El PGA Championship medirá el umbral de sufrimiento de McIlroy
  1. Deportes
  2. Golf
11 CLAVES PARA SEGUIR EL ÚLTIMO GRANDE DEL AÑO

El PGA Championship medirá el umbral de sufrimiento de McIlroy

Hemos elegido once claves para que el último grande de la temporada sea disfrutados desde el máximo número de puntos de vista e incluyendo las escasas opciones de los españoles

placeholder Foto: McIlroy entrenando esta semana.
McIlroy entrenando esta semana.

Hemos elegido once claves para que el último grande de la temporada sea disfrutados desde el máximo número de puntos de vista:

1 - El retorno de Rory McIlroy en la 97ª edición del PGA Championship es ya una excelente noticia antes de empezar a volar y rodar las bolas. Pero también guarda sus incógnitas: su tobillo lesionado se encuentra moderadamente bien pero es imposible que esté ya al 100%. Lo que nos lleva a la segunda certeza: en algún momento de la competición, y a pesar de las medidas preventivas (vendajes, infiltraciones, calmantes), Rory sentirá molestias y dolores, así que buena parte del éxito de su torneo se va a fraguar en la medida de su umbral de sufrimiento.

2 - Tiger Woods ya no necesita repetirse a cada instante que él sale a ganar todos los torneos. El californiano reconoce que cualquier síntoma de evolución o crecimiento es ya en sí mismo un motivo de satisfacción. Por otra parte, la brillantez que mostró durante muchas fases del Quicken Loans es un aliciente formidable para este PGA.

3 - Vayamos con Whistling Straits, el escenario. No se dejen engañar: no es un links. Puede que muestre un ‘look’ similar, que incluso se parezca mucho, pero en esencia no lo es. Ni por el tipo de hierba ni tampoco por el tipo de juego que demanda. El recorrido de Wisconsin se juega con un ‘golf aéreo’, fundamentalmente, si se puede hablar así. Es “all aerial”, como bien ha sentenciado Zach Johnson para diferenciarlo de los links británicos.

4 - Y hablando del ganador del Open Championship en el Old course. Mucha atención con él, porque ya fue tercero hace cinco años en este campo y en este torneo. Le gusta. Pero sobre todo, le va. Es un campo donde lo principal es estar siempre en el sitio correcto, y en ese sentido Zach Johnson es un maestro por el control de bola que tiene y por su sentido estratégico. Si ganara sería la cuarta vez en las diez últimas temporadas que un mismo jugador encadena victorias en el Brtish y PGA. Los otros tres: Tiger (2006), Harrington (2008) y McIlroy (2014). Un hecho realmente insólito.

5 - Sigamos con el campo. Los greenes lucen esplendorosos. Nobles. La bola rueda que es una delicia, según todos los jugadores. Eso sí, están un poco tiernos por el agua que ha caído esta semana, lo que de entrada permitirá mejores resultados. Después, ya se verá cómo y cuánto se van secando. En este sentido hay que apuntar que durante el torneo el mayor riesgo de lluvia se dará el viernes, según las previsiones. Este día, incluso, hay riesgo de tormenta eléctrica. En principio, el viento aparecerá en cada jornada, pero su intensidad no parece determinante según las previsiones.

6 - El rough está bien alimentado. Muy denso y potente. No es buen negocio jugar desde allí. En general este diseño de Pete Dye responde a una de sus principales obsesiones: los malos golpes reciben un castigo severo y los buenos son recompensados sin sorpresas injustas de última hora.

7 - Y al fin, uno de los temas de la semana, tras la pifia de Dustin Johnson en 2010: todas las zonas de arena del campo deben ser consideradas como si de un bunker se tratara. Es decir, para entendernos, estén o no estén dentro de las cuerdas. La organización se ha encargado de recordárselo a los jugadores con mensajes y notas repartidas por todos lados. En realidad, es la misma regla que hace cinco años.

8 - La última vez que los cuatro Grandes de la temporada fueron ganados únicamente por jugadores estadounidenses ocurrió en 1982, cuando Craig Stadler se llevo el Masters, Tom Watson el US Open, el mismo Tom Watson el British y Raymond Floyd el PGA. Podría volver a repetirse en 2015.

9 - ¿Alguien ve a Jordan Spieth con la energía suficiente como para anotarse su tercer Grande de la temporada? No parece en su mejor momento, pero a pesar de su juventud hay pocos tan capaces de sacar tanto rendimiento a una vuelta mediocre. Desde este punto de vista, no se le puede descartar, porque casi siempre se las arregla para llegar al domingo con alguna opción. Eso, en el peor de los casos…

10 - Los recuerdos que trae Whistling Straits para el golf español no son del todo buenos. Más bien son malos. Hace cinco años sólo Gonzalo Fernández Castaño consiguió pasar el corte de los cuatro españoles presentes. Sergio, Jiménez y Álvaro Quirós se quedaron fuera del fin de semana, aunque el madrileño acabó en un más que decente 33º puesto. Este año hay de nuevo cuatro representantes: Miguel Ángel Jiménez, Sergio García, Rafael Cabrera Bello y Pablo Larrazábal. Ninguno de ellos parece favorito, a priori, ni siquiera Sergio, número 10 del mundo. Pero al de Borriol no le vino mal del todo estar fuera del radar en el reciente British Open. Acabó jugando el sábado junto a Spieth y por momentos se metió en la lucha por la victoria el domingo. Lo cierto es que García es impredecible.

11- La maldita e imposible cuestión de los ‘outsiders’ que, por otro lado, tanto nos gusta. ¿Alguien vaticinó que Marc Leishman pelearía por el British Open? Pues no lo ganó de milagro.

Más información en Tengolf:

- ¿Sabían que aún hay un hombre que puede ganar el Grand Slam?

- El Gran Juego del PGA Championship: ¡apúntate ya y gana magníficos premios!

Golf Tiger Woods Jordan Spieth Rory McIlroy Miguel Ángel Jiménez Sergio García PGA
El redactor recomienda