a dos golpes del líder

Jon Rahm y el 'efecto Tiger' en Augusta: "La marabunta no me ha afectado"

El golfista español llega a la tercera jornada de Augusta con sus opciones de victoria intactas. En las dos primeras ha jugado junto a Tiger Woods, el centro de atención en el torneo

Foto: Jon Rahm (d) y Tiger Woods jugaron juntos las dos primeras rondas del Masters de Augusta. (EFE)
Jon Rahm (d) y Tiger Woods jugaron juntos las dos primeras rondas del Masters de Augusta. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3'

"¿De verdad? ¿Con Tiger? Pues nada, con Tiger. A aguantar la marabunta, qué voy a hacer". Así reaccionó Jon Rahm ante la prensa cuando se enteró de que le iba a tocar jugar junto a Tiger Woods durante las dos primeras jornadas del Masters de Augusta. Sabía lo que le esperaba: ningún golfista genera tanta atención como Woods, aunque lleve más de una década sin ganar un 'grande'. Y los dos primeros días en Augusta, sobre todo el viernes, lo han vuelto a demostrar. Jugar a su lado no es sencillo, pero Rahm lo ha solventado con nota y afronta la segunda mitad del torneo con sus opciones intactas: está con -5, a dos golpes del quinteto de líderes.

"Es una pena por mis padres, que han venido y no van a ver nada", respondió entre risas Rahm tras el sorteo. Augusta no es una excepción. Allí la gente también se agolpa para ver de cerca a Woods, cuatro veces ganador, la última en 2005. De tener que compartir partido con él, mejor hacerlo en las dos primeras jornadas que las dos últimas, sobre todo si el estadonidense llega al domingo con opciones de victoria. Del jueves al viernes, Rahm pudo notar la diferencia.

"No hemos hablado mucho, al principio un poco, pero después cada uno ha ido a lo suyo", dijo tras la primera jornada. "La marabunta no me ha afectado. Por suerte aquí la mayoría de público tiene silla y no se mueve, así que no te enteras tanto, sobre todo en las primeras filas".

Al día siguiente, las cosas cambiaron y se vivieron escenas curiosas en el Augusta National Golf Club. "El efecto Tiger se nota. Con la lluvia, no había nadie con gente en su grupo excepto nosotros y cada vez que metía un putt largo, porque eran todos largos, había gente corriendo. Por eso ha sido un poco más difícil el día", explicó el golfista español.

El momento en el que un agente de seguridad casi arrolla a Tiger Woods. (Reuters)
El momento en el que un agente de seguridad casi arrolla a Tiger Woods. (Reuters)

Para Woods estuvo a punto de acabar en tragedia. En el hoyo 14, Tiger dio un golpe majestuoso desde una zona de pinos. A su alrededor, decenas de personas que habían aguantado un rato antes un parón por la lluvia. Asustado porque alguno de ellos se acercara demasiado al golfista tras el golpe, un agente de seguridad corrió hacia Woods para protegerlo, pero resbaló y a punto estuvo de arrollarlo.

Llegó a tocar el pie derecho de Tiger, que cojeó de manera ostensible durante unos instantes. Si llega a tener el pie completamente apoyado, podría haberlo lesionado. "Está todo bien", dijo Woods tras terminar la jornada. "Los accidentes suceden. Cuando juegas delante de mucha gente, estas cosas pasan".

Rahm no jugará este sábado junto a Woods. Lo hará con el estadounidense Patton Kizzire, que está con -4. El otro español que sigue en el torneo (ni Sergio García ni Chema Olazabal pasaron el corte), Rafa Cabrera Bello, lo hará junto al alemán Bernhard Langer, que a sus 61 años sigue dando el callo.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios