el coi lo ha suspendido de por vida

Mutko, el hombre tras el dopaje ruso al que el COI destierra y la FIFA agasaja

El viceprimer ministro ruso, exministro de Deportes, no podrá volver a participar en ningún evento de los JJOO. Mientras, dirige el comité organizador del Mundial 2018 y se pasea junto a Infantino

Foto: Vitaly Mutko (i) y Gianni Infantino (d) en una rueda de prensa previo al sorteo del Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Vitaly Mutko (i) y Gianni Infantino (d) en una rueda de prensa previo al sorteo del Mundial de Rusia 2018. (EFE)

Hace una semana, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, se paseaba por Moscú sonriente. La capital rusa acogía el sorteo del próximo Mundial y el suizo presumía ante todo el mundo de lo bien que van los preparativos del evento y de su gestión, que en buena parte se ha centrado en lavar la cara a una organización manchada por la corrupción tras el escándalo que estalló en 2015. Esos esfuerzos, más o menos encomiables, se han encontrado con un obstáculo que la propia FIFA no se ha atrevido a enfrentar: la propia Rusia.

A poco más de medio año para el comienzo del Mundial, lo último que quiere la FIFA es problemas con Rusia. Por eso mientras la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha ido aumentando la presión sobre el deporte ruso y el Comité Olímpico Internacional (COI) su expulsión de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno, la federación internacional se ha mantenido al margen. Eso ha provocado situaciones que vistas desde fuera dejan en muy mal lugar a la FIFA y a su presidente, como su relación con Vitali Mutko, presidente de la Federación Rusa de Fútbol. El mismo Mutko suspendido de por vida por el COI.

Este martes, el comité ejecutivo del organismo olímpico decidió expulsar a Rusia de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang que se disputarán el próximo mes de febrero. El COI suspendió al Comité Olímpico Ruso (COR), pero como ya sucedió en los Juegos de Río de Janeiro 2016, permitirá competir a los atletas rusos que demuestren su limpieza. Lo harán con la denominación 'Atletas Olímpicos de Rusia' y bajo bandera e himno olímpicos. La decisión incluye también la exclusión a perpetuidad de Mutko.

El COI anunció este martes su decisión sobre Rusia. (EFE)
El COI anunció este martes su decisión sobre Rusia. (EFE)

Mutko, el hombre fuerte del deporte ruso

El actual viceprimer ministro ruso es una pieza central en el escándalo de dopaje de Estado ruso por una simple razón: él ha sido una de las figuras más importantes del deporte ruso en las dos últimas décadas. Empezó a escalar posiciones en la jerarquía política a principios de los 90 en San Petesburgo, donde coincidió con Vladimir Putin, del que no se ha separado desde entonces. El presidente, que acaba de anunciar que se presentará a la reelección en 2018, no ha sido salpicado hasta el momento por el escándalo.

En 1997, Mutko llegó a la presidencia del Zenit, uno de los clubes más importantes del país, y luego ayudó a crear la Superliga rusa. En 2003 entró en el Parlamento y en 2008 asumió el cargo de Ministro de Deportes, Turismo y Juventud. Cuatro años más tarde, en 2012, se quedó solo con el Ministerio de Deportes, hasta que en octubre del año pasado asumió a su actual cargo.

A la vez, Mutko ha sido la cara visible del fútbol ruso durante los últimos años. Presidió la federación entre 2005 y 2009 y fue elegido de nuevo en 2016, después de un verano bajo los focos por la gestión de los ultras rusos durante la Eurocopa. También ocupó un lugar en el consejo de la FIFA hasta este mismo año, cuando el organismo no le permitió presentarse a la reelección por la incompatbilidad del cargo con su responsabilidad política.

Yury Nagornykh (d), junto a Vitali Mutko (i) y Vadim Zelichenok, presidente de la Federación Rusa de Atletismo, en una rueda de prensa en 2015. (EFE)
Yury Nagornykh (d), junto a Vitali Mutko (i) y Vadim Zelichenok, presidente de la Federación Rusa de Atletismo, en una rueda de prensa en 2015. (EFE)

El testimonio de Rodchenkov

El COI ha expulsado a Mutko porque hay sospechas muy bien fundadas de que él estaba detrás del sistema de dopaje de Estado destapado el año pasado en el Informe McLaren. En ese documento, el profesor Richard McLaren no llegaba a asegurar que Mutko fuera el responsable del programa de dopaje, cuyo culmen fueron los Juegos de Sochi 2014, pero sí que el ministerio que él dirigía estaba implicado y que su número 2, Yuri Nagornykh (también expulsado por el COI), estaba a cargo del programa.

Más contundente es Grigory Rodchenkov, exjefe del Laboratorio de Moscú que desertó en 2016. Su testimonio ha sido una parte importante de la investigación de la AMA, primero, y de la Comisión Disciplinaria del COI que ha llevado a la suspensión rusa para los inminentes Juegos Olímpicos de Invierno. En su declaración jurada ante esa comisión, presidida por el suizo Samuel Schmid, Rodchenkov afirmó que la manipulación de los controles antidopaje antes, durante y después de Sochi 2014 fue orquestada por Mutko y Nagornykh y financiada por el ministerio. También asegura que entre 2010 y 2015 mantuvo muchas conversaciones con ambos sobre temas tan dudosos como el pago de sobornos para evitar un control positivo o el desarrollo de sustancias no detectables en los controles.

La bandera rusa no lucirá en Pyeongchang 2018. (EFE)
La bandera rusa no lucirá en Pyeongchang 2018. (EFE)

"No ha exisitido dopaje de Estado"

"La decisión del COI de suspender a Vitali Mutko y Yury Nagornykh especificamente es totalmente apropiada, dado la implicación directa en supervisar y financiar el sistema de dopaje de Estado", dijo este martes el abogado de Rodchenkov, cuya historia adquirió más relevancia hace unos meses gracias al documental 'Ícaro', en el que se detalla cómo engañó Rusia al mundo. El director de la cinta, Bryan Fogel, apuntaba también esta semana a Mutko en una entrevista en 'La Voz de Galicia'. "Que el hombre que era el jefe de Gregory (Rodchenkov) haya pasado de ministro de Deportes a viceprimer ministro ruso te da demuestra cómo funciona el gobierno ruso", declaró.

Mientras, a pesar de la cascada de pruebas, Mutko y el gobierno ruso siguen sin admitir nada de lo sucedido, condición que les exige la AMA para levantar la suspensión a su agencia antidopaje (algo que el COI no ha hecho). "En Rusia nunca ha existido un sistema de dopaje apoyado por el Estado", aseguró Mutko en octubre a la Comisión Disciplinaria del COI, un mensaje que no ha parado repetir en el último año.

El Gobierno ruso le apoya, por supuesto, pero la oposición empieza a manifestarse en su contra: Valeri Rashkin, diputado comunista, lo ha demandado. "Debido a la incapacidad de un solo funcionario, Rusia ha sido víctima de una humillación y vergüenza sin precedentes, que ha minado la imagen del país y del deporte ruso", señala en la demanda. La FIFA, por su parte, no se da por aludida. "Esta decisión no afecta a los preparativos para la Copa del Mundo 2018", dijo.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios