Es noticia
Menú
El 'milagro de Medinah': el día que Severiano Ballesteros hizo posible una remontada histórica
  1. Deportes
  2. Golf
UNA VICTORIA PARA EL RECUERDO EN LA RYDER CUP

El 'milagro de Medinah': el día que Severiano Ballesteros hizo posible una remontada histórica

Si hubiera que escribir una epopeya deportiva, sin duda, lo ocurrido en Medinah (Illinois, Estados Unidos), tendría todos los detalles necesarios para convertirse en una de

Foto: El 'milagro de Medinah': el día que Severiano Ballesteros hizo posible una remontada histórica
El 'milagro de Medinah': el día que Severiano Ballesteros hizo posible una remontada histórica

Si hubiera que escribir una epopeya deportiva, sin duda, lo ocurrido en Medinah (Illinois, Estados Unidos), tendría todos los detalles necesarios para convertirse en una de las grandes aventuras narrativas de todos los tiempos. Sin embargo, no se trata de una historia, sino que se ha convertido ya en una de las grandes leyendas del deporte, en el que Severiano Ballesteros se convirtió en el 'leitmotiv' para conseguir la mayor remontada nunca vista en la Ryder Cup.

Europa y Estados Unidos disputaban en Medinah uno de los mejores torneos del mundo del golf, la Ryder Cup. Éste torneo sería especial, pues era el primero en el que Severiano Ballesteros, fallecido a los 54 años, no iba a estar presente. Una de las grandes figuras del deporte se convirtió en el gran punto de unión del equipo europeo que, comandado por su amigo José María Olazábal, soñaba con lograr una victoria para dedicársela al gran genio del golf.

La imagen de 'Seve' se pudo ver en todos los elementos del equipo europeo: bolsas y camisetas adornadas con la silueta del golfista español servían como gran aliciente para hacer un buen torneo, pero la Ryder no comenzó bien. Antes de que terminara el sábado, Europa perdía por un contundente 10 a 4, una diferencia que nunca había conseguido ser remontada a domicilio -sólo se logró en 1999, pero con los norteamericanos como locales-.

Antes de acabar la jornada del sábado, Europa consiguió recortar dos puntos para acabar 10 a 6 y, entonces, se obró el milagro. El equipo europeo apareció el domingo con su vestimenta azul marino y blanca -la habitual de Seve-, y la inteligencia de Olazábal al colocar de inicio a Ian Poulter y Luke Donald, que consiguieron los dos primeros puntos del día y ajustaban el marcador hasta un 10 a 8, hizo el resto. La remontada era posible.

El sueño cobraba cada vez más fuerza

El combinado europeo comenzó a creer en sus posibilidades, y los puntos iban cayendo unos tras otros, hasta el punto de que el equipo del 'viejo continente' creía que estaba teniendo 'ayuda divina': "una fuerza especial nos empujaba", aseguraban los integrantes del equipo de Europa. El combinado norteamericano era incapaz de frenar el vendaval de juego de su rival, y veía cómo todo el público coreaba el nombre de Seve sin interrupción.

Las dinámicas de ambos equipos cambiaron, hasta llegar al punto definitivo: el alemán Martin Kaymer se la jugaba ante Steve Stricker. En uno de los duelos más vibrantes del torneo, el germano no falló un 'putt' para el recuerdo, llevando a la locura al equipo europeo. Habían conseguido obrar el milagro, logrando una remontada que ya forma parte de la historia del deporte y que no se olvidará fácilmente en el mundo del golf. 

Con lágrimas en los ojos y embriagado por la emoción, Olazábal miraba al cielo y dedicaba emocionado el título a su amigo Severiano: "Si alguien tuviera que escribir un guión para ganar la Ryder, éste sería el ideal. Para que todo se diera de esta manera y consiguiéramos el título, no hay duda de que Seve ha tenido mucho que ver". Así es como se escribió el 'Milagro de Medinah', una de las gestas más grandes del deporte en 2012.

Si hubiera que escribir una epopeya deportiva, sin duda, lo ocurrido en Medinah (Illinois, Estados Unidos), tendría todos los detalles necesarios para convertirse en una de las grandes aventuras narrativas de todos los tiempos. Sin embargo, no se trata de una historia, sino que se ha convertido ya en una de las grandes leyendas del deporte, en el que Severiano Ballesteros se convirtió en el 'leitmotiv' para conseguir la mayor remontada nunca vista en la Ryder Cup.

Severiano Ballesteros