el descanso como pieza importante

El 'reset' de Jon Rahm en una despedida de soltero antes de su mejor US Open

Jon Rahm finalizó tercero este domingo en el US Open, completando su mejor Grande. A los 24 años, el de Barrika continúa con su progresión después de haber hecho un 'reset' mental

Foto: Jon Rahm, este domingo en California. (EFE)
Jon Rahm, este domingo en California. (EFE)

Jon Rahm acaba de realizar el mejor Grande de su vida quedando tercero en el US Open, en el complicado campo de Pebble Beach donde ha ganado el joven Gary Woodland, de 35 años (once más que Rahm). Esa posición del vizcaíno, para poner en contexto, iguala la mejor de Sergio García y de Seve Ballesteros y se queda cerca del subcampeonato que completó Miguel Ángel Jiménez en 2000. Que a Rahm no le tiembla el pulso en los grandes eventos ha quedado demostrado puesto que en su ‘major’ número trece ya ha cosechado cuatro ‘top 10’ y tres ‘top 5’. Una clave, en este caso, fue el descanso previo.

“Justo el fin de semana antes de venir tenía la despedida de soltero de un amigo en Las Vegas y estuve diez u once días sin tocar un palo de golf. Disfruté la vida como un hombre de 24 años que soy, un poco vivir la vida… y un descanso merecido. Luego fui a San Diego a entrenar. El descanso… más que el cuerpo y el golf era un tema mental. Uno puede ser competitivo durante un tiempo, pero después de tres años creo que lo de ser competitivo estaba en la reserva y lo de descansar me ha venido bien para competir esta semana”, aseguraba a Movistar cuando terminó su tarjeta y ya sabía que iba a estar en ese ‘top 5’.

El agujero del aspersor del 10

Estaba contento realizando el domingo la mejor vuelta personal de la semana jugando fenomenal los ocho primeros hoyos, pero con “la pena” del 9 y 10 en los que hizo una buena salida y, sin embargo, la bola no se quedó en buena posición. “La 10 se me quedó la bola al lado de un aspersor, en el agujero que hace el aspersor en sí… he hecho dos pares. Del 11 al 14 [corbata en este último incluida] una pena no haber podido hacerlo mejor, luego también el 15 y he acabado muy bien, con opciones de birdie en los tres últimos hoyos”, comentaba a la televisión de Telefónica.

Jon Rahm en el US Open. (EFE)
Jon Rahm en el US Open. (EFE)

Su objetivo de este domingo era haber hecho -6, “pero claro, -6 aquí sólo se ha hecho tres veces… complicado”. Para hacer -6 tenía que haber fallado muy poco (hizo -3 finalmente, o sea que no era descabellado) y con esa lección se marcha de este torneo previo a Valderrama, al cual le hace especial ilusión ir por ser allí donde se dijo a sí mismo que quería jugar al golf hace ya casi dos décadas.

Como él mismo decía durante la entrevista posterior al US Open, el cuerpo y el golf lo tenía, pero la mente era lo que necesitaba liberar después de tanto tiempo entrenando y jugando sin descanso. Con ese reset en su cabeza ha llegado más lejos que nunca en un Grande y ha dado un paso más en su ecuación de aprendizaje que le va aportando su experiencia. En Pebble Beach ha experimentado que pese a rozar un gran golf, hay que errar todavía menos para salir victorioso. También será consciente de que sin desplegar sus mejores golpes (sobre todo en el green y el tee) ha sido capaz de acercarse a la victoria… Detalles que irá puliendo porque su progresión continúa intacta a sus 24 años. Viendo lo bien que le ha ido, quizás hasta decida descansar durante varios días con más asiduidad que una vez cada tres años.

Próxima parada: Cádiz.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios