Todo el mundo quería ver a un nuevo Tiger, pero el nuevo Tiger era Jordan Spieth
  1. Deportes
  2. Golf
woods ACABÓ ÚLTIMO EN HERO WORLD CHALLENGE

Todo el mundo quería ver a un nuevo Tiger, pero el nuevo Tiger era Jordan Spieth

La semana en Isleworth arrancó con el anuncio de un nuevo Tiger. Regresaba a la competición el gran campeón, pero su papel fue nefasto. Acabó último

placeholder Foto: Jordan Spieth, el nuevo proyecto de número uno del golf mundial
Jordan Spieth, el nuevo proyecto de número uno del golf mundial

La semana en Isleworth arrancó con el anuncio de un nuevo Tiger Woods. Regresaba a la competición el gran campeón, y lo hacía con un nuevo juego de palos, nuevo entrenador y nuevo swing. Había mucha expectación por ver esta versión renovada de quien aún compite por ser el mejor golfista de todos los tiempos. Sin embargo, su reaparición fue algo más que discreta. Terminó en la última posición, a más de veinte golpes de distancia del ganador y mostrando una debilidad en el juego corto sorprendente para un jugador de su categoría. Tanto es así que la pregunta que flota en el aire ahora mismo en el golf mundial es si el verdadero nuevo Tiger Woods no será finalmente Jordan Spieth.

El tiempo dirá si finalmente el joven Spieth puede llegar a compararse algún día con uno de los deportistas más grandes de todos los tiempos, pero es innegable que apunta en esa dirección. En el horno tenemos un proyecto de Tiger. Lo que ha hecho este joven de 21 años en sólo última semana es asombroso. El pasado domingo ganó el Open de Australia con una tarjeta final espectacular de 63 golpes, dejando nada menos que a quince de distancia a Rory McIlroy, número uno del mundo. También en Australia estaba el Número 3, Adam Scott, y también cayó. Scott acabó a nueve golpes.

Siete días después, cambiando de hemisferio, se impuso en el Hero World Challenge, el torneo de Tiger, en el jardín de Tiger, Isleworth, el recorrido donde Woods afirma haber jugado más de 500 vueltas en su vida. No resulta nada difícil tomarlo como un guiño del destino. Ha ganado, además, arrasando, con un resultado total de -26, dejando al segundo a diez golpes, a Tiger a nada menos que 26 y derrotando por el camino a los números dos, cuatro, seis, ocho, nueve y diez del mundo. Es decir, en una semana ha liquidado a ocho de los diez mejores jugadores del planeta. De hecho, tras este triunfo, Spieth ingresará por derecho propio, por primera vez en su vida, en el top ten mundial.

Spieth no sólo no sufrió en la ronda final, sino que llegó a tener hasta doce golpes de ventaja sobre el segundo. Su único mal momento fue un doble bogey en el hoyo 14, con el torneo ganado, y lo enmendó en el 15 con un birdie. Es una manera de ganar que recuerda a Tiger, quien con 21 años, los mismos que tiene hoy Jordan, ganó un Masters de Augusta con doce golpes de ventaja sobre el segundo. Sí, poco tiene que ver el Masters con este torneo de Tiger, por eso hablamos aún de proyecto, pero apunta maneras. No en vano, hay que recordar que Spieth ya batió un récord de precocidad que estaba en poder de Woods, al conquistar su primera victoria en el PGA Tour con 19 años.

El mundo seguirá esperando el regreso de un nuevo Tiger tan fuerte como el que dominó el golf en la pasada década, pero mientras tiene argumentos sobrados para entretenerse con Jordan Spieth. Eso sí, con el permiso, claro está, del número uno, Rory McIlroy.

Otras noticas en Ten-golf.es:

Cinco reflexiones acerca del retorno de Tiger Woods

Rickie Fowler la saca del búnker con el putter... (Vídeo)

Jordan Spieth Tiger Woods Golf
El redactor recomienda