tercera jornada del masters de augusta

Jordan Spieth tiene un desafío con la historia... pero no es el único

Spieth ya ha entrado en la historia porque ningún otro jugador ha liderado el Masters en solitario durante siete días consecutivos. Sergio García y Cabrera Bello están lejos de los mejores

Foto: Spieth, en el décimo hoyo (EFE/EPA/ANDREW GOMBERT).
Spieth, en el décimo hoyo (EFE/EPA/ANDREW GOMBERT).

Jordan Spieth se ha convertido en el auténtico dictador de Augusta. Se ha sentado en el trono, ha cogido el bastón de mando y no lo suelta ni con agua caliente. Por séptima jornada consecutiva (las cuatro del año pasado y las tres de éste) el golfista de Texas es el líder en solitario del Masters. Ha disputado tres veces este torneo y las tres veces salió como líder el domingo. Es sencillamente asombroso. Es mucho más que un idilio. Aquí hay pasión.

Spieth ya ha entrado en la historia porque ningún otro jugador ha liderado el Masters en solitario durante siete días consecutivos. Ha superado a Arnold Palmer, que fue líder durante seis rondas entre 1960 y 1961. Eso sí, este récord no significará demasiado si el domingo no logra el triunfo. Como cualquier dictador que se precie está rodeado de enemigos dispuestos a derrocarle y, además, él propio Jordan se empeñó en abrirles la puerta de par en par con un final de vuelta caótico.

[Lea aquí: Pura angustia en la segunda jornada]

Tenía el Masters agarrado con una mano tras hacer birdie en el hoyo 15. Se colocaba con un parcial de dos bajo par en el día y con nada menos que cuatro golpes de ventaja sobre el segundo clasificado. Esta distancia en manos de Spieth parecía poco menos que manga y media de la Chaqueta Verde. Sin embargo, su mal día desde el tee de salida le acabó pasando factura. Es un mago de la recuperación, del escapismo, pero tanto tentar a la suerte le acabó jugando una mala pasada. Falló las calles de los hoyos 17 y 18 y acabó con bogey y doble bogey. En un visto y no visto, su generosa red de seguridad se había convertido en una pírrica colchoneta hinchable.

El final de Spieth ha metido a muchísimos jugadores en la pelea por la victoria. Será un domingo de vértigo en Augusta. Hay hasta doce hombres en cinco golpes, pero sobre todo ha dado vida a golfistas muy peligrosos que estaban ya convencidos de que este domingo no estarían peleando por la Chaqueta Verde. Es el caso de Rory McIlroy, que pinchó en hueso y firmó 77 golpes sin birdies. El norirlandés está ahora a cinco. Pero además, Jason Day y Dustin Johnson se encuentran a tres. Cualquiera de ellos ha demostrado ser capaz de volar muy bajo y, desde luego, no es nada tranquilizador tenerlos tan cerca.

Spieth, junto a la tabla de líderes (Rob Schumacher-USA TODAY Sports).
Spieth, junto a la tabla de líderes (Rob Schumacher-USA TODAY Sports).

Prácticamente como cada año, el Masters tendrá también su particular historia entrañable con un bravo veterano. Se trata de Bernhard Langer. El alemán se ha colocado a dos golpes de Jordan Spieth. Su rendimiento en Augusta es sensacional. Hoy, bajo unas condiciones terriblemente complicadas, hizo 70 golpes, una de las apenas cinco vueltas bajo par del día. ¿Tiene opciones de victoria? Obviamente, aunque la previsión del tiempo no parece ayudarle. Aseguran los meteorólogos que las condiciones mejoran notablemente este domingo, por lo que lo lógico sería ver vueltas más bajas y un ganador que pueda rondar el cinco o seis bajo par como mínimo. En cualquier caso, será uno de esos duelos maravillosos que permite un torneo como el Masters. Se disputarán la Chaqueta Verde un hombre, Langer, 58 años, que suma 31 cenas de campeones, contra un chico como Spieth, de 22.

[Lea aquí: Guía para no perderse el Masters]

Además, hay dos tapados en la parte alta de la clasificación, aunque uno es un poco más tapado que otro. Smylie Kaufman marcha segundo tras entregar la mejor tarjeta del día (69 golpes) y jugará con Spieth en el partido estelar. Es un debutante de 24 años, pero hay que tener cuidado con él. En su primera temporada en el PGA Tour ya ha conseguido una victoria, así que mucho ojo porque no es de los que tarda mucho en hacer las cosas. El otro tapado, menos tapado, es Hideki Matsuyama. El japonés busca el primer major para el golf nipón. Saldrá a dos golpes de Spieth. Es un jugador de muchísima calidad que ya ha ganado importantes torneos en el PGA Tour, por lo que hay que contar con él. En ambos casos, la única duda es saber cómo aguantarán la presión.

De este modo, este domingo en Augusta hay varias citas con la historia: Spieth podría convertirse en el primer jugador que defiende título en un major siendo líder durante ocho rondas consecutivas; Kaufman podría ser el segundo debutante de todos los tiempos (además del primer ganador, obviamente) en ajustarse la Chaqueta Verde; Langer sería el ganador más veterano de un major y Matsuyama el primer japonés. Augusta desafía a la historia este domingo.

[Lea aquí: Cabrera Bello sube otro peldaño]

Mala jornada para los españoles

Los españoles sufrieron de manera notable en esta tercera jornada y no optarán a la victoria. Cinco putts en el hoyo 5 hicieron que la de Rafa Cabrera Bello, que apuntaba a sobresaliente, saltara por los aires. Se encuentra con un acumulado de +6, a cinco golpes del top ten. Mientras, Sergio García tuvo un día negro. Firmó 81 golpes, la peor tarjeta de su carrera en Augusta, y se quedó sin opciones.

Más noticias en Ten-Golf.com:

"Sergio es el mejor del mundo y no lo sabe, o no quiere darse cuenta".

Davis Love III habla maravillas de Rafa Cabrera Bello.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios