Prohibido decir "medalla": así protege el COI a sus millonarios patrocinadores
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
la regla 40 de la carta olímpica

Prohibido decir "medalla": así protege el COI a sus millonarios patrocinadores

El Comité Olímpico Internacional impone unas restrictivas normas para impedir los atletas comercialicen su imagen durante los Juegos de Río de Janeiro que comienzan el 5 de agosto

placeholder Foto: Los Juegos de Río comienza el 5 de agosto (Ivan Alvarado/Reuters)
Los Juegos de Río comienza el 5 de agosto (Ivan Alvarado/Reuters)

Si Garbiñe Muguruza gana una medalla en los Juegos Olímpico de Río, Adidas, la marca que le patrocina y de la que es uno de los principales reclamos en el tenis femenino, no podrá felicitarle con una campaña publicitaria, ya sea en televisión, prensa o en las redes sociales. O al menos no podrá hacerlo con un mensaje que incluya las palabras "olímpico", "olimpiada", "Juegos", "Río de Janeiro" o incluso "medalla" o "verano". Es lo que establece la regla 40, la norma con la que el Comité Olímpico Internacional (COI) protege la inversión de sus patrocinadores oficiales.

La norma no solo afecta a deportistas, también a entrenadores y al resto de personas que estén acreditadas (incluidos los miembros de los comités olímpicos nacionales), y está en vigor desde el 27 de julio hasta el 24 de agosto. Durante ese período, ningún patrocinador no oficial puede lanzar una campaña que implique una relación de esa marca con los Juegos. Al revés también opera la prohibición: un deportista no podrá publicar en sus redes sociales mensajes en los que haga referencia a un patrocinador que no tenga contrato con el COI. No hay ningún problema, en cambio, si a un deportista le patrocina un 'sponsor' olímpico, como McDonald's, Nike o Coca Cola.

Esto es lo que dice la regla:

"Excepto por lo permitido por el Comité Ejecutivo del COI, ningún competidor, entrenador u otro personal del equipo que participe en los Juegos Olímpicos debe permitir que su persona, nombre, imagen o su actuación deportiva sea utilizada para propósitos publicitarios durante los Juegos Olímpicos".

Es muy restrictiva, pero lo es menos que hace cuatro años en Londres 2012, cuando un grupo de deportistas lanzó una campaña (#wedemandchange) en la que denunciaban que no podían sacar beneficio de su imagen durante el evento más importante de sus carreras deportivas. Es un conflicto de intereses: el COI protege a sus patrocinadores, pero lo hace perjudicando a los atletas, muchos de los cuales no son profesionales.

Lo sucedido en Londres cogió por sorpresa al COI y al comité organizador, que no tuvieron en cuenta el uso de las redes sociales. Cuatro años antes, en Pekín 2008, eran todavía muy incipientes y no supusieron ningún dolor de cabeza. En la capital británica, en cambio, los deportistas tuvieron por primera ver a su disposición plataformas para expresarse sin intermediarios. Todo eso está ahora regulado, cualquier persona acreditada para los Juegos, ya sea deportista, entrenador o periodista, tiene que atenerse a las reglas que establece el COI.

Entre ellas, la prohibición de compartir vídeos tomados dentro de las instalaciones de competición, ya sea en las redes sociales o en cualquier web. Si son vídeos tomados fuera, entonces sí está permitido compartirlos, siempre que sea con un propósito no comercial. Por supuesto, ni hablar de Periscope. Quien lo haga se juega la retirada de la acreditación.

"Los ingresos generados por los patrocinios suponen más del 40% de los ingresos olímpicos", reconoce el COI. El resto procede, en gran parte, de los contratos de televisión, como el de 7.650 millones de dólares firmado en 2014 con la 'NBC', que retransmitirá los Juegos en Estados Unidos hasta 2021, o el de 1.300 millones de euros firmado el año pasado con 'Discovery', que se hizo con los derechos de retransmisión para Europa en el período 2018-2024.

Juegos Olímpicos Río 2016 Juegos Olímpicos Comité Olímpico Internacional (COI)
El redactor recomienda