar de arbitrar". Ahora es presidente de Roja Directa LGTB, una asociación en defens de los Derechos Humanos y del colectivo LGTBI, organismo que recientemente ha tenido que interponer denuncia contra Vox Los Barrios (Cádiz) por un delito de odio, debido a las acusaciones de que Roja Directa "adoctrina" a niños y adolescentes.

Invisibilización del colectivo en el deporte

Cada vez son más las figuras que deciden revelar su homosexualidad con el objetivo de avanzar frente a los prejuicios aunque, en muchas ocasiones, se ven obligados a "demostrar mucha más ejemplaridad que otros deportistas, para que la opinión pública reconozca sus méritos", como fueron los casos de las tenistas Martina Navratilova y Billie Jean King, o el saltador Greg Louganis. Navratilova se ha convertido desde entonces en un icono lésbico, y en una gran activista en defensa de la igualdad sexual en el tenis: en 2015, tuvo que cuestionar al tenista ucraniano Sergiy Stakhovski por unas declaraciones en las que aseguraba que su hija jamás jugaría al tenis porque "la mitad de las jugadoras son lesbianas".

Foto: Tom Daley, tras lograr la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos en Londres (Reuters).

Moscosso y Piedra de la Cuadra no señalan únicamente a otros deportistas menos abiertos de mentalidad, sino que en algunas ocasiones el clima de "rechazo y persecución" llega a estar promovido o, al menos consentido, por las instituciones públicas: el Comité Olímpico Internacional (COI) no se libra en este punto. En 1982 nacieron en San Francisco (Estados Unidos) los primeros Gay Games, impulsados por el exdeportista olímpico Tom Waddell, y no tardaron en ser denunciados por el COI por el uso del término 'olímpico', de uso exclusivo para el Comité.

Tom Daley Juegos Olímpicos
El redactor recomienda