Es noticia
Menú
El Real Murcia insta a unos desesperados jugadores a creer todavía en la justicia
  1. Deportes
  2. Fútbol
la resolución, a partir de las 20:30

El Real Murcia insta a unos desesperados jugadores a creer todavía en la justicia

Este jueves se producirá la reunión del juez con el Real Murcia y Javier Tebas de donde espera el club obtener la razón y poder ser inscrito en Segunda

Foto: José Luis Acciari, en la reunión con la AFE (EFE).
José Luis Acciari, en la reunión con la AFE (EFE).

Este jueves se procederá al enésimo enfrentamiento (y que no tiene pinta de que vaya a ser el último), entre el Real Murcia y la Liga de Fútbol Profesional, uno más, pero no uno cualquiera. Para el club grana es con casi total probabilidad, la última instancia a la que agarrarse cual clavo ardiendo para salvar la temporada, y casi seguro la viabilidad de una entidad de 95 años de historia. El juez Javier Vaquer decidirá sobre las 20 horas si su compañero Sánchez Magro tenía razón al otorgar la cautelarísima al Murcia o si, por el contrario, tras analizar el escrito de oposición de la LFP reafirma la decisión de la patronal de no inscribir al Murcia y sí al Mirandés en Segunda División. El club grana solicitó al juez una multa "muy millonaria" para que la Liga cumpla con el auto del 13 de agosto, mientras que la LFP exige el pago de 2'7 millones de euros si tuviere que desinscribir al Mirandés y 5 millones si finalmente se decidiese hacer una Liga de 23 equipos.

La situación en el Real Murcia roza el drama. Bueno, más bien lo supera con creces. A falta de dos días para el inicio de la Liga Adelante (tal y como informó la Real Federación Española de Fútbol y confirmó Javier Tebas), la plantilla de 17 jugadores (más varios componentes del filial) decidió detener los entrenamientos de forma indefinida hasta que no se sepa en qué categoría van a jugar. Las condiciones psicológicas no son las propicias, según anunciaron, para seguir con la rutina diaria de preparación y esperan a tener noticias definitivas para recuperar la práctica. Cuando la mente no acompaña, el físico se resiente y se niega a colaborar.

Estos jugadores llevan sufriendo con la incertidumbre sobre su futuro desde hace semanas y no aguantan más la presión, la incógnita que se plantea en un panorama sin solución aparente les abrasa. Algunos miembros de la plantilla son muy cotizados en el mercado de Segunda División y casi cualquier club de la categoría estaría dispuesto a hacerles un hueco en sus plantillas… pero cada vez queda menos tiempo para eso.

El caso paradigmático de esta idea es el de Casto Espinosa. El portero grana (muy criticado por la afición al salir a la luz que quería marcharse) tenía un acuerdo casi cerrado con el Real Zaragoza a falta de que se confirmase el descenso del Murcia. Hasta ahora, el club no le ha dejado marchar gratis y los maños se cansaron de esperar y firmaron a Toño, del Elche. Pero como Casto, hay otros jugadores que tienen ofertas y que pueden ver, si al final el Real Murcia (que no se ha inscrito todavía en Segunda B y la Liga de esta categoría empieza también este fin de semana) desciende, cómo se quedan sin equipo, puesto que el club grana no se podría permitir sus salarios en una categoría inferior.

Ante este panorama, la entidad que preside Jesús Samper sigue llamando a una calma cada vez más tensa y menos palpable. La decisión de Javier Tebas de mantener al Mirandés en Segunda y desacatar el auto judicial de inscribir al Real Murcia fue un varapalo tremendo en las esperanzas pimentoneras. Pocos en el club esperaban que el presidente de la LFP y el resto de miembros de la patronal apoyaran la idea de no cumplir lo dictado por el juez Sánchez Magro y ahora lo único que les queda es la resolución de este jueves.

La directiva intenta convencer a la plantilla para que confíe ciegamente en la decisión del juzgado número 7 de lo mercantil de Madrid, porque después de lo expuesto en el auto del pasado 13 de agosto, el club considera que tendrá la razón después de todo y que acabará jugando el domingo en Nueva Condomina contra el Lugo, el otro club implicado en una lucha que lo mantiene en la sombra. El club lucense aún sigue esperando saber contra quién debutará esta temporada en Segunda División. El ‘sueño’ grana es que el juez les vuelva a dar la razón y que se detenga de nuevo la competición hasta sortear un calendario para una Liga de Segunda de 23 equipos, como ya anunciaron este jueves Luis Rubiales, presidente de la AFE y José Luis Acciari, capitán del Real Murcia.

Este jueves se procederá al enésimo enfrentamiento (y que no tiene pinta de que vaya a ser el último), entre el Real Murcia y la Liga de Fútbol Profesional, uno más, pero no uno cualquiera. Para el club grana es con casi total probabilidad, la última instancia a la que agarrarse cual clavo ardiendo para salvar la temporada, y casi seguro la viabilidad de una entidad de 95 años de historia. El juez Javier Vaquer decidirá sobre las 20 horas si su compañero Sánchez Magro tenía razón al otorgar la cautelarísima al Murcia o si, por el contrario, tras analizar el escrito de oposición de la LFP reafirma la decisión de la patronal de no inscribir al Murcia y sí al Mirandés en Segunda División. El club grana solicitó al juez una multa "muy millonaria" para que la Liga cumpla con el auto del 13 de agosto, mientras que la LFP exige el pago de 2'7 millones de euros si tuviere que desinscribir al Mirandés y 5 millones si finalmente se decidiese hacer una Liga de 23 equipos.

Javier Tebas Jesús Samper Luis Rubiales
El redactor recomienda