Musaeb Balla

La justicia española impide ir a Río al atleta catarí pillado con EPO en Sabadell

La juez considera que persiste el riesgo de fuga de Musaeb Balla, promesa de país del Golfo en 800, y del entrenador Jama Aden. Fuentes de Antidopaje asumen que el resto irá

Foto: Musaeb Balla en una carrera de 800 el pasado marzo. REUTERS
Musaeb Balla en una carrera de 800 el pasado marzo. REUTERS

Musaeb Balla, uno de los integrantes del equipo catarí para los Juegos Olímpicos, no podrá acudir a Río. La juez de Sabadell que investiga el caso de dopaje le ha denegado el permiso para salir de España durante los Juegos al considerar que hay riesgo de fuga. Los Mossos d'Esquadra encontraron EPO en la habitación de Balla en Sabadell y la juez considera que los indicios de dopaje "no han quedado desvirtuados". El atleta había pedido permiso para que le dejaran salir de España del 7 al 22 de agosto para ir a los Juegos y la juez se lo ha denegado, como al entrenador Jama Aden. Fuentes próximas al caso dan por hecho que el resto de atletas que entrenaban en Sabadell, entre los que hay plusmarquistas mundiales com Genzebe Dibaba, podrán acudir a los Juegos. Un informe de la Agencia de Antidopaje ha confirmado que en el hotel había sustancias dopantes como EPO.

Del grupo de atletas que entrena Jama Aden, Balla es el que peores perspectivas tiene. En su habitación se encontró EPO aunque él sostiene que era de su compañero de cuarto. Por eso la juez le retiró el pasaporte. Lo mismo hizo con el entrenador somalí, uno de los mejores del mundo y que entrena a plusmarquistas mundiales y campeones olímpicos como Genzebe Dibaba, favorita para los 1.500 metros en Río. Desde hace tres años entrenan en Sabadell en primavera. El pasado 13 de julio la defensa de Balla pidió a la juez que le devolviera el pasaporte "entre los días 7 y 22 de agosto de 2016 con la finalidad de que pudiese asistir a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro". 

Musaeb Balla, en Sabadell hace unas semanas. R. M.
Musaeb Balla, en Sabadell hace unas semanas. R. M.

El 15 de julio la titular del juzgado 5 de Sabadell denegó le permiso argumentando que no ha habido "una variación sustancial de las circunstancias personales del investigado, quien tiene nacionalidad catarí, reside en Qatar, es originario de Sudán, se encuentra en Sabadell de manera coyuntural para realizar entrenamientos [...] viaja con cierta frecuencia para acudir a competiciones internacionales y realizar entrenamientos y no ha designado ningún domicilio para notificaciones en nuestro país".

La juez añade que ha quedado confirmado que "una de las sustancias incautadas en el transcurso de la entrada y registro en la habitación de Musaeb es eritropoyetina", EPO, una sustancia que aumenta el número de glóbulos rojos en sangre y por tanto el rendimiento deportivo. "Son presunciones en contra del investigado cuando ante la duda debería permitirse la libertad y máxime cuando los controles de las autoridades de atletismo nunca han sido desfavorables a Balla", opinó su abogado, Jorge Navarro.

Los carnés de Jama Aden y Balla para entrenar en Sabadell.
Los carnés de Jama Aden y Balla para entrenar en Sabadell.

La juez ha tomado una decisión similar sobre jama Aden, según fuentes del caso. Aden también está sin pasaporte después de que los Mossos le sorprendieran tirando jeringuillas y viales a contenedores en los alrededores de su hotel en Sabadell. En una entrevista en 'Marca' ha defendido que era él el que se inyectaba recuperadores y que los tiraba para que nadie se cortara con los restos.

El resto de atletas previsiblemente podrá acudir a Río pese a que los Mossos encontraron una veintena de jeringuillas precargadas de EPO en el hotel de Sabadell. La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) no ha encontrado forma de vincular a los atletas con las muestras, más allá de Balla. El principal implicado es un fisioterapueta saudí, Jama Ourid Mounir. En la caja fuerte de su habitación viales y ampollas de medicamentos comprados en Francia, una bolsa de plástico con 62 jeringuillas usadas y envases de inyectables ilegales. En la nevera tenía 23 jeringuillas precargadas de EPO de tres marcas distintas. Mounir declaró ante la juez de guardia que los “viales y medicamentos eran los que suministraba a los atletas lesionados”. Las autoridades deportivas no han podido vincular esas muestras con los atletas. Fuentes del sector señalan que los controles antidopaje muestran sus limitaciones especialmente en casos de microinyecciones de EPO.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios