Tiger Woods: de la gran pifia a la gran vuelta
  1. Deportes
  2. Golf
firma su mejor inicio de torneo en dos años

Tiger Woods: de la gran pifia a la gran vuelta

Transformó una ronda que iba camino del manicomio en una de las mejores de la temporada. Tras dos jornadas es quinto en el Quickens Loans Natonal a tres golpes del líder, Ryo Ishikawa

Foto: "Hace falta tiempo para que las cosas salgan de manera natural", dijo Woods (Reuters)
"Hace falta tiempo para que las cosas salgan de manera natural", dijo Woods (Reuters)

Tiger Woods transformó una ronda que iba camino del manicomio en una de las mejores de la temporada. El norteamericano firmó 66 golpes en la segunda jornada del Quicken Loans National y se colocó en la quinta posición, a tres golpes de Ryo Ishikawa. Es su mejor inicio de torneo (36 hoyos) desde el WGC Bridgestone Invitational 2013, torneo que se celebra la próxima semana, que ha ganado en siete ocasiones y para el que sólo podrá clasificarse venciendo este domingo.

Tiger acabó el día con una sonrisa de oreja a oreja, pero no todo fue fácil durante el camino. Es más, su inicio de vuelta hizo aventurar otra dura jornada en la oficina. Arrancó por el hoyo 10, fallando la calle pese a que escogió un hierro desde el tee para asegurar el tiro. En el hoyo 12 sufrió una cruel corbata cuando pateaba para birdie y en el 14 pegó uno de los tiros más extraños que se recuerdan en su carrera. Pegó el drive desde el tee y ni siquiera llegó a la calle. Avanzó menos de 150 metros y se quedó en el rough. Su desesperación era más que evidente, soltando el palo sobre su bolsa con un desplante. Para rematar la faena, Woods erró un putt de par de metro y medio apenas diez minutos después. Fue el hoyo de los horrores, aunque a la postre sería el de su liberación, ya que a partir de ahí desplegó un golf de alta escuela.

El viento cambió con un birdie en el hoyo 15, tras jugar un hoyo de libro. De ahí al final, cinco birdies más. Acumula once bajo par en los últimos 32 hoyos, sin duda las horas más felices de Tiger en un campo de golf en los últimos dos años. “Aquel golpe de salida en el 14 encendió mi vuelta, fue la chispa que necesitaba. A partir de ahí comencé a jugar mucho más concentrado, pegando los tiros que quería hacer”, explicó tras firmar la tarjeta.

Tiger no cambia el discurso en los últimos meses. “Yo sé qué pasa cuando intentas hacer cambios en el swing y tengo claro que es un proceso en el que necesitas paciencia. Hay mucha gente que piensa que esto se arregla de la noche a la mañana, como quien aprieta un botón, pero no es así, hace falta tiempo para que las cosas salgan de manera natural”, afirmó. Cierto es que Woods viene dando desde hace tiempo buenas pistas de que algo está cuajando en su juego, pero de momento no lo ha demostrado con regularidad. Este fin de semana tiene una buena oportunidad para hacerlo.

Esa misma continuidad es la que está buscando Gonzalo Fernández Castaño y la que, de momento, se le resiste. Ayer hizo 71 golpes, una ronda de par, con tres birdies y tres bogeys. No es un mal resultado, pero necesita más birdies para estar cerca de la cabeza, su objetivo para mantener la tarjeta. Su juego largo sigue siendo el mejor apartado de su golf, aunque ayer anduvo algo menos eficaz. En cualquier caso, sigue metido de lleno en la lucha para el fin de semana. Tiene 36 hoyos por delante para pensar sólo en subir posiciones. Está a tres golpes del top ten, o lo que es lo mismo, a tres golpes de Tiger y a seis del líder.

Otras noticias de Tengolf:

- Pettersen y Hojrth, diosas de la tempestad

- El Tiger de Cantabria y el swing de Bustamante

El redactor recomienda