Mireia Belmonte, su entrenador y su psicólogo luchan para pisar el podio olímpico
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
UNA ESPAÑOLA, ALTERNATIVA A REINAR EN LA PISCINA

Mireia Belmonte, su entrenador y su psicólogo luchan para pisar el podio olímpico

Los Juegos Olímpicos se reparten en dos grandes bloques. Natación y atletismo marcan las dos mitades de la competición. Hoy se inicia las pruebas en la

Foto: Mireia Belmonte, su entrenador y su psicólogo luchan para pisar el podio olímpico
Mireia Belmonte, su entrenador y su psicólogo luchan para pisar el podio olímpico

Los Juegos Olímpicos se reparten en dos grandes bloques. Natación y atletismo marcan las dos mitades de la competición. Hoy se inicia las pruebas en la piscina de 50 metros, lugar poco dado a los éxitos españoles. Todo el mundo habla de Phelps, del que su propio entrenador dice que se queda dos puntos por debajo de su tono ideal, ese que abandonó cuando se mostró el mundo entero fumando marihuana, o de Lochte como grandes estrellas, como dominadores de la pileta. Pero por primera vez en la historia de los Juegos, la natación española cuenta con una candidata a pelear con cualquiera para convertirse en una de las referencias de lo que suceda en el centro acuático de Londres. Claro está, hablamos de Mireia Belmonte, la mujer que disputará seis pruebas y con la que el presidente de su federación, Francisco Carpena, sueña con ganar cinco pruebas.

Ella se muestra prudente. Sabe que con 21 años es el momento de recoger lo sembrado desde que a los 15 años ingresó en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat. "Sueño despierta con una medalla. Aspiro a todo. Tengo que demostrar lo que tengo dentro y ese es mi reto". Mireia ya fue con el cartel de estrella a Pekín, pero la presión pudo con la fortaleza física de una nadadora que no tiene precedente en la historia de la natación española por su versatilidad y por su capacidad para nada hasta seis pruebas en una gran cita. "Me veo con fuerza para nadar las seis pruebas. Mi entrenador, Vergnoux, me ha ayudado a dar ese salto. Ahora soy más profesional", afirma una persona que se entrena ocho horas diarias, que incluyen dos horas de pesas, algo que antes era tabú para los nadadores que ahora se ha convertido en una parte más de su trabajo.

Su calidad le ha elevado a la categoría de icono publicitario. Nike y Braun la tienen como imagen, lo que la permite ser toda una profesional de la natación y elevar sus ganancias hasta los 40.000 euros al mes. Ella ha señalado las pruebas de 800 libres y 400 estilos como sus favoritas para rascar metal. "Espero estar en esas dos finales". Y es que los que la conocen hablan de una mejora mental, apoyada en su entrenador y en la visita que repite dos veces en semana a un psicólogo. Ahora ya sabe que puede ganar a cualquiera. "Me he tomado los Juegos como una competición más", comenta cuando se le habla de lo importante que es tener la cabeza en su sitio.

Mireia Belmonte no es la única opción de la natación española (Erika Villaecija y Aschwin Wildebower son las otras dos grandes bazas de conseguir medalla). "Todo pasa por saber competir, por darlo todo. Hemos trabajado como bestias y ahora falta culminar  lo hecho a mí y a todo el equipo". La nadadora del Sabadell competirá en el 200 mariposa, 200 y 400 estilos, 400 y 800 libres y en el relevo 4x200 libres, pruebas en las que tiene algo que decir. Todo un reto y algo impensable hace unos años. Y si al final la estrella de la piscina es española...

Mireia Belmonte Juegos Olímpicos