Fiasco en el triatlón: el favorito Mola fue décimo y España pierde una medalla 'segura'
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
MARIO MOLA TERMINÓ DÉCIMO

Fiasco en el triatlón: el favorito Mola fue décimo y España pierde una medalla 'segura'

La prueba se torció al inicio para los españoles, que no pudieron remontar en el ciclismo y perdieron el paso de los mejores en los 10 kilómetros de carrera

placeholder Foto:

Sonoro fiasco de la delegación española en los Juegos Olímpicos en la prueba de triatlón. Pese a que era uno de los pocos países que llevaba tres competidores, y que Mario Mola figuraba en las apuestas como el favorito al oro, España no solo ha registrado una mala prueba, sino que en ningún momento hubo esperanza de luchar por las medallas. El mejor fue Mario Mola, décimo, mientras que Alarza fue duodécimo y por último entró en meta Gómez Noya, más allá del vigésimo puesto. Ganó el noruego Kristian Blummenfelt, que dio una exhibición con la bicicleta y destrozó a sus rivales a pie, con un latigazo a falta de un kilómetro que nadie pudo seguir.

Las cosas empezaron a torcerse para los españoles desde que se lanzaron al agua. El trío salió junto, pero por detrás de los 40 primeros, el peor de los escenarios posibles, con medio minuto perdido con los hombres de cabeza. En el tramo de bicicleta la situación mejoró, aunque no por mérito de los nuestros, que se ubicaron en un tercer grupo que llegó a perder casi un minuto con los primeros. Ni siquiera tiraron de su grupo: Alarza se colocó a cola, viéndose perjudicado por todos y cada uno de los látigos, mientras que Gómez Noya tampoco mostraba buenas sensaciones, escondiéndose en el grueso de los competidores. Solo a Mario Mola se le vio inquieto, intentando ponerse en cabeza para alcanzar a sus rivales, aunque sin las fuerzas necesarias para intentar el milagro.

Sin embargo, las cigarras comenzaron a sonar en Tokio y la cabeza abandonó el ritmo infernal de las primeras vueltas. El parón favoreció una fusión de los dos primeros grupos y, algo después, la del grupo de los españoles. El pelotón, compuesto por más de 40 participantes, llegó compacto a la transición a la carrera. Fue el único momento de esperanza de los españoles en esta aciaga jornada de triatlón.

placeholder

La carrera iba a sentenciar la prueba y su primera decisión fue la de descartar a los españoles. Perdieron pie de arranque, en especial Alarza y Gómez Noya, que pronto se descolgaron para mantener un ritmo que les permitiera no reventar. El calor y la humedad, muy temidas en Tokio, azotaron fuerte en el último tramo de la prueba y provocaron algunos desfallecimientos, siendo el más notable el del francés Luis, que figuraba en la terna de favoritos y ni siquiera pudo optar a diploma olímpico.

A falta de tres kilómetros, el podio estaba entre tres hombres: Wilde, que había tirado en la prueba de ciclismo; Yee, la joven promesa británica que se había mostrado intratable en la carrera, y, por último, Blummenfelt, un noruego con aspecto de padre de familia que no va al gimnasio, pero que sabemos que no es verdad porque entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada. Wilde jugó su carta primero, arrancando sin el 'punch' necesario para romper una carrera que se quedaba en un mano a mano entre el noruego y Alex Yee, cuyas acciones cotizaban al alza según se acercaba la meta.

placeholder Kristian Blummenfelt de Noruega celebra tras ganar el oro en el triatlón masculino durante los Juegos Olímpicos 2020 este lunes en el parque marino de Odaiba en Tokio (Japón). (EFE/Enric Fontcuberta)
Kristian Blummenfelt de Noruega celebra tras ganar el oro en el triatlón masculino durante los Juegos Olímpicos 2020 este lunes en el parque marino de Odaiba en Tokio (Japón). (EFE/Enric Fontcuberta)

Pero sorprendió Blummenfelt con un ataque salvaje en el último kilómetro, sin apenas mirar atrás, consciente de que solo 800 metros de esprint le separaban del oro. El espectáculo de ver a este hombre, con cierto sobrepeso y la coronilla despoblada, desfondar al joven Yee será una de las imágenes de los Juegos. El noruego ya no frenaría hasta cruzar la meta, para desplomarse sobre el suelo y terminar vomitando sobre la línea. Oro merecidísimo para Blummenfelt, que dio la cara desde el primer momento y consigue su primer oro a los 27 años. La plata fue para Alex Yee, que entró a pocos segundos, y tercero fue Wilde, algo más descolgado. De los españoles, solo Mola consiguió remontar algunas posiciones y colarse al final entre los 10 mejores.

Juegos Olímpicos Javier Gómez Noya Triatlón