las reacciones a su comportamiento

La imagen de Sergio García, muy dañada tras ser descalificado en Arabia Saudí

Nunca antes la figura de Sergio García había sido tan criticada. La descalificación de un torneo en Arabia Saudí por mal comportamiento daña su reputación

Foto: Sergio García fue expulsado de un torneo en Arabia Saudí. (EFE)
Sergio García fue expulsado de un torneo en Arabia Saudí. (EFE)

Sergio García es un golfista con una gran reputación en el circuito, admirado y querido por muchos. También un deportista que muchas veces ha perdido el control. Le ha pasado jugando y atendiendo a los medios. Pero nunca había llegado hasta donde lo hizo el pasado fin de semana en Arabia Saudí. Esta vez no lanzó lejos el palo de golf, sino que dañó varios 'greenes' y con ello perjudicó a los competidores que venían detrás de él. El resultado inmediato fue la expulsión del torneo. Y a medio plazo un daño a su imagen como nunca antes.

Su comportamiento ha tenido gran repercusión, no solo por su talla como jugador, sino porque los hechos ocurrieron en el Saudi International, el primer torneo de la historia del European Tour celebrado en Arabia Suadí. Todo el golf estaba pendiente la semana pasada en el Royal Greens Golf Club por razones que tenían más que ver con la geopolítica que con el deporte. El circuito fue muy criticado organizaciones de defensa de los derechos humanos por abrir las puertas a la dictadura saudí, sobre todo en un momento de especial preocupación por el asesinato de Jamal Khashoggi. Esa controversia acabó eclipsada por la expulsión de Sergio García.

García dañó hasta cinco 'greenes' en la jornada del sábado. Antes, el viernes había golpeado uno de sus palos contra la arena de uno de los bunker del campo. "Estamos acostumbrados al carácter porque somos latinos, pero nos dio la sensación de que era un cabreo demasiado exagerado", declaró a 'Efe' el español Javier Erviti, 'caddie' del italiano Renato Paratore. "Al terminar, lo primero que hice fue buscar a Sergio y hablar con él y decirle que lo que había hecho era inaceptable. Se lo dije porque es un buen amigo y los amigos tienen que estar ahí para dar consejo y ayudar en malos momentos", dijo Gonzalo Fernández Castaño, otro de los golfistas españoles presentes en el torneo.

Sergio García se disculpó. Reconoció que había que se le había ido la cabeza y aceptó el castigo. "Respeto la decisión de mi descalificación. Como fruto de las frustración he dañado un par de 'greenes' y pido disculpas por ello. He informado a mis compañeros de que nunca volverá a ocurrir", dijo. Un gesto que le honra, pero que puede no ser el punto final a esta historia. No está muy claro si la expulsión del torneo será su único castigo.

'The Telegraph' informa de que el español se enfrenta a una multa importante. El diario británico habla de un precedente de 2013. Entonces Simon Dyson fue expulsado del BMW Masters y tuvo que pagar 30.000 libras y cumplir una suspensión de dos meses. Según el mismo diario, García cobró unos 570.000 euros por participar, y personas que conocen ese tipo de contratos indican que puede incluir una cláusula por comportamiento que puede afectar a ese pago. Sin embargo, el diario 'The Scotsman' indica que el castellonense no tendrá que devolver parte de ese dinero y que no será suspendido.

"Un sacrilegio deportivo"

Más allá del daño económico, su reputación queda muy dañada. David Livingstone, columnista de 'Sky Sports', califica lo hecho por el español como un "sacrilegio deportivo". "A quienes nos gusta (Sergio) esto nos deja consternados y desanimados", dice. "Créanme, es duro escribir estas palabras de condena sobre alguien que quieres y admiras. Siempre ha sido encantador conmigo, por lo que es difícil escribir sobre su lados oscuro".

"Sergio ha cruzado la línea muchas veces en el pasado, pero su alter ego más atractivo siempre ha acudido al rescate. Esta vez, su poco convincente, incluso a regañadientes, disculpa puede que no sea suficiente. Para mantener su popularidad (...) tendrá que mostrar el tipo de arrepentimiento que demuestre un entendimiento de sí mismo", escribe Livingstone.

"Será perdonado, aunque será preguntado sobre ello en la previa del Masters", dice John Feinstein en 'Golfworld'. La cita en Augusta, donde García ganó el primer y único grande de su carrera en 2017, será entre el 11 y el 14 de abril. A Augusta recurre Feinstein para explicar el comportamiento del jugador español. Ganar por fin un torneo tan importante tras casi dos décadas estrellándose contra un muro no ha hecho que Sergio García se relaje, como podría parecer lógico.

"Si lo que ha pasado este fin de semana deja algo claro, es que García no se ha relajado tras su victoria en Augusta. Cumplirá 40 años en julio, y está muy claro que todavía tiene ese fuego interior por jugar bien. Ocupaba el puesto 52º después de tres ronda cuando fue descalificado", escribe Feinstein.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios