Brote pandillero
  1. Deportes
  2. Golf
LA OPINIÓN DE TENGOLF

Brote pandillero

Después de observar las imágenes del incidente entre Miguel Ángel Jiménez y Keegan Bradley, no encuentro el modo de justificar la actitud pandillera del norteamericano

placeholder Foto: Miguel Ángel Jiménez (Efe).
Miguel Ángel Jiménez (Efe).

Después de observar las imágenes del incidente entre Miguel Ángel Jiménez y Keegan Bradley, no encuentro el modo de justificar la actitud pandillera del norteamericano, acercando su rostro agresivamente a un palmo de la cara del español. Es muy cierto que Miguel le dice que se calle a Steve Hale, caddie de Bradley, después de que este, eso sí, le interrumpa un par de veces con un comentario más o menos chulesco o desafiante.

Hay, incluso, algunos aficionados (no españoles, por cierto) que a través de los comentarios a la noticia en diferentes webs llegan a puntualizar que en algún momento de la discusión Hale se burla de Miguel hablando en inglés con un marcado acento latino, situación que he tratado de confirmar al ciento por ciento sin poder conseguirlo. Sí es absolutamente evidente que Jiménez tiene todo el derecho a estar ahí y a opinar mientras se realiza el 'ruling'. Y que antes de que el malagueño mandase callar al caddie, Bradley ya se había dirigido a él en un tono destemplado, diciéndole que se fuera de allí...

Un último apunte. Según mi modo de ver las cosas, muy personal y, por tanto, completamente subjetivo, creo que Bradley jamás se hubiera encarado de ese modo tan feo con un mozalbete de su edad y estatura. O mejor dicho: se hubiera encarado igualmente, sí, pero a una prudencial distancia de uno o dos metros. Aunque no llegue a haber contacto físico, todos sabemos que ese metro de diferencia marca la frontera entre discutir acaloradamente y amenazar.

Otras noticias enTen-golf.es:

Dos historias: una súplica inútil y un pique legendario

Westwood fulmina al fenómeno Spieth

WGC-Cadillac Miguel Ángel Jiménez Golf
El redactor recomienda