Protagonizó una lamentable imagen en 2019

El "respeto" que predica Sergio García en su vuelta al lugar de los horrores

El castellonense fue descalificado la temporada pasada en el último torneo de la Gira del Desierto en Arabia Saudí. Golpeó varios 'greens' molesto con su juego y ensució su imagen. Busca resarcirse

Foto: Sergio García, a finales de año en el Open de Australia. (EFE)
Sergio García, a finales de año en el Open de Australia. (EFE)

"Vuelvo a Arabia porque me sentía fatal y para presentarles mis respetos". Sergio García no pudo evitar este miércoles la pregunta de los diferentes medios internacionales. Su expulsión del Royal Greens Golf & Country Club la temporada pasada dio que hablar. El español, en un capítulo sin precedentes, la lió en el marco de un torneo que debía pasar a la historia por su debut dentro del circuito europeo. El castellonense, durante la tercera ronda de competición, pagó su mal juego con diversos 'greens' del campo, que dañó intencionadamente en uno de sus típicos arrebatos de furia que ya le han causado problemas otras veces. Organización, aficionados y jugadores denunciaron los hechos y el ganador del Masters de Augusta en 2017 fue el primer jugador descalificado de la historia del European Tour.

Entonces, García, que aceptó la reprimenda pública, pidió disculpas avergonzado por sus actos, pero aseguró que no volvería a Arabia hasta pasado un tiempo. Sin embargo, y en contra de su postura inicial, el español regresa ahora con todas las de la ley para completar la Gira del Desierto (Abu Dhabi, Dubai y Arabia Saudí). Tiene ganas de resarcirse. "Me sentía fatal por lo que había ocurrido el año pasado. Fue una semana desafortunada para mí en la que se me juntaron algunas cosas… Por eso quería estar allí, quería mostrarles mi respeto”, explicó. Al golfista no le ha costado mucho tomar la decisión de empezar el año jugando durante tres semanas consecutivas en Oriente Medio, pues ya lo hizo en 2007 y 2009, aunque en aquellos tiempos se jugaba en Qatar en vez de en Arabia. “Quizá hubiera sido más fácil para mí esconderme y no volver nunca, pero la gente allí es maravillosa, querían que regresara y yo quiero enseñarles al verdadero Sergio", indicó el de Borriol.

Sergio Garcia estudia un golpe durante el Mutua Madrid Open. (EFE)
Sergio Garcia estudia un golpe durante el Mutua Madrid Open. (EFE)

Más tranquilo

A Sergio García se le ve este año tranquilo y con ilusiones renovadas después de dos cursos bastante pobres en cuanto a resultados. Los grandes entendidos en la materia también apuntan en esta dirección. De calidad incuestionable, su falta de control ha jugado en su contra en muchos momentos de su carrera. Los Juegos Olímpicos -más alla de los 'Majors', las grandes citas americanas y europeas- son su gran objetivo del curso. 2020 puede ser el año de su resurrección. "A veces pierdes la cabeza y luego te das cuenta de los que has hecho", comentó unas horas después de ser expulsado del torneo saudí. Escupir dentro de un hoyo tras un mal golpe, patear un micro de televisión, contestar con desgana a la prensa o dirigirse de malos modales a un menor de edad ("¿Te quieres callar de una puta vez?) son algunas de las polémicas que le han acarreado fuertes críticas estos años. Arabia, el curso pasado, fue la gota que colmó el vaso. "A todos nos puede pasar una vez, pero varias veces no es normal", agregó Jorge Campillo, otro de nuestros golfistas, tras conocer las consecuencias del ataque de furia de su compatriota.

"Al terminar, lo primero que hice fue buscar a Sergio y hablar con él y decirle que lo que había hecho era inaceptable. Se lo dije porque es un buen amigo y los amigos tienen que estar ahí para dar consejo y ayudar en malos momentos", detalló Gonzalo Fernández Castaño, que en aquel momento avanzaba cinco grupos por detrás de García y se percató de los daños al llegar a su altura. "Lo de esta semana no es algo que me enorgullezca. Todos somos humanos y todos cometemos errores, lo importante es intentar aprender de ellos. El error es no aprender de los errores", fueron las palabras de García justo antes de despedirse de la Federación Saudí de Golf, que ahora celebra su vuelta consciente del impacto mediático que supone el aterrizaje del castellonense (Premio Laureus en 2018 a Deportista Revelación).

Sergio no solo causó revuelo aquel día al causar destrozos en los 'greens', ya en la jornada anterior su mala actitud había corrido como la pólvora por redes. En esa ronda de competición golpeó con su palo, maldiciendo, la arena de uno de los bunkers del campo ante la mirada atónita de los presentes. "A quienes nos gusta (Sergio) esto nos deja consternados y desanimados", escribió David Livingstone en su columna de Sky Sports. "Sergio ha cruzado la línea muchas veces en el pasado, pero su alter ego más atractivo siempre ha acudido al rescate. Esta vez, su poco convincente, incluso a regañadientes, disculpa puede que no sea suficiente. Para mantener su popularidad tendrá que mostrar el tipo de arrepentimiento que demuestre un entendimiento de sí mismo", añadió el periodista. Sergio tiene ahora la oportunidad de desquitarse al completo, demostrar la clase de jugador que es y empezar a calibrar el juego que le lleve de nuevo a los primeros puestos del ranking mundial.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios