las lecciones de vida de los juegos paralímpicos

Los 5 increíbles de Río: de tenis de mesa sin brazos a tiro con arco con los pies

En los Juegos Paralímpicos de Río no hay una jornada de competición en la que no aparezca un deportista, de los 4.350 que participan, con una increíble historia detrás él

Foto: Ibrahim Hamadtou en Río 2016 (Thomas Lovelock/EFE)
Ibrahim Hamadtou en Río 2016 (Thomas Lovelock/EFE)

Son 4.350 deportistas de 175 países diferentes con 4.350 historias de superación. Los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro están siendo una auténtica lección de vida. No hay jornada de competición en la que no aparezca un deportista con una increíble historia detrás él. Pueden haber subido al podio o no, pero lo que son capaces de lograr estos deportistas es increíble, demostrando que no hay nada imposible. Brasil está dejando imagenes impactantes y resultados asombrosos, pero como no es posible contar cada una de las 4.350 historias, aquí están las de cinco casos increíbles. 

1. Tenis de mesa sin brazos

Uno de los deportistas de los que más se está hablando en Río es Ibrahim Hamadtou. El jugador de tenis de mesa no tiene brazos pero eso no es un impedimento para jugar ya que sostiene la pala con su boca y devuelve sin problemas y con rapidez las bolas. Nacido en la ciudad egipcia de Dumyat, con 10 años sufrió un terrible accidente de tren donde perdió los dos brazos.

Cuando decidió dedicarse a jugar al tenis de mesa lo primero que probó fue jugar con una raqueta apoyada en una axila, pero después de varios intentos fallidos, Hamadtou desarrolló la técnica de jugar con la boca. La salío tan bien que consiguió llegar a los Juegos e impresionar e inspirar a otros deportistas. A sus 43 años, esta es su primera participación paralímpica y "espera que esto muestre a la gente que nada es imposible, siempre y cuando uno trabaje duro", dijo en un vídeo de la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF). 

2. Tiro al arco con los pies

Matt Stutzman nació sin brazos y sus padres le dieron en adopción. Su nueva familia le facilitó unas prótesis para sus brazos, pero él prefería desenvolverse con sus pies y utilizarlos para ayudar en las tareas de la granja de Iowa en la que vivía. A los 16 se compró su primer arco debido a su interés por la caza y lo demás ya es historia. 

Stutzman llegó a Río de Janeiro dispuesto a sumar su segunda medalla paralímpica ya que en Londres 2012 conquistó la plata e impresionó a todos al mostrar su técnica: suelta la flecha con la boca y tensa la cuerda con los pies. Además, en diciembre del 2015 entró en el Libro Guinnes de los Récords al convertirse en el arquero en hacer diana desde mayor distancia: 310 yardas (283.47 metros), casi seis veces la distancia de su tirada en las pruebas paralímpicas en las que compite.

Matt Stutzman en una competición (Facundo Arrizabalaga/EFE)
Matt Stutzman en una competición (Facundo Arrizabalaga/EFE)

3. Natación sin brazos

El nombre de Zheng Tao no comenzó a hacerse conocido hasta su debut paralímpico en Londres 2012. La imagen del nadador, sin brazos, compitiendo en los pasados Juegos Paralímpicos fue uno de los momentos más impactantes. Se quedo sin sus 'armas' para nadar tras una descarga eléctrica cuando era un niño, pero eso no le impidió soñar con ser profesional y competir a nivel internacional.

En Río 2016, el chino hizo trizas los récords paralímpico y mundial en la final de los 100 metros espalda categoría S6 al registrar un tiempo de 1:10.84. Tao se colgó el oro al superar a su compatriota Hongguang Jia, quien durante la eliminatoria de la mañana le destrozó su récord paralímpico y el mundial. En la final, lo mandó a la segunda plaza a conformarse con la presea de plata.

Tao Zheng en Río 2016 (Bob Martin/EFE)
Tao Zheng en Río 2016 (Bob Martin/EFE)

4. Salto de altura con una pierna

En 2009, Lukasz Mamczarz perdió la pierna izquierda en un accidente de motocicleta y por recomendación médica comenzó a hacer deporte para favorecer su rehabilitación. Le fue tan bien que en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 se colgó la medalla de bronce. Aunque en el ciclo paralímpico consiguió más medallas en los campeonatos del Mundo, en Río no pudo ser. Mamczarz quería repetir podio y aunque logró su mejor marca personal (1,77 metros), el polaco fue cuarto.

Lukasz Mamczarz en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 (Kerim Okten/EFE)
Lukasz Mamczarz en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 (Kerim Okten/EFE)

5. Atletismo sin eutanasia

Marieke Vervoort sufre una enfermedad degenerativa progresiva, para la cual los médicos aún no encontraron un diagnóstico preciso. La belga sufre intensos dolores musculares, ataques de epilepsia y reducción de la vista, pero todo eso no impidió que en Río ganara la medalla de plata en los 400m clase T52. Tampoco lo hizo cuando  se colgó otras dos preseas en Londres, pero en esta ocasión se habló más de unas palabras suyas que decían que al terminar los Juegos se sometería a la eutanasia. 

Marieke Vervoort con su medalla en Río (EFE)
Marieke Vervoort con su medalla en Río (EFE)

Desde el 2008 Vervoort dispone de documentación que autoriza legalmente el procedimiento según la ley en Bélgica pero ella quiso acalara que "existe un gran error sobre lo que la prensa de Bélgica ha publicado. Ellos dicen que me sometería a la eutanasaia después de Río de Janeiro. Sí puedo decir que esos son mis últimos Juegos, pero eso no quiere significar que es una decisión tomada. Todavía no llegó la hora”, dijo sin rodeos. A la deportista todavía le queda cuerda para rato: "Daré conferencias, quiero inspirar a la gente a que disfrute cada momento", dijo.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios