¿Qué pasaría si juntamos a Seve y a Poulter en el mismo vestuario?
  1. Deportes
  2. Golf
preguntas de La Solheim para la almohada

¿Qué pasaría si juntamos a Seve y a Poulter en el mismo vestuario?

La Solheim Cup llega al domingo con todo por decidir, pues además de los doce partidos individuales se tendrán que terminar tres 'fourballs' que han quedado pendientes por falta de luz

Foto: La jornada tuvo que suspenderse por falta de luz (Solheim Cup)
La jornada tuvo que suspenderse por falta de luz (Solheim Cup)

La Solheim Cup llega al domingo con todo por decidir. Sensación extraña. Fría. Destemplada. Y no precisamente por la sensible bajada de temperaturas que se ha vivido esta tarde de sábado en el recorrido St. Leon-Rot de Alemania, sino porque mañana, además de los doce partidos individuales se tendrán que terminar tres fourballs que han quedado pendientes por falta de luz.

No es la primera vez que sucede esto en golf, pero resulta complicado encajar las piezas cuando desde el viernes que empezó la competición sólo ha habido una hora de suspensión por tormenta eléctrica. Algo ha fallado, señores. O se empiezan antes las rondas, o no se da tanto descanso entre foursomes y fourballs o se acelera el juego. Lo demás tiene una explicación compleja para el aficionado que ha venido esta tarde al campo y se marcha sin ver la jornada completa.

El cuerpo también está cortado por la derrota de la pareja española. Azahara Muñoz y Carlota Ciganda han jugado el único fourballs que ha podido terminar y han perdido frente a Lexi Thompson y Cristie Kerr (3y2), la bestia negra de Estados Unidos, la pareja que se marchará de esta Solheim imbatida y que hoy se han compenetrado para hacer diez bajo par en dieciséis hoyos. Una locura. Así, el torneo afrontará el último día de competición con quince puntos aún por dilucidar y ventaja clara de Europa por 8 a 5, aunque en los fourballs que restan por acabar puede suceder cualquier cosa, ya que la igualdad es extrema: Icher y Matthew marchan uno arriba en el 15 ante Salas y Lang; Pettersen y Hull van uno abajo ante Lee y Lincicome en el 15 y Masson y Hedwall pierdan también por uno ante Lewis y Piller en el 16.

Así las cosas, será mejor centrarse en lo que ocurrió por la mañana y que fue lo que realmente ha dado a Europa la ventaja que tiene en el marcador. Carin Koch será reconocida algún día por haber descubierto una pareja que tiene visos de marcar una era en la Solheim Cup. Hablamos de Melissa Reid y Carlota Ciganda. Son la sensación de esta Solheim para Europa. Ambas consiguieron esta mañana arrancar medio punto a las fieras Lexi y Kerr y ganaron después con autoridad 4 y 3 a Michelle Wie y Alison Lee.

La Solheim ha encontrado a su Poulter y Seve particular y compartiendo la misma era. ¿Se puede pedir más? A Reid se le compara ya con Poulter. No hay más que verla en el campo para darse cuenta que la semejanza le viene como anillo al dedo. “Me encanta la comparación. Creo que tenía cosas que demostrar en la Solheim y estoy contenta de cómo me están saliendo las cosas”, señala. Su manera de celebrar cada putt, cada birdie, cada punto recuerda a Poulter. Es un referente.

El Seve de España se llama Carlota Ciganda y el apodo no se lo ha inventado nadie, se lo ha puesto la propia Melissa Reid. “Es una chica estupenda. Le pega que la revienta y es muy fácil jugar con ella porque sabes que te vas a encontrar la bola a dos palmos del hoyo o menos. No tengo estrés cuando juego con Carlota. Tengo una fe ciega en ella. Ella es... española, es Sergio, es Seve... Una jugadora increíble”, asegura.

La Solheim ha dejado el cuerpo frío por la tarde, pero la mañana fue de lo más caliente. ¿O les parece poco juntar en el mismo vestuario a Seve y a Poulter? Un lujo.

Más información en Ten-golf.es:

- Agrio enfrentamiento entre dos pesos pesados: Inkster y Sorenstam

Carlota Ciganda
El redactor recomienda