Es noticia
Menú
Orlando Ortega, Carolina Marín y otras cosas que no viste de los Juegos Olímpicos
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
la plata del vallista y el récord de fernández

Orlando Ortega, Carolina Marín y otras cosas que no viste de los Juegos Olímpicos

Iba a ser una noche tranquila, pero entre el bádminton y el atletismo, los Juegos tampoco nos dejaron descansar esta vez. Séptima medalla, récord de España y Marín ya en semifinales

Foto: Orlando Ortega celebra su medalla de plata en los 110 metros vallas (Reuters).
Orlando Ortega celebra su medalla de plata en los 110 metros vallas (Reuters).

Había sido una tarde tan intensa en Río para los intereses españoles que la noche se antojaba muy relajada. No había muchas grandes finales programadas, como en la semana de natación, que cada noche era obligatorio trasnochar. Sin embargo, los deportistas españoles nos obligaron, una vez más, a alejarnos del sobre y marcharnos a dormir poco antes de que el sol nos salude por el este. Cerca ya de las cuatro de la mañana, cuando ustedes dormían plácidamente, Orlando Ortega le daba a España una séptima chapa que alegra el medallero nacional. Y como no todo iba a ser de nuestro país, no podemos olvidarnos de contarles que Genzebe Dibaba, la recordwoman de los 1.500, perdió en su especialidad y se tuvo que conformar con la plata. El oro fue para la keniana Faith Kipyegon.

Foto: Orlando Ortega, en la llegada (Reuters)

La plata de Ortega

El atletismo español ha ido desgastándose en los últimos años hasta el punto de ser un deporte en el que se carecía de opciones serias de medalla en los campeonatos mundiales y olímpicos. Aun con esa realidad muy presente, España iba a los Juegos de Río con una mentalidad muy diferente a lo que decían los años precedentes. Existían posibilidades reales de medallas. La primera en ponerse en liza era en el 110 metros valla. Velocidad, algo nada español. Por eso tuvo que aparecer Orlando Ortega, un chico que encontró en España un lugar donde disfrutar entrenando junto a su padre. España le dio la opción de acudir a Brasil, a cumplir el sueño de conseguir una medalla. La logró y se echó a llorar, emocionado por lo mucho que ha sufrido por llegar hasta ahí. Enorme el corredor de La Habana.

Foto: Hortelano en las series de Río 2016. (Srdjan Suki/EFE)

El récord de Sergio Fernández

En este periódico hemos hablado ya más de una vez sobre la 'medallitis' que sufre el deporte español. Sólo se valoran los metales que vuelven de los Juegos a España, ni siquiera los diplomas. No digamos ya si ni siquiera se obtiene ese papel firmado por el COI. A veces no se valora cada disciplina en su justa medida. No es lo mismo quedarse sin medalla en aguas abiertas, compitiendo contra docenas de rivales, que en un deporte en el que apenas compiten ocho participantes y se es favorito. El caso de Sergio Fernández, sin embargo, nos puede servir de paradigma de lo contrario. El 'Monaguillo' participó en los 400 metros vallas y no pasó de las semifinales. Pero su carrera cambió la historia del atletismo español al batir el récord más antiguo, los 49.00 de José Alonso Valero en 1987. Fernández paró el cronómetro en 48.87 y su eliminación dejó un sabor dulce, sin embargo.

Foto: Orlando Ortega celebra su medalla de plata en los 110 metros vallas (Reuters).

Carolina no hace prisioneras

Si nos cuentan hace cuatro años, durante los Juegos de Londres, que una de las medallas más seguras que iba a tener la delegación española en Río iba a ser en bádminton femenino, nos desternillamos de la risa. Pero esto es una realidad ya que no tiene freno. Carolina Marín, una chica de Huelva, es la mejor jugadora de bádminton del planeta y, por ello es la confianza de la afición española de sumar no sólo un metal más, sino posiblemente un oro. Este martes le ganó a Sung Ji-hyun, número 7 del mundo, en dos sets y con una superioridad aplastante. Cuando Marín se mete en el partido, cada punto es un grito de rabia y cada volante en juego es un ataque a deguello. Es demoledora y no hace prisioneras. Su siguiente víctima es Li Xueriu, número tres del mundo, y a la que le ganó la final del Mundial de 2014. Le ganará también, ya verán.

Foto: Brittney Griner y Elena Delle Donne después del partido. (Shannon Stapleton. Reuters)

Las chicas del Team USA arrasan

Que el deporte femenino español ha dado un salto cualitativo descomunal es ya evidente. Quizá lo entendamos en su dimensión absoluta cuando pasen los años, puede que las décadas. Precisamente hace unos años ni nos imaginábamos que la selección de baloncesto podría llegar a ser rival de Estados Unidos en unos Juegos. Por ahora, no lo es. Pero lo puede ser en una hipotética final. Las chicas ganaron su partido de milagro, el Team USA lo hizo de la única forma que lo sabe hacer, que es por paliza. Las americanas se metieron en semifinales tras un primer tiempo muy relajado y un segudo estratosférico. Del 56-46 del descanso pasaron al 110-64 del final del último cuarto. No ganarán las chicas de Lucas Mondelo el oro, pero soñar con la plata está permitido.

Había sido una tarde tan intensa en Río para los intereses españoles que la noche se antojaba muy relajada. No había muchas grandes finales programadas, como en la semana de natación, que cada noche era obligatorio trasnochar. Sin embargo, los deportistas españoles nos obligaron, una vez más, a alejarnos del sobre y marcharnos a dormir poco antes de que el sol nos salude por el este. Cerca ya de las cuatro de la mañana, cuando ustedes dormían plácidamente, Orlando Ortega le daba a España una séptima chapa que alegra el medallero nacional. Y como no todo iba a ser de nuestro país, no podemos olvidarnos de contarles que Genzebe Dibaba, la recordwoman de los 1.500, perdió en su especialidad y se tuvo que conformar con la plata. El oro fue para la keniana Faith Kipyegon.

Carolina Marín Orlando Ortega
El redactor recomienda