GRAVE CRISIS EN UN CLUB HISTÓRICO

Richard Shaheen: un americano es el nuevo 'ejecutor' del jeque Al-Thani en el Málaga

El dueño del Málaga CF da plenos poderes al nuevo asesor estadounidense de la entidad. Mientras, el alcalde malagueño intenta que el grupo BlueBay venda las acciones del club

Foto: Richard Shaheen, en un entrenamiento del Málaga CF el pasado 22 de octubre (JAVIER ALBIÑANA, CEDIDA POR MÁLAGA HOY)
Richard Shaheen, en un entrenamiento del Málaga CF el pasado 22 de octubre (JAVIER ALBIÑANA, CEDIDA POR MÁLAGA HOY)

En las películas del Oeste, el sheriff siempre se las veía con pistoleros rapidísimos que desafiaban a la autoridad. Los pistoleros de buena puntería mataban a pares. En el fútbol español, acaba de aterrizar uno de esos. Matar es un recurso literario. Su velocidad, no. Despide sin piedad y está a las órdenes de un jeque árabe.

El día que el americano llegó al estadio de La Rosaleda pocos sabían de él. En realidad, todavía se desconoce casi todo sobre Richard Shaheen, el brazo ejecutor de Al-Thani, dueño del Málaga CF con el 51% de las acciones. Shaheen tiene firma en el club, reporta solo al jeque y solo en una semana ha despedido al director deportivo (Caminero), a su adjunto (Juan Rodríguez) y también al responsable jurídico (José Joaquín Jofre), quien llevaba la gestión diaria de la entidad. Y ha nombrado (de modo interino) a Manolo Gaspar (exjugador durante su último ascenso) como responsable de la dirección deportiva del club.

Shaheen llega en plena tempestad. Un fenómeno atmosférico que se formó sobre La Rosaleda a escasas horas de que se cerrase el mercado de fichajes de invierno. El hombre estrella, el japonés Okazaki, no pudo inscribirse y los canteranos, decisivos durante el primer año en Segunda, Iván Rodríguez y Álex Mula se han quedado sin fichas en el primer equipo. En sus lugares, Al Thani, de manera arbitraria, firmó a Benkhemassa, de la liga argelina, Sadiku y Lorenzo González.

Con pasaporte estadounidense, trabajó en el Banco Nacional de Qatar. Shaheen viene con las ideas claras: poner orden en un club que convive con el caos de gestión, que está en posición de descenso a Segunda División B y que podría desaparecer si no presenta ante LaLiga un plan de viabilidad.

“Habrá cambios en breve”. “He venido a cambiar el club”. “Vengo a dar otra imagen de gestión”, dijo Shaheen. Dos semanas después, nada.

Si el Málaga no quiere ser condenado a su extinción como entidad deportiva tendría que vender jugadores, ejecutar un duro ERE a la plantilla… o bien que entre un nuevo propietario que ofrezca una solvente inyección económica que revitalice al club. ¿Cuál es el plan del nuevo apoderado de la entidad? “Vais a ver cambios en breve”. “He venido a cambiar el club”. “Vengo a dar otra imagen de gestión”. “Tenemos otro plan de viabilidad”. Son las escasas ideas, traductor mediante, que lanzó Shaheen dos días después de aterrizar en La Rosaleda. Tras dos semanas, no hay ni rastro de lo que dijo.

Al-Thani vendió la mitad del club (por un euro) a la hotelera BlueBay. La compañía se hizo cargo del Málaga CF para que no cayera económicamente. “Recuperado”, dijo haber sido engañado, denunció a la hotelera y esta le ganó el juicio tras varios años en los que el club 'boquerón' no tenía dueño por embargo judicial.

 El presidente y propietario del Málaga CF, Abdullah Al-Thani (c), durante el juicio del 'caso BlueBay' (EFE).
El presidente y propietario del Málaga CF, Abdullah Al-Thani (c), durante el juicio del 'caso BlueBay' (EFE).

El jeque ha recurrido la sentencia y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, está intermediando, con el apoyo de la Junta de Andalucía, para convencer a BlueBay de que venda su participación. De la Torre asegura que existe un grupo inversor, también de Catar, dispuesto a comprar la parte de BlueBay, pero la hotelera exige conocer con exactitud quién está detrás de esa oferta, su plan de viabilidad y la estrategia con el jeque Al-Thani.

¿Qué dijo el jeque tuitero? “¿Estás jugando conmigo, señor ‘broker’ @pacodelatorrep creo que está soñando mucho, despierta”. Luego borró este mensaje en Twitter. Están claras las intenciones de Al-Thani de no aceptar ningún cambio en el status quo accionarional que le suponga vender el club.

"Su gestión es pésima"

De la Torre, como explicó el miércoles en el Foro Economía y Sociedad emitido en directo por Cope Málaga, tiene claro que el grupo catarí convencería a Al-Thani para que se desprendiera del club y así empezar una nueva etapa. El economista Daniel Pastor, que trabajó en el Málaga en los primeros años de Al-Thani, tiene claro que el jeque no quiere vender. “Su gestión es pésima”, resaltó.

