el mitin de londres, prueba para los juegos

La carrera de Bruno Hortelano que para el resto del mundo es la de Bolt

El jamaicano compite en el 200, distancia que este año aún no ha probado y en la que, dice, intentará el récord del mundo en Río. Hortelano puede bajar su marca siguiendo su estela

Foto: Usain Bolt, en Londres.
Usain Bolt, en Londres.

Corre Usain Bolt. Lo hace este viernes (22:50 horas, Canal+ Deportes) y se para el mundo. Siempre que el jamaicano pisa el tartán se espera espectáculo, Es el más diferente entre todos los atletas, el hombre más rápido del mundo y el referente absoluto de su deporte. El show llega a Londres, donde Usain, que no está teniendo su mejor año, no se puede quedar solo en fuegos artificiales: necesita convencer. Hace un par de semanas, en los trials de su país, tuvo que retirarse por lesión. Es más, de todos los atletas que se presentan en el mitin de hoy es el único que no ha corrido un solo 200 en todo el año. Ni falta que le hace, los organizadores ni se plantearían por un segundo no invitarle. E irá a los Juegos de Río, aunque para ello haya que interpretar la norma de una manera un poco laxa.  

La carrera, para el aficionado español, tiene un aliciente añadido. Será la carrera de Bolt, pero aquí se mirará también a Bruno Hortelano. Es la gran sensación de la velocidad nacional, el que aspira a bajar de 10 segundos en 100 metros aunque ni siquiera esa sea su carrera. Lo que mejor se le da es lo que hará esta noche en Londres, volar por la curva. En los Europeos consiguió un inesperado oro con récord nacional incluido. Las condiciones de la pista de la capital inglesa serán más rápidas que las que se encontró en Amsterdam, lo que hace pensar en una marca que rebaje aún más su propio tiempo. 

"Si en Amsterdam, con una pista más lenta, con 1,1 de viento en contra y frío, hizo esa marca, en un firme más rápido y con esas referencias a su lado va a mejorar su récord, yo diría que con holgura", decía esta semana, muy confiado, su representante Alberto Armas. Es el objetivo, porque ganar una carrera con galgos como Bolt, Ashmeade, Rodney, Edward, Gemili, McLean, Talbot Lemaitre es mucho pedir. De hecho, Hortelano tiene la peor marca en su carrera de los nueve participantes. En el año solo supera a Bolt, que aún no ha corrido el doble hectómetro. 

Bolt, por su parte, ha estado en silencio. Ha ido a tratarse de su lesión en el muslo con uno de los expertos más conocidos del panorama médico: Hans-Willhelm Muller-Wohlfahrt. El galeno se pasó 38 años en el Bayern de Múnich hasta que su relación con Pep Guardiola provocó su marcha del club bàvaro. Se quedó solo con el puesto en la selección alemana de fútbol y un lucrativo negocio personal por el cual algunos de los mejores deportistas del mundo recurren a él cuando vienen mal dadas. Justo como ha hecho Bolt estas dos semanas. El jamaicano tuvo que responder por su médico, ya que sobre él hay ciertas sospechas por sus poco ortodoxos métodos. "Es la única persona durante estos años que ha conseguido saber como curar mi espalda para que pueda competir", explica. En cuanto a las sospechas, él presume de historial. "Me hacen controles todo el tiempo, año tras años, incluso esta mañana", comenta.  

Batir el récord mundial

Dice estar bien, preparado. Tampoco se esperaba en él nada diferente, más bien al contrario. Siempre fue lenguaraz, fácil de calentarse. Y lo demostró una vez más en la rueda de prensa previa al mitin donde confesó cuál es su objetivo de esta temporada: volver a batir el récord mundial de 200 metros. Lo dice un hombre que esta temporada aún no ha corrido esa distancia este año y que logró romper la barrera anterior hace ya siete años, en los mundiales de Berlín. "Creo que la competición, la energía, el trabajo que tendré que hacer para ganar en los 100 metros de Río me ayudará para el 200, que es en lo que me quiero concentrar, en batir el récord del mundo", cuenta el velocista, que corrió el doble hectómetro en 19.19, una marca a la que el resto de atletas ni se plantea llegar. La mejor marca del mejor competidor de esta noche, en lo que se supone que es la crema del atletismo mundial, es un 19.80 de Lemaitre. Otra galaxia. 

Estas cosas, las frases célebres, las demostraciones de fuerza, las hace Bolt con la naturalidad de quien es un competidor extremo. Él mismo recuerda que hace dos años, en los mundiales de Pekín, iba como víctima propiciatoria para ser mordido por Justin Gatlin. El desenlace fue el de siempre, victoria de Bolt. "Soy un competidor muy fuerte mentalmente, Gatlin no estaba preparado, era muy duro para él y este año va a ser lo mismo", avisa, casi amenaza, el mejor corredor que se ha visto nunca. 

Bolt tamibén tuvo tiempo para despachar sobre el tema del día, la suspensión del atletismo ruso de cara a los Juegos Olímpicos de Río. Y él lo ve correcto, como decisión y como mensaje. "Esto asustará a mucha gente y manda un mensaje fuerte, el deporte se toma en serio la necesidad de estar limpio", asegura el velocista. Las reglas son las reglas y los casos de doping en el atletismo se están poniendo muy mal, así que me parece correcto", comentó, sin querer entrar en la necesidad o conveniencia de que el mismo camino que los atletas lo sigan el resto de deportistas rusos. 

Detrás de ese guepardo, del único hombre que sabe lo que es ser el más rápido de siempre, se situará Bruno Hortelano. Su historia es muy diferente, él, de hecho, es diametralmente opuesto a los fuegos artificiales de Bolt. Pero, más allá del estilo, correr detrás del más grande es un estímulo, una manera de probarse contra los mejores y un empujón para rebajar, aún más, lo que es ya de por sí una marca magnífica. Hortelano, en Londres, tendrá la mejor pruena posible para seguir progresando y, también, pensando en Río. 

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios