Sergio ataca en el Bridgestone
  1. Deportes
  2. Golf
se mete en el grupo que persigue a furyk

Sergio ataca en el Bridgestone

El golfista español está a seis golpes del líder en el WGC Bridgestone Invitational que se está disputando en Akron. Pablo Larrazábal ocupa el puesto 34º con +2

placeholder Foto: European masters golf tournament in crans-montana
European masters golf tournament in crans-montana

Jim Furyk (-8) nunca ha ganado el WGC Bridgestone Invitational, pero no será porque no haya tenido oportunidades ni porque lo pase mal en el recorrido sur del Firestone, en Akron (Estados Unidos). Puede que sea uno de los tres campos que más le gusta jugar y acumula diez puestos dentro del top-ten en sus quince apariciones en este torneo, incluyendo un desempate ante Tiger Woodsy otro segundo puesto en 2012. Y tanto va el cántaro a la fuente que puede acabar rompiéndose, porque es el líder del torneo después de dos jornadas y ha cogido una ventaja de cuatro golpes sobre sus inmediatos perseguidores.

Aquí, en la cuestión de los perseguidores, inmediatos o no tanto, es donde cualquiera se da cuenta de lo serio que se ha puesto el torneo. Y también de lo duro que se está jugando el campo de Akron y, por tanto, de cómo está filtrando la excelencia: nueve top-ten mundiales arrancaron el torneo, todos a excepción del lesionado Rory McIlroy, y ocho de ellos están metidos dentro del grupo de los 16 jugadores que componen ahora mismo el top-ten de la clasificación: Jim Furyk (-8), Bubba Watson (-4), Dustin Johnson (-4), Henrik Stenson (-3), Jordan Spieth (-2), Justin Rose (-2), Jason Day (-2) y Sergio García (-2).

El que falta de los nueve, Rickie Fowler (-1), está a un solo golpe y, además, los nombres que completan el top ten después de 36 hoyos no desentonan lo más mínimo: Lowry, McDowell, Danny Lee, Westwood, Koepka, Reed, Streb y Webb Simpson. Como se ve, no se reparten caramelos en el tee del 1.

Sergio suma ya doce birdies en las dos primeras jornadas. Se cuentan con los dedos de una mano los jugadores que han mostrado semejante capacidad 'anotadora'. En este sentido hay que reconocer que resulta una pérdida de tiempo regresar al cuádruple bogey que firmaba el jueves, pensando en lo que pudiera haber sido, aunque va a costar dejar de hacerlo. Lo importante, en todo caso, es que fue el propio jugador quien supo pasar página a tiempo y ahora está metido de lleno en la pelea.

El campo está como a él le gusta. Duro y exigente. Y el de Borriol anda optimista y muy metido en faena. Con ganas y frescura. Está pateando, además, mejor incluso de lo que dictan las frías estadísticas. Este sábado juega junto a Jason Day, un partido eléctrico en el que ambos van a encontrar estímulos muy positivos para remar en la misma dirección.

Más noticias de Tengolf:

- Pablo Larrazábal: Un pulso agotador a cara de perro

- Emilio Cuartero los pone en fila bajo la dictadura del 65

Sergio García
El redactor recomienda