se disputarán entre el 7 y el 18 de septiembre

Menos recursos, servicios y personal... llegan los Juegos Paralímpicos

Disminución del personal, cambios en los servicios de transporte o el cierre de centros de prensa son algunas de las medidas que se tomarán en los Juegos Paralímpicos de Río

Foto: Tras los Juegos Olímpicos de Río, ya aparecen en el horizonte los Paralímpicos. (Pilar Olivares/Reuters)
Tras los Juegos Olímpicos de Río, ya aparecen en el horizonte los Paralímpicos. (Pilar Olivares/Reuters)

Finalizados los Juegos Olímpicos de Río, los mejores para la delegación española desde los de Barcelona 92, llega el turno de los Paralímpicos y lo hace con inquietantes novedades. El Comité Paralímpico Internacional (IPC) anunció que tendrán lugar en la fecha prevista, entre el 7 y el 18 de septiembre, con 22 deportes, pero con una serie de recortes debido a la grave crisis económica que atraviesa Brasil.

Semanas atrás, durante un encuentro informativo, el presidente del Comité Paralímpico Español (CPE), Miguel Carballeda, definió los Juegos Paralímpicos como "algo más que una prueba deportiva, ya que demuestran la capacidad del ser humano de afrontar la vida de otra manera pese a las adversidades". Este año, parece que esas adversidades no solo serán a la hora de competir. Se dudó incluso de que los Juegos Paralímpicos se fueran a disputar por los problemas financieros, pero el director de comunicación del CPE, Luis Leardy, confirmó a El Confidencial que "suspender los Juegos es impensable". Seguirán adelante, aunque con un gran ajuste presupuestario.

Los recortes acordados entre el IPC y el Comité Organizador de Río de Janeiro incluyen una disminución del personal previsto, cambios en los servicios de transporte para deportistas, equipos y familia paralímpica o el cierre de una serie de centros de prensa. En la delegación española no hay miedo a lo que se puedan encontrar: "Los más afectados serán los propios trabajadores de allí, parece que habrá algún centro de prensa cerrado, pero nos iremos a otro cercano y no habrá ningún problema", explicó Leardy. 

David Casinos y Teresa Perales estarán en Río. (Miguel Ángel Polo/EFE)
David Casinos y Teresa Perales estarán en Río. (Miguel Ángel Polo/EFE)

Ayudas para esquivar la crisis

Uno de los cambios que ya se sabe que habrá seguro es el traslado de la sede de competición de esgrima en silla de ruedas, que en vez de celebrarse en el Arena de la Juventud del Parque de Deodoro, tendrá lugar en el Arena Carioca 3, en el Parque Olímpico de Barra. La nueva ubicación permitirá el cierre y el desmantelamiento del Parque Olímpico de Deodoro, aunque esa zona seguirá albergando el tiro, la hípica y el fútbol 7, pero ya como tres instalaciones independientes y con sistemas de transporte específicos.

El presidente del IPC, Phil Craven, advirtió de que la situación de Río de Janeiro supone la mayor crisis de la historia de los Juegos Paralímpicos. "Nunca en sus 56 años de historia, los Juegos Paralímpicos habían afrontado circunstancias como estas", manifestó. Entre las soluciones previstas, se encuentran un acuerdo entre el IPC y el Ayuntamiento de Río para que este aporte una financiación adicional de 150 millones de reales (41,4 millones de euros), y con el Gobierno federal de Brasil para que empresas estatales aporten otros 100 millones de reales (27,6 millones de euros) en forma de patrocinio.

Deportistas paralímpicos valencianos que participarán en Río. (Juan Carlos Cárdenas/EFE)
Deportistas paralímpicos valencianos que participarán en Río. (Juan Carlos Cárdenas/EFE)
 

La delegación española en Río

El equipo español que viajará a Brasil estará formado por 182 personas, de las cuales 114 serán deportistas (100 con discapacidad más 14 de apoyo) y el resto entrenadores, técnicos, personal médico y de organización. Además, el atletismo y la natación serán los dos deportes con mayor representación española (21 cada uno), seguidos de baloncesto en silla de ruedas (12), ciclismo y tenis de mesa (nueve). Además, habrá 14 deportistas de apoyo, entre guías de atletismo para ciegos (ocho), pilotos de tándem (tres), directores de boccia (dos) y guías de triatlón (uno).

En los últimos Juegos, España consiguió 83 diplomas olímpicos y 42 medallas (ocho de oro, 18 de plata y 16 de bronce), y el objetivo en Brasil es igualar las cifras, pero en el CPE son realistas. "Es muy complicado reeditar el éxito de Londres 2012, porque la regeneración de deportistas no se está dando de la manera más ideal y quizás esta circunstancia pase factura, aunque también es cierto que los que están llegando tienen muy buen nivel y se confía en ellos", explicó Leardy. 

Si hay un deportista que enfrenta con ilusión esta cita en Brasil, ese es José Manuel Ruiz. El jugador de tenis de mesa afronta en Río sus sextos Juegos Paralímpicos consecutivos, con lo que se convertirá en el deportista en activo con más participaciones en una cita de esta magnitud.. Pero no solo por eso será especial, sino porque además será el abanderado en la ceremonia de inauguración. "Desfilar en una ceremonia es algo irrepetible, pero ser el abanderado del equipo español es algo único e indescriptible", reconoció el granadino, que cogerá el testigo de Teresa Perales.

La nadadora, que llevó la bandera en el desfile inaugural en Londres 2012 y fue la deportista nacional más laureada, será otro de los objetivos en que se centrarán todas las miradas. Ganadora de nada más y nada menos que 22 medallas paralímpicas, su reto es volver a subir al podio. Junto a Michael Phelps, era la única deportista que se había colgado tantos metales en su cuello, y ahora habrá que ver si sigue la estela del norteamericano, ya que este ganó seis medallas más (cinco oros y una plata) en sus últimos Juegos Olímpicos como nadador profesional. 

La nadadora paralímpica Teresa Perales. (Javier Belver/EFE)
La nadadora paralímpica Teresa Perales. (Javier Belver/EFE)

Escasa venta de entradas

Otros nombres de los que hay que estar pendientes durante los Juegos son el de David Cansinos (campeón en lanzamiento de peso y de disco), Xavi Torres (16 medallas paralímpicas en natación), Alberto Suárez (oro en la maratón de Londres 2012) o Álvaro Varela (cuatro metales paralímpicos en tenis de mesa).

La cuantía de los premios por medalla que recibirán los deportistas españoles que suban al podio en Río será de 30.000 euros por cada medalla individual de oro, 15.000 euros por la plata y 9.000 euros por el bronce. Por su parte, en los deportes de equipo, cada componente de la selección española que obtenga medalla percibirá una beca de 15.000 euros por el oro, 7.500 por la plata y 4.500 por el bronce. También los entrenadores y personal técnico que hayan trabajado directamente en la preparación de los deportistas premiados recibirán una compensación económica por valor del 50% del montante total que perciba 'su' deportista.

Solo hay una preocupación, y es que las gradas se vean aún más vacías que durante los Juegos Olímpicos. "En Londres se dio un gran empujón al deporte paralímpico y no nos gustaría que se diese un paso atrás", manifestó Luis Leardy. De momento, el dato es poco esperanzador. Tan solo se ha vendido el 12% de las entradas.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios