Prom Meesawat, un visado y la vil estupidez humana
  1. Deportes
  2. Golf
ESTUVO 24 HORAS ATRAPADO EN EL AEROPUERTO

Prom Meesawat, un visado y la vil estupidez humana

Prom Meesawat, golfista tailandés, estuvo atrapado más de 24 horas en el aeropuerto de Abu Dhabi por culpa de una errata en su visado, que no coincidía con el que aparecía en su pasaporte

placeholder Foto: Prom Meesawat (Reuters).
Prom Meesawat (Reuters).

El tailandés Prom Meesawat se ganó en 2015, y con no pocos dolores de cabeza, los derechos de juego del circuito europeo en tan sólo doce torneos disputados, que son a los que tuvo acceso a través de su buen posicionamiento en el Asian Tour, finalizando en el puesto 107º de la Race to Dubai.

Este año comenzaba su nueva aventura en Abu Dhabi, donde obtenía un esforzado y sólido puesto 35º. Nada que, por otro lado, llame especialmente la atención. El orondo y simpático jugador tailandés se convertiría, por desgracia, en el centro de atención de la trastienda del circuito europeo por un suceso muy desagradable, que de nuevo nos hace reflexionar acerca de la estupidez humana y de la extrema fragilidad de los hilos que, nos guste o no, manejan nuestras vidas.

Meesawat acudía muy ufano al aeropuerto de Abu Dhabi para trasladarse a Doha, como el resto del itinerante circo golfístico, con su visado en regla. ¿O no lo estaba? En fin, sólo contenía una insignificante errata, sobre la cual, además, el jugador no podía ni debía asumir ninguna responsabilidad. Ojo al dato: en lugar de aparecer en su visado Mr Prom Meesawat, esto es, su nombre con la pertinente abreviatura por delante del ‘mister’ de tratamiento, se leía por culpa de un maldito descuido: Mrprom Meesawat. Sencillamente alguien se había olvidado de teclear un espacio. Pues bien, resulta que no le dejaron subir al avión. El nombre del visado no coincidía con el del pasaporte, le decían. Y no hubo manera. Además, el tailandés se quedaba atrapado en los controles aeroportuarios ya que tampoco le permitieron salir de allí. Hasta que no llegó un nuevo visado no hubo manera de deshacer el entuerto, pero el problema es que el muchacho anduvo por allí esperándolo durante más de 24 horas.

Moraleja: conviene guardarse de las erratas en los visados y, si es posible (que no lo es), de la vil necedad extendida por todo el planeta desde que el hombre es hombre.

Más noticias en TenGolf.es:

VÍDEO | El tirazo de Cabrera Bello que hizo temblar a Branden Grace

Pablo Larrazábal tuvo que mover una roca de cientos de kilos para poder seguir jugando

Golf Prom Meesawat
El redactor recomienda