llega líder a la última jornada con -16

A Spieth sólo le faltó cerrar la puerta

“Ya me imaginaba que el campo iba a rugir. El público adora a Mickelson, pero me he encontrado más cómodo de lo que pensaba. No he mirado los resultados hasta el hoyo 15”, dijo

Foto: Spieth tiene su primera chaqueta verde al alcance de la mano (Efe)
Spieth tiene su primera chaqueta verde al alcance de la mano (Efe)

Diecisiete hoyos de cátedra de golf y un error. Jordan Spieth saldrá el domingo del Masters de Augusta con cuatro golpes de ventaja sobre Justin Rose, cinco sobre Phil Mickelson y seis sobre Charley Hoffman. Salvo cataclismo, la chaqueta verde de 2015 será cuestión de cuatro. El quinto puesto es de postín, con Rory McIlroy y Tiger Woods, pero la distancia con el liderato parece sideral incluso para ellos: diez golpes.

Jordan firmó una actuación soberbia este sábado en el Masters. Hizo 70 golpes y alcanzó la cifra de -16, igualando el récord histórico en tercera jornada de Augusta, en poder de Tiger Woods desde 1997. Su vuelta fue una demostración de poderío, la constatación de que nos encontramos ante un jugador fuera de serie, de otro planeta.

No sólo hizo 70 golpes y afianzó su liderato en Augusta, sino que lo consiguió en una jornada muy complicada, con el campo rugiendo al paso de una marabunta de birdies. Fue un día del movimiento de los que enganchan. Nadie se lo puso fácil a Spieth. Los gallitos se pusieron de acuerdo para hacerle la vida imposible a este joven y descarado texano. Fue un ataque en escuadrón para hacer palidecer al más valiente.

Arrancó McIlroy haciendo birdies y llegó a ponerse seis bajo par en el día; recogió su testigo Tiger, con cuatro birdies en los primeros cinco hoyos; emergieron luego Rose y Mickelson... Ya ven, todos ganadores de majors, todos auténticas fieras. Birdies y más birdies. Ruido y más ruido. Augusta rugiendo y Spieth... impasible. A la suyo. “Ya me imaginaba que el campo iba a rugir. El público adora a Mickelson, pero me he encontrado más cómodo de lo que pensaba. No he mirado los resultados hasta el hoyo 15”, señaló.

Justin Rose es segundo en la clasificación (Efe)
Justin Rose es segundo en la clasificación (Efe)

Spieth comenzó como si aquello no fuera una tercera ronda del Masters, sino más bien un agradable paseo por el campo con amigos. El ruido no iba con él. Siguió haciendo birdies y, con algún tira y afloja, fue aumentado su ventaja hasta colocarse en un sideral resultado de -18 a falta de dos hoyos. Spieth lo hizo todo bien, menos cerrar la puerta. Cometió un único error en el approach del hoyo 17, después de fallar la calle y el green. Fue su peor golpe de la semana y le costó un doble bogey. De tener siete golpes de ventaja en ese momento pasó a cuatro por el sensacional ataque final lanzado por Rose, con cinco birdies en los últimos seis hoyos.

No será un domingo fácil para Spieth, aunque ahora mismo cueste creer que pueda derrumbarse. Jugará junto a Rose, jugador experto y ganador ya de un US Open, y por detrás sentirá seguro el aliento de Mickelson. “No hay nada más bonito para un golfista que llegar a los nueve últimos hoyos del Masters de Augusta con opciones de ganar”. Como declaración de intenciones, no está nada mal. No, definitivamente, Spieth no lo va a tener fácil.

Más noticias de Tengolf:

- Así fueron los 18 hoyos de Sergio García junto a Tiger Woods

- Tiger Woods recupera su talla 'Major'

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios