Juega su mejor golf en dos años

Olazabal se reencuentra con la magia a diez días del Masters de Augusta

El veterano jugador vasco ha rematado el Trofeo Hassan II, cita del European Tour, con una vuelta de 66 golpes para terminar en la novena posición. Es su primer 'top ten' en 22 meses

Foto: José María Olazabal vuelve a encontrar su mejor golf (Reuters).
José María Olazabal vuelve a encontrar su mejor golf (Reuters).

En los fortificados jardines del palacio de verano del rey de Marruecos, en Agadir, en el recorrido Palais Royal, ha sido donde José María Olazabal se ha reencontrado con esa magia tan suya que andaba perdida. El veterano jugador vasco ha rematado el Trofeo Hassan II, cita del European Tour, con una vuelta de 66 golpes para terminar en la novena posición. Ha sacado el genio y la casta en una incómoda jornada de golf, con mucho viento y en un campo que te lleva siempre con la soga al cuello, dispuesto a darte un buen zurriagazo al menor despiste.

Olazabal hizo 66 golpes, con nueve birdies y tirando 25 putts, números que no se veían en sus tarjetas desde hacía mucho tiempo. Concretamente, es su mejor resultado en una vuelta desde la segunda ronda del Tshwane Open de 2013, hace más de dos años, donde hizo también 66 impactos. También es su primer top ten en el Circuito Europeo desde la quinta posición en el Irish Open de 2013, hace prácticamente 22 meses.

Desde el Masters de Augusta de 2014, torneo que juega cada año como ganador (1994 y 1999), y hasta llegar a este Hassan II, Olazabal había jugado 17 torneos y pasó sólo dos cortes: Irlanda (54º) y BMW Masters (55º). Había disputado en este tiempo 35 vueltas y bajando sólo tres veces de 70 golpes. Una travesía en el desierto en toda regla. No obstante, si alguien ha demostrado que es capaz de volver siempre y que no va a cejar jamás en el empeño ése es Chema. El golfista de Fuenterrabía, a sus 49 años, recupera el duende a diez días del Masters, de su Masters, donde precisamente cuajó la mejor semana de golf del año la temporada pasada. Veremos si tiene continuidad o sólo ha sido un fogonazo. En cualquier caso, Olazabal necesitaba una vuelta de este tipo para ver de nuevo la luz y animarse.

Este domingo jugó un golf de gran altura, con muy buenos hierros. De sus nueve birdies, cinco fueron con putts de menos de dos metros, lo que explica que las dejó muy cerca. De hecho, los putts de birdie más lejanos que metió han sido en los hoyos 7 y 17, de unos cuatro metros y medio. En el 16 anduvo muy cerca de embocar uno desde doce metros. Habría sido la guinda a un fabuloso día, donde entregó la mejor tarjeta junto a Mark Foster.

El torneo lo ganó el escocés Richie Ramsay (-10), en una ronda final de locos, con nada menos que 41 jugadores con opciones reales de victoria. Tan loco fue el desenlace que Ramsay conquistó la daga de campeón pese a cometer un doloroso triple bogey en el hoyo 8.

El propio Olazabal presentó su candidatura al triunfo casi cuatro horas antes de que acabara el torneo, poniendo un exigente resultado en la casa club de siete bajo par. Sopló viento, pero no lo suficiente como para que valiera su guarismo. Poco a poco llegaron mejores resultados, aunque no muchos. Otro español, Pablo Larrazábal, sí lo mejoró por un golpe. Acabó con ocho bajo par en la tercera posición, su mejor resultado en el European Tour desde su victoria el año pasado en Abu Dhabi.

En el Hassan II había seis jugadores que peleaban esta semana por algo más que el triunfo, buscaban también una plaza en el Masters de Augusta, pero ninguno lo consiguió. El sudafricano George Coetzee, tercero a dos golpes, fue quien se quedó más cerca. Sólo le valía ganar. Quien sí estará es Olazabal, con su duende en forma.

Más noticias en Ten-Golf.com

Abran paso al campeón: arranca la gran final del Gecko Pro Tour

Tiger Woods se saldrá este lunes por primera vez desde 1996 del top 100 mundial.

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios