Es noticia
Menú
El atraco a dos atletas olímpicos de España revela los fallos de seguridad en Río
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
creceN EL PESIMISMO Y LA INQUIETUD

El atraco a dos atletas olímpicos de España revela los fallos de seguridad en Río

Fernando Echávarri, Tara Pacheco y su entrenador, Santi López-Vázquez, fueron asaltados a plena luz del día. La seguridad cada vez está más discutida ante la cita olímpica

Foto: Vista panorámica del estadio olímpico de Río de Janeiro (Reuters)
Vista panorámica del estadio olímpico de Río de Janeiro (Reuters)

A poco más de dos meses del inicio de los Juegos Olímpicos, las voces más pesimistas que auguran fallos en la seguridad ciudadana en Río de Janeiro parecen estar cubiertas de razón. El equipo español de vela fue víctima de un atraco a mano armada en el turístico barrio de Santa Teresa. Ocurrió el 20 de mayo, cuando el campeón olímpico Fernando Echávarri, la campeona del mundo y europea Tara Pacheco y su entrenador, el también campeón mundial Santi López-Vázquez, fueron asaltados a plena luz del día, cuando iban a desayunar. Los ladrones se llevaron todo el dinero, los documentos y una cámara. Por suerte, nadie resultó herido.

Tara (27 años) y Fernando (46 años) estaban en Río de Janeiro para prepararse para las pruebas olímpicas del próximo mes de agosto. El pasado 27 de abril, la pareja había ganado la medalla de plata en la clase Nacra 17, en el marco de la Copa del Mundo de Vela en Hyères (Francia). Este triunfo sirvió para clasificarles para los JJ OO. “Eran cinco menores con dos revólveres. Me robaron todo el material de trabajo que llevaba conmigo. Ha sido una experiencia muy desagradable”, declaró Santiago López a 'EFE'.

“Los atracadores eran menores de edad, estaban drogados y muy nerviosos. Es una pena que chavales que deberían estar en el colegio vayan con una pistola en la mano”, señaló Echavarri. “Fernando, Tara y Santi quieren olvidar lo antes posible lo sucedido y centrarse única y exclusivamente en los entrenamientos que están realizando, con las miras puestas en gran cita olímpica”, asegura la nota federativa difundida a la prensa.

Aumento de robos callejeros

La falta de seguridad en Río de Janeiro es uno de los puntos que más preocupan a los equipos españoles e internacionales. En los últimos meses, los robos callejeros han crecido un 24% en la ciudad olímpica. En los primeros cuatro meses de 2016 se han registrados 38.461 casos, frente a los 31.083 del mismo periodo de 2015. El número de asesinados en el Estado de Río de Janeiro también ha subido de una forma preocupante. Según un informe del Instituto de Seguridad Pública (ISP), se ha producido un aumento del 15,3%, lo que equivale a 1.715 casos, o lo que es lo mismo, a una media de 11 asesinatos al día.

Lamentablemente, no es la primera vez que atletas olímpicos son víctimas de atracos violentos en la Cidade Maravilhosa, donde en este momento también se encuentran el equipo olímpico español de 470, el de RS:X y Laser. El antecedente más sonado ocurrió en diciembre de 2014, cuando las regatistas británicas Hannah Mils y Saskia Clark fueron atracadas en el Aterro del Flamengo, en una zona residencial de clase media. Los principales periódicos del mundo publicaron esta noticia en sus páginas deportivas. En aquella ocasión se trató de dos hombres armados con arma blanca. Las atletas, que lograron la medalla de plata en los JJ OO de Londres de 2012, estaban pasando dos semanas de preparación deportiva en Río. Los ladrones se llevaron todo lo que tenían, incluso la ropa de licra usada para entrenar, aunque no hubo que lamentar daños personales.

Los robos violentos están a la orden del día en proximidad de algunas sedes olímpicas. Un grupo de atletas paralímpicos de varios países fue asaltados el pasado 19 de mayo cuando salían de un evento de prueba en el estadio Engenhão. Los vecinos del barrio de Engenho de Dentro, donde se halla esta instalación, relatan que los atracos son una constante.

Abandono y degradación

Uno de los accesos al Engenhão, que pasa por debajo de una línea de tren, a menos de 200 metros del estadio, no será usado por los atletas y funcionarios olímpicos en agosto. Esto explicaría su estado de abandono y degradación: no hay iluminación y la basura se acumula a lo largo de este túnel para peatones. Los vecinos se quejan de que durante el evento deportivo será reforzado el patrullaje, pero pasado el mes de septiembre todo volverá a ser igual.

La merma de la seguridad en Río de Janeiro es tan grande, que se producen incluso acontecimientos de tinte surrealista. El pasado mes de marzo, un brazo flotante apareció en la Bahía de Guanabara, donde se disputarán las pruebas olímpicas de vela. Lo peor es que esta escena macabra no es una excepción en la costa carioca. En 2013, unos barrenderos encontraron dos brazos en la conocidísima playa de Ipanema. El periodista brasileño que se empecinó en llevar a cabo la investigación fue tildado de “reportero de los brazos” por su obsesión por intentar esclarecer los detalles de este curioso crimen.

El brazo ensangrentado es solo uno de los múltiples problemas de esta polémica bahía, a la que llegan las aguas residuales sin tratamiento de muchos barrios de Río. El saneamiento prometido en la época de la candidatura olímpica no ha sido llevado a cabo y toneladas de basura se acumulan a diario en sus costas. “La bahía está muy sucia, está horrible: llena de animales muerto y basura. Es muy difícil navegar porque el barco se engancha en todos los objetos y se para. Es pésimo. Es fundamental que limpien esta bahía antes de los Juegos, no digo que precisen descontaminar totalmente el agua, pero es necesario al menos recoger los residuos”, ha afirmado en la prensa brasileña Fernando Echávarri, que ya fue atracado en Río de Janeiro en 2009.

Las favelas

Por lo pronto, la delegación australiana ha prohibido expresamente a sus atletas que visiten las favelas durante los JJ OO. “No queremos ser una especie de Gran Hermano, no vamos a trancar a los atletas en sus cuartos, pero tenemos el deber de cuidar de ellos. Por eso, algunas áreas serán inhibidas. No vamos a permitir que los atletas entren en las favelas”, declaró el jefe de la delegación, Kitty Chiller, al 'Herald Sun' el pasado mes de febrero. Sus afirmaciones han sido acogidas con cierta suspicacia en una ciudad donde 1,5 millones de personas viven en estos barrios de baja renta.

Durante los JJ OO, la seguridad de los más de 10.000 atletas hospedados en Río de Janeiro será garantizada por 9.000 agentes, que serán reforzados por 2.300 efectivos de la Fuerza Nacional procedentes del vecino estado de Sao Paulo, tal y como acaba de anunciar el nuevo ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann. El dispositivo total para la seguridad de Río 2016 constará de 38.000 efectivos entre miembros de la Policía Militar, Policía Federal, Fuerzas Armadas y Fuerza Nacional, todos ellos cuerpos de carácter militar.

A poco más de dos meses del inicio de los Juegos Olímpicos, las voces más pesimistas que auguran fallos en la seguridad ciudadana en Río de Janeiro parecen estar cubiertas de razón. El equipo español de vela fue víctima de un atraco a mano armada en el turístico barrio de Santa Teresa. Ocurrió el 20 de mayo, cuando el campeón olímpico Fernando Echávarri, la campeona del mundo y europea Tara Pacheco y su entrenador, el también campeón mundial Santi López-Vázquez, fueron asaltados a plena luz del día, cuando iban a desayunar. Los ladrones se llevaron todo el dinero, los documentos y una cámara. Por suerte, nadie resultó herido.

El redactor recomienda