SUCEDIÓ EN EL TRUE THAILAND CLASSIC

Dodt gana cinco años después el día que un Expediente X deja fuera de juego a Jiménez

Se abrazaba sentida y largamente Andrew Dodt a su caddie tras ganar el True Thailand Classic y no era para menos el gesto de profundo alivio tras 5 años de sequía

Foto: El australiano Andrew Dodt consigue una victoria cinco años después.
El australiano Andrew Dodt consigue una victoria cinco años después.

Se abrazaba sentida y largamente Andrew Dodt (-16) a su caddie en la carpa de entregas de tarjetas del Black Mountain Golf Club (Hua Hin, Tailandia) una vez comprobó que no entraba el putt de birdie que acababa de tirar Thongchai Jaidee (-15) en el 18 para forzar un desempate. Acababa de ganar el True Thailand Classic y no era para menos el gesto de profundo alivio...

El australiano, de 29 años, se había hecho profesional con 21 y todo marchaba sobre ruedas. Un par de temporadas de fogueo en el Asian Tour, donde sus resultados siempre fueron en progresión ascendente y, de repente, pegaba el pelotazo a comienzos de 2010, cuando ganaba en la India un torneo de organización compartida por el Asian Tour, su circuito, y el europeo, cuyos derechos de juego conseguía de golpe y porrazo. Hasta ese momento sólo había jugado siete torneos del European Tour, todos co-organizados con el circuito asiático. Aquello fue un flechazo en toda regla con el golf de élite mundial, pues cantaba victoria en el Avantha de la India precisamente un 14 de febrero (año 2010).

Las expectativas en torno a este joven triunfador crecieron, y seguramente ni él mismo podía calibrar la extrema dificultad que entraña siquiera ganar un torneo. ¿Por qué no seguir subiendo los escalones de dos en dos, quemando etapas de manera fulminante? Pero las rosas se tornaron en espinas, lenta y crudamente. Hoy, cinco años y un día después vuelve a ganar después de una sequía desgarradora, porque en todo este lustro ni siquiera conseguía terminar una sola vez entre los diez primeros. Golf puro y duro: le bastaron ocho torneos del European Tour para ganar por primera vez, y ha necesitado 104 más para volver a hacerlo.

Sin restarle ningún mérito a su regreso a las pasarelas, ciertamente se han alineado algunos planetas para que ocurriera. Sobre todo si pensamos que el líder al inicio de la jornada, Scott Hend (-15) entregaba al final unas tarjetas de par y Miguel Ángel Jiménez (-13) se iba a los 73 golpes. Tan solo Jaidee, de entre los tres componentes del partido estelar, le ponía algo de emoción, aunque a tirones y dejándose por el camino su proverbial consistencia. La jornada de Jiménez ha resultado de un desgaste terrorífico, porque seguramente ni el malagueño puede encontrar todavía (ni podía hacerlo en el campo) una explicación lógica al modo en que todo, absolutamente todo, se le iba volviendo del revés.

El español perdió ritmo sin saber por qué

Tras un inicio algo más que esperanzador, con dos birdies en los dos primeros hoyos, Miguel enseguida comenzaba a perder pie. Lo que hace del caso un Expediente X es que el español cogía más calles que ningún día. Y él, Jiménez, no suele perdonar en esta tesitura: sabes que desde el fairway siempre va a encontrar el modo de dejarse muchas y buenas opciones de birdie. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario: sus hierros se enfriaron incomprensiblemente, sus aprochitos alrededor de green eran deficientes y tampoco el putt le sacaba de ningún apuro, más bien al contrario...

Como quiera que Dodt, y otros candidatos que se fueron sumando (Ormsby, Knutzon, Aphibarnrat), venían desde atrás, lo mejor del asunto es que Jiménez aún tuvo serias opciones de meterse en la pomada hasta el último tercio de vuelta. Pero cada intento volvía a torcerse. Un putt de birdie con corbata de 365 grados en el 13 era la viva y desesperante prueba de que no era el día y de que la vigésimo segunda victoria iba a tener que esperar. Aún hubiese podido reengancharse, pero hacía falta un final explosivo y el juego de Miguel no andaba para tanta exigencia.

Carlos Pigem, la mejor noticia del torneo

Carlos Pigem (-13) es sin duda la gran noticia para el golf español esta semana en Tailandia. Con el mejor resultado del día, 66 golpes, se ha aupado hasta el mismo séptimo puesto de Jiménez, viniendo desde atrás y terminando como empezó el torneo (65 golpes firmó el jueves), a todo trapo. Puede estar bien tranquilo: en apenas dos semanas (Malasia y Tailandia) ha sumado más de dos terceras partes de sus ganancias en el Asian Tour en todo 2014. No se trata sólo de una tranquilidad o estabilidad financiera, sino de pensar en lo que puede llegar ahora y en su evolución lenta pero segura. El ilerdense escogió un camino duro como profesional, marchándose a Asia a buscarse la vida, y desde luego se está curtiendo. Tiene sólo 24 años y es un jugador muy completo, así que sería estúpido descartar el salto a la Primera división. En la India, la semana que viene, tendrá una nueva oportunidad de seguir sumando en ambos circuitos.

Javier Colomo (-11) y Jorge Campillo (-11), la conexión extremeña, han finalizado en un notable 15º puesto, aunque ninguno habrá salido plenamente satisfecho. El primero, porque ha jugado muy sólido de tee a green, pero sumaba al final 34 putts y así es muy complicado ganar posiciones. Y el segundo porque, después de unos nueve primeros hoyos muy buenos, anduvo por momentos hasta cerca de meterse en la pelea. Tuvo un putt corto para hacer birdie en el 12 y llegar hasta -13 con dos pares 5 por jugar, pero lo falló y acto seguido firmaba un bogey en el 13, par 5, que terminaba con sus posibilidades.

Más noticias de Ten-golf.es:

Jim Furyk no se cansa de intentarlo...

Análisis del swing del actor Bill Murray (Vídeo)

Golf
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios