¿Cómo acabar con el maldito 'socket' en golf?
  1. Deportes
  2. Golf
un trauma para muchos jugadores

¿Cómo acabar con el maldito 'socket' en golf?

Es probablemente una de las peores sensaciones que puede experimentar un jugador y en muchos casos llega a convertirse en un auténtico trauma

placeholder Foto: El 'socket' llega a ser una obsesión cuando se va a pegar un golpe con un hierro (Reuters)
El 'socket' llega a ser una obsesión cuando se va a pegar un golpe con un hierro (Reuters)

El 'socket' en golf es probablemente una de las peores sensaciones que puede experimentar un jugador y en muchos casos llega a convertirse en un trauma, una obsesión que se mete en tu cabeza cada vez que vamos a pegar un golpe con un hierro.

Los golfistas que pegan 'slice' y 'hook', efectos muy pronunciados de izquierda a derecha y viceversa, pese a tener esta limitación evidente, pueden llegar a divertirse y ser consistentes en sus efectos. Sin embargo, cuando pegas un cañazo, éste viene sin esperarlo y rara vez encuentras tu bola sana y salva para poder solventar el error cometido.

El problema de pegar cañazos está sobre todo en nuestra cabeza. Un pensamiento habitual en el jugador que comete este error es el siguiente: estás jugando tu ronda habitual y pensando “aún no ha aparecido, pero está al caer” y cuando aparece te desesperas: “¡Lo sabía!”. Ciertamente, jugar 18 hoyos con el maldito cañazo rondando nuestra mente no es agradable para nadie y por eso vamos a intentar solucionarlo.

El 'socket', 'shank' o cañazo puede venir por varios motivos; el problema está sobre todo en nuestra cabeza y se trata de una sensación muy desagradable

El 'socket', 'shank' o cañazo puede venir por varios motivos. Intentaré explicar los principales desde mi punto de vista, aunque antes es muy importante entender que la línea entre un golpe excepcional y uno catastrófico es tan infinitamente delgada que cañazos pegan hasta los más grandes... Así que si te sientes identificado, intenta quitar hierro al asunto porque este problema ha acabado con más de un golfista.

Una de las razones más repetidas para pegar 'shank' es que en el momento del impacto tu peso se va hacia las puntas de los pies y tu rodilla derecha, en lugar de estar buscando la rodilla izquierda, se va hacia delante.

Si cuando subes el palo te quedas corto de giro, también tendrás muchas posibilidades de impactarla con la caña. Si en la colocación todo está correctamente alineado, pero tus hombros están apuntando a la izquierda del objetivo también podría pasar, y si además de los hombros tu bola está ligeramente al pie derecho, estarás comprando muchas papeletas para escuchar ese sonido horripilante. También se producen los cañazos cuando la subida es muy plana (palo caído o bajo en el top del backswing.)

Por estos cuatro motivos podría ocurrir el maldito cañazo y el problema en muchas ocasiones es la rigidez/tensión muscular que generamos por miedo a cometer ese error. La tensión multiplica las posibilidades del 'socket' porque no dejamos que trabaje el palo correctamente y utilizamos nuestro cuerpo en exceso. Para conseguir que el palo sea el protagonista y empezar a ver algo de luz os pongo dos ejercicios que os ayudarán a enderezar lo antes posible el problema.

Más información en Tengolf.es:

La carta de un golfista de siete años que todos deberíamos leer.

El impacto económico del golf en España supera los dos mil millones.

Golf Socket
El redactor recomienda