Es noticia
Menú
En Río, ni las prostitutas confían en el éxito de los Juegos
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
dudan de que los extranjeros aumenten sus servicios

En Río, ni las prostitutas confían en el éxito de los Juegos

Las meretrices abandonan los locales del centro para trasladarse a Copacabana, donde creen que podrían 'hacer su agosto', aunque desconfían de los datos que manejan los medios

Foto: Imagen de archivo de una manifestación de prostitutas. (Reuters)
Imagen de archivo de una manifestación de prostitutas. (Reuters)

Mucho han cambiado las cosas en Brasil desde que se anunciara la celebración de unos Juegos Olímpicos, acontecimiento que congrega a miles de personas cada cuatro años y que, a partir de mañana, arranca en Río. Muchas cosas se han transformado también en la megaciudad brasileña: infraestructuras, edificaciones y estadios; algunas de ellas sin rematar y que han despertado no pocas dudas sobre la capacidad de organización de país sudamericano.

Unos Juegos movilizan una marea humana que se hospeda en hoteles, como en restaurantes, visita los focos culturales, disfruta de sus centros de ocio y se impregna de sus tradiciones. Y también pone en marcha la maquinaria de la prostitución, que ve en las celebraciones deportivas una forma de hacer dinero. Pero, con los JJOO rodando ya, tampoco las profesionales del sexo ven claro que en Río vayan a hacer un gran negocio.

Hace un año que Ingrid cambió la bata de enfermera por la lencería, su uniforme en los clubes de prostitución de Río de Janeiro, pero la expectativa de ganar más dinero se ha frustrado en un Brasil en crisis y unas Olimpiadas vistas con recelo por las meretrices.

En vísperas de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos, Ingrid es poco optimista y no cree que la llegada de extranjeros se traduzca en más trabajo. "Hasta ahora el trabajo sólo ha disminuido. En unos días vamos a ver la realidad", comenta Ingrid en declaraciones a Efe.

Al igual que otras muchas "garotas de programa", Ingrid decidió dejar el club donde trabaja en el centro financiero de Río y se mudará a otra discoteca de Copacabana, el epicentro del turismo de Río y que, durante los Juegos, es la única zona en la que las prostitutas han depositado esperanzas.

El Observatorio de la Prostitución de la Universidad Federal de Río de Janeiro, que trabaja con un centenar de meretrices, estima que, a grandes rasgos, se repetirá el escenario que sucedió en el Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

Entonces, la clientela extranjera se concentró en Copacabana y quedaron desiertos los burdeles del centro histórico, que son más numerosos, y los de la Villa Mimosa, un sector céntrico cerca del estadio Maracaná donde trabajan cerca de 4.000 prostitutas y que constituye los auténticos bajos fondos del negocio del sexo en Río.

En estos establecimientos, que se nutren de clientes locales y normalmente cuentan con unas instalaciones precarias, con cabinas estrechas sin aire acondicionado y, en ocasiones, sin condiciones básicas de higiene, se puede contratar 20 minutos de sexo a cambio de unos 15 dólares.

El movimiento de clientes bajó en torno al 15% durante el Mundial, según cálculos del Observatorio de la Prostitución, y ahora, muchos de estos locales de sexo rápido y barato se plantean cerrar sus puertas durante los Juegos.

Según el antropólogo Thaddeus Blanchette, del Observatorio de la Prostitución, algunas de las "garotas de programa" que trabajan en estos burdeles del centro están incluso pensando irse de vacaciones durante los Juegos.

Otras, en cambio, están "desesperadas" porque debido a la crisis tienen la mitad de clientes que hace un par de años y se mudarán a Copacabana con la esperanza en hacer el agosto en los Juegos.

En opinión del antropólogo, hay muchas prostitutas que se acaban creyendo las "expectativas infladas por los medios" y ponen muchas esperanzas en que los Juegos Olímpicos sean un buen negocio pero luego se encuentran que esto es "un mito".

Ingrid asegura que durante los Juegos dará el mismo trato a los extranjeros que a los brasileños y cobrará la misma tarifa, 200 reales la hora (unos 60 dólares)

La situación es más complicada precisamente para las meretrices de los bajos fondos, que no suelen hablar inglés ni están acostumbradas a tratar con extranjeros ni al ambiente de los clubes y los prostíbulos de lujo, conocidos como "termas", y tendrán que competir con las colegas que sí tienen experiencia con turistas, como el caso de Ingrid.

Ingrid, que frecuenta clubes con clientela con mayor poder económico, asegura que durante los Juegos dará el mismo trato a los extranjeros que a los brasileños y les cobrará la misma tarifa, 200 reales la hora (unos 60 dólares).

Del mismo modo, durante los Juegos tampoco se espera que un gran aluvión de prostitutas de otras partes de Brasil se desplace a Río, otro "mito" para los investigadores del Observatorio de la Prostitución, constatado por varias asociaciones consultadas por Efe.

El principal factor que ahuyenta a las prostitutas foráneas es el elevado precio del alojamiento, que se ha triplicado en Río con motivo de los Juegos, lo que encarece una inversión de resultado incierto.

Mucho han cambiado las cosas en Brasil desde que se anunciara la celebración de unos Juegos Olímpicos, acontecimiento que congrega a miles de personas cada cuatro años y que, a partir de mañana, arranca en Río. Muchas cosas se han transformado también en la megaciudad brasileña: infraestructuras, edificaciones y estadios; algunas de ellas sin rematar y que han despertado no pocas dudas sobre la capacidad de organización de país sudamericano.

Brasil Juegos Olímpicos Prostitución
El redactor recomienda