Un ejemplo del divismo del catarí: Málaga-Real Madrid en La Rosaleda, 16 horas. Al-Thani llama poco antes de empezar el partido para que se retrase… porque se acababa de levantar de la siesta. La familia de Al-Thani, que recibe una retribución anual de 1,7 millones de euros, también solicitó retrasar un Málaga-Atlético de Madrid porque estaban de camino a la ciudad, desde Marbella, y no llegaban a tiempo para el pitido inicial.

Los accionistas minoritarios, que cuentan con el 2,6% de las acciones, creen que son una pieza clave para el futuro del club. Pueden servir de contrapeso ante los distintos accionistas. ¿Qué queda de los 150 millones de euros que se invirtieron?, se preguntó el empresario Jesús Burgos, portavoz de los minoritarios. “Hay que buscar compradores, pero si no existe un plan de viabilidad, el club desaparecerá en cuatro meses”.

En el caos administrativo del Málaga cabe diferenciar dos conceptos económicos: masa salarial y límite salarial. Son los mismos que se enfrentan a los intereses deportivos del equipo malacitano: como mínimo, permanecer en la Segunda División Española. La masa salarial viene definida por los gastos en los sueldos de los jugadores y del resto del personal deportivo. El límite salarial, en cambio, es la fórmula que la LFP (Liga de Fútbol Profesional) impone a los equipos para que puedan afrontar la temporada con solvencia.

Una estructura voluminosa

El Málaga, tras el descenso a Segunda la temporada 17/18, recibió al inicio de su temporada en segunda la cantidad de 20 millones de euros en concepto de ayudas al descenso. ¿Para qué? Para redimensionar su estructura, extrañamente voluminosa para un equipo de segunda categoría. Para entonces, el tope salarial se situaba en la cómoda horquilla de los 20-25 millones de euros. Jugadores como Jony, Keko, Juanpi, Rolón o Cecchini se marcharon de La Rosaleda como cedidos dejando respirar las arcas de Martiricos en favor de las incorporaciones de piezas como Blanco Leschuk, Iván Alejo o Koné.

El objetivo fallido del ascenso lo cambió todo. Las advertencias anteriores del ascenso o la muerte se hicieron realidad y el Málaga a poco de comenzar su segunda temporada en la división de plata del fútbol español entró en la UCI económica. Ahora, y con sólo 17 jugadores profesionales inscritos, se enfrenta a una crisis económica y sin deber ni un duro. El límite salarial se calcula teniendo en cuenta los ingresos, los gastos estructurales y la deuda.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (i) y el presidente y dueño del Málaga CF, el jeque Abdullah Al-Thani, en 2017 (EFE).
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (i) y el presidente y dueño del Málaga CF, el jeque Abdullah Al-Thani, en 2017 (EFE).

Así, con unos ingresos relativos a su categoría, es decir, bajos, y con unos gastos estructurales no relativos a la misma, es decir, altos, el límite salarial es muy estrecho. La vuelta de algunos de los jugadores cedidos (Cecchini sí fue colocado en la MSL) hizo ampliar la masa salarial hasta niveles insostenibles. El Málaga no pudo dar salida o decidió no vender a futbolistas. Los 20 millones de euros de ayuda al descenso suelen dedicarse a las indemnizaciones, como la de Caminero, cuyo sueldo no baja de los 300.000 euros anuales, como publicó El Confidencial,

Con todo, la masa salarial del Málaga CF ronda los 15 millones de euros, mientras que el límite salarial del Málaga CF roza los 10 millones. Al equipo que aún preside Al-Thani le haría falta en torno a 5 millones extra para poder hacer frente a todos los pagos, jugadores incluidos. De no ser así, se le abriría un expediente tras otro. Ahora, el equipo de la ciudad de Málaga debe buscar nuevos inversores o realizar una reestructuración que llega caduca.

Conforme a lo orientado por Javier Tebas, presidente de LaLiga, el Málaga CF necesitaría 5 millones para equilibrar sus cuentas. Los mismos cinco millones (en concreto: 5.566.115,91 euros) que gasta la entidad malaguista, según sus cuentas anuales, en salarios de personal no deportivo y que, se estima, en su mayoría van destinados a la familia Al-Thani.

En concreto, como mínimo 3.786.619,33 euros, que figuran como gastos en personal no deportivo ‘otros’ (personal ligado al club mediante contrato laboral, incluyendo, directivos, personal de Administración, etc.); el resto corresponde a personal no deportivo técnico (director deportivo, secretario técnico, médico, delegado…).

‘Champions’ y cuartos en La Liga

La cuantía actual se ha incrementado en algo más de 100.000 euros en relación con la temporada del descenso (5.437.530,46 euros). Además, los ‘otros gastos de explotación’, cuentan con unos dígitos que ascienden a 17 millones de euros, de los cuales 11 se justifican como ‘servicios exteriores’.

El ‘ejecutor’ del jeque tiene trabajo por delante… si quiere o le deja su jefe, el principal ‘cowboy’ de Martiricos. Es cada vez más una caricatura, un mandatario que llegó a situar al Málaga como cuarto en LaLiga y en cuartos de final de Champions, pero que ha arruinado a un club y una masa social desconcertada ante tanto desatino.

Segunda división

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios