ganó su tercer metal olímpico

Tirunesh Dibaba, bronce en 10.000, apareció en la trama de dopaje de Sabadell

Una jeringuilla rota fue clave para detener a Jama Aden en Sabadell, entrenador de los mejores atletas del mundo, entre ellos esta atleta etíope. Los Mossos hallaron EPO en el hotel

Foto: Tirunesh Dibaba posa con la medalla de bronce ganada en los Juegos de Río en los 10.000 metros (Reuters)
Tirunesh Dibaba posa con la medalla de bronce ganada en los Juegos de Río en los 10.000 metros (Reuters)

Los adjetivos se acabaron en cuestión de minutos. Brutal y espectacular carrera de los 10.000 metros firmada por la etíope Almaz Ayana, que se llevó el oro con una soberbia exhibición en estos Juegos de Río, batiendo el récord del mundo y estableciéndolo en 29:17.45. Cayó 23 años después. El mejor registró de la historia que destrozó la atleta lo había firmado la china Junxia Wang, el 8 de septiembre de 1993 con un tiempo de 29:31.78 en los Mundiales de Stuttgart. En tercera posición quedaba su compatriota Tirunesh Dibaba, que pudo convertirse en la primera atleta de la historia en ganar tres títulos olímpicos de manera consecutiva a nivel individual. Una atleta salpicada por la operación detallada por este diario con la tenebrosa sombra del dopaje como protagonista. Esta atleta ganó el oro en Londres 2012 en los 10.000 y los 5.000 metros.

El epicentro de la trama de la que informó El Confidencial se encuentra en Sabadell. Allí, el somalí con pasaporte británico Jama Aden entrenaba durante dos meses al año a un puñado de atletas de primer nivel, una treintena, entre los que se encontraban, entre otros, Genzebe Dibaba, plusmarquista y campeona del mundo de 1.500 metros, y atleta del año en 2015, Ayanleh Souleiman, récord del mundo de 1.500 en pista cubierta el pasado febrero, Musaeb Balla, sexto en 800 en el Mundial de Pekín en 2015... También perteneció al grupo el gran Mo Farah -doble campeón olímpico-, aunque ya alejado de este grupo de élite. Atletas bajo sospecha. Y en el listado de acreditados para entrenar en Sabadell también figuraba la medallista en Río.

Rafael Méndez. SabadellRafael Méndez. Sabadell

El pasado mes de junio fue detenido Jama Aden, junto a un fisioterapeuta saudí y Musaeb Balla, sexto en 800 metros en el Mundial de Pekín celebrado en 2015. Una laboriosa operación dirigida por los Mossos y de Antidopaje, que acabó con éxito tras mucho tiempo de investigación. Al final se confirmaron las sospechas. Se trata de una de las operaciones antidopaje más importantes realizadas en los últimos años. La pista de atletismo Josep Molins de Sabadell fue el lugar de los hechos. En el extrarradio. Hace años, tres o cuatro, el atleta Miguel Quesada pidió permiso para que unos atletas que había conocido en Etiopía se entrenaran en las mencionadas pistas. Josep Molins, exatleta olímpico de 83 años, dio el pertinente consentimiento. “Era un honor para nosotros y para el atletismo”, relató para nuestro periódico.

El grupo de élite de Jama Aden cayó en Sabadell
El grupo de élite de Jama Aden cayó en Sabadell

Una jeringuilla fue la clave

Entre mayo y junio llegaban a Sabadell para entrenar y prepararse con vistas a las grandes citas del atletismo. El grupo de atletas fue creciendo en número año tras año. Procedían de Reino Unido, Suecia, Qatar, Egipto, Sudán, Argelia, Etiopía, Arabia Saudí, Yibuti... Jama dirigía los entrenamientos con férrea disciplina. “Verlos entrenar era una gozada. En cada serie varios batían el récord de España. Alguno acababa vomitando...”, recordó Molins. Con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, todo el plan estaba enfocado a Río 2016. Los Mossos de Escuadra no perdían detalle de todo lo que sucedía y finalmente cazaron a Jama Aden. El pasado 31 de mayo, por la noche, se acercó a un contenedor y depositó algo, repitiendo acción con unas papeleras cercanas. En el citado contenedor aparecieron restos de una jeringuilla con sangre. Los primeros indicios ya estaban sobre la mesa.

Había firmes sospechas desde hacía tiempo, pero nunca se había podido demostrar nada. Esos restos de sangre de esa jeringuilla depositada en un contenedor lo cambiaron todo. El Juzgado 5 de Sabadell permitió que se realizara un registro en las habitaciones en las que estaban alojados Aden y sus atletas. Con la colaboración de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), se consiguió lo que se llevaba tanto tiempo buscando. Se encontró EPO (una hormona que produce glóbulos rojos) y en la habitación de Jama Ourid Mounir, fisioterapeuta nacido en Arabia Saudí, estaba el premio gordo; en la caja fuerte encontraron una gran cantidad de viales y ampollas de medicamentos comprados en Francia, una bolsa de plástico con 62 jeringuillas usadas y envases de inyectables ilegales. En la nevera tenía 23 jeringuillas precargadas de EPO de tres marcas distintas. También apareció EPO en la habitación de Musaeb Balla. La 'Operación Rial' era un éxito.

Jama Aden y el atleta Musaeb Balla fueron detenidos, aunque hace unos días la Audiencia de Barcelona ordenó que se les devolvieran sus respectivos pasaportes, exigiendo 50.000 euros para garantizar que no huyeran. Ambos estaban acreditados por el Comité Olímpico de Catar para estar en Río de Janeiro, pero no han tenido suerte. De hecho, Musaeb Balla no corrió los 800 metros a pesar de que estaba anunciado que lo haría. La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) ya había anunciado que no le permitirían competir en estos Juegos Olímpicos. Tirunesh Dibaba ha tenido más suerte; pudo participar y se llevó un bronce. “Estoy realmente feliz por el triunfo de Almaz; una nueva campeona está en camino, una nueva heroína...”, dijo Dibaba tras la prueba. Una atleta envuelta en una operación antidopaje de la que salió indemne.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